Editar mi perfil

Cerrar

Gripe: hay que vacunarse sí o sí

Por Paula Andaló -

Así como hay virus, como por ejemplo el VIH, que nos aterran, a otros los dejamos entrar en nuestros hogares como si fueran amigos. Pero no lo son. Uno de ellos es la gripe, que parece aceptarse como una "condena estacional" cuando en realidad puede prevenirse. Y debe prevenirse porque puede ser mortal.

El virus de la gripe es muy "inteligente" y tiene virtudes de un atleta olímpico. Cambia de forma cada año para desorientar a las vacunas, salta de persona a persona a través de partículas de aire cubriendo distancias imposibles. Y puede ser letal: entre 3,000 y 20,000 personas mueren cada año a causa de complicaciones relacionadas con la influenza, en un 90 por ciento de los casos se trata de complicaciones respiratorias.

Por esta versatilidad para cambiar de forma, cada año deben producirse nuevas vacunas, para poder atacar a las cepas de virus que circulan en cada temporada específica. Este año, 145 millones de dosis ya se están aplicando en el país, el 80 por ciento de las cuales protegen contra tres de los tipos de virus de la gripe que están circulando, y el resto ofrece protección contra una cepa más. 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indican que la severidad de la epidemia de gripe varía año tras año. En la temporada 2013-2014 se espera que pegue fuerte en enero y febrero, aunque se vienen registrando casos desde principios de octubre.

Por eso, la recomendación masiva es inmunizarse sí o sí. Ya sea en forma de pinchazo o de gotas nasales, la vacuna está disponible para todos a partir de los 6 meses.

¿Por qué hay que vacunarse?

Para los escépticos de las vacunas, las autoridades de salud explican que todos deben recibir la vacuna antigripal, no sólo las personas con sistemas inmunes débiles o condiciones respiratorias, también los adultos y niños sanos

El gran logro con el desarrollo de las vacunas es que es la única herramientas sanitaria que puede proteger a cada individuo y a la comunidad en su conjunto. De hecho vacunarse también es un gesto solidario: nos protegemos a nosotros mismos y a los demás.

Los CDC explican que una vez que la persona se aplicó la vacuna, el efecto protector se manifiesta unas dos semanas después, lo que vuelve esencial vacunarse apenas se sienten los primeros fríos.

La vacuna contra la gripe o influenza debe recibirse cada nueva temporada invernal por esto que comentábamos de que el virus cambia con cada estación: la vacuna del invierno pasado no es efectiva ahora.

Y los CDC dicen que la vacunación es esencial primero, para prevenir la infección. Segundo: si la gripe de todas formas llega, al estar vacunado los síntomas son leves y duran menos tiempo.

Se pierden cerca de 200 millones de horas de trabajo cada año y se gastan el equivalente en millones de dólares por personas que se enferman de gripe. Esta enfermedad obliga a permanecer en casa ya que sus síntomas incluyen fiebre alta (algo que la diferencia de un resfriado común) y gran dolor muscular.

En adultos activos, se calcula que se pierden unos cinco días de productividad laboral por cada persona que se engripa.

La mayoría de los condados ofrecen clínicas de vacunación en diferentes días y horarios, en forma gratuita. Y las farmacias las ofrecen a bajo costo. Los CDC tienen en su sitio web un mapa interactivo que te permite saber en dónde tienes un lugar de vacunación cerca de tu casa, con sólo escribir tu código postal.

Más para leer:

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo