SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Identifican ADN de Jack el Destripador

Por -
Identifican ADN de Jack el Destripador
CRÉDITO: SITIO OFICIAL

El asesino serial que atemorizó a Londres en el siglo XIX se trata de Aaron Kosminski, un peluquero de origen polaco. Las muestras genéticas de una chalina hallada en la escena del crimen revelaron una coincidencia total entre el ADN de Kosminski y uno de sus descendientes.

La historia de Jack el Destripador fue contada innumerables veces en libros, películas y documentales policiales y científicos. El feroz asesinato de al menos cinco prostitutas al este de Londres en 1888 nunca pudo ser resuelto, y el caso quedó como una de las grandes incógnitas policiales de todos los tiempos.

Pero 126 años después, las nuevas técnicas genéticas ayudaron a esclarecer estos sombríos hechos delictivos cuando probaron que hay vínculo entre una de las víctimas y el asesino.El hallazgo surgió tras analizar rastros de ADN de una chalina hallada cerca del cuerpo sin vida de la prostituta Catherine Eddowes, de la zona Este de Londres.

Según reveló Russell Edwards en la edición del domingo del diario Daily Mail, adquirió la chalina en un remate en 2007. El empresario de 48 años confiesa que se sintió interesado al saber que la pieza estaba vinculada con la historia de Jack el Destripador, el asesino serial más importante y misterioso de todos los tiempos.

Edwards relató que tras adquirir la chalina recibió una carta de su dueño anterior, David Melville-Hayes, quien la habría recibido de uno de sus antepasados. Se trataba del sargento Amos Simpson, que estaba en servicio en la noche del crimen, y le pidió al supervisor si le permitía llevar esa chalina hallada junto a la víctima Catherine Eddowes, como regalo para su esposa.

La pieza está estampada con un delicado diseño de margaritas, tiene dos grandes manchas y en su momento fue donada al Museo del Crimen de Scotland Yard, donde quedó guardada en un depósito. En 2001 fue reclamada nuevamente por Melville-Hayes y así llegó a manos de Edwards, quien consultó a un especialista en genética para analizar el origen de las manchas.

El doctor Jari Louhelainen, experto en biología molecular en la Universidad John Moores de Liverpool, trabaja buscando análisis de evidencias genéticas en escenas del crimen y colabora habitualmente con Interpol.

El especialista utilizó modernas técnicas para extraer el material genético de 126 años de antigüedad. Se trata de manchas de sangre y de semen, y compararon el ADN de las primeras con el de Karen Miller, bisnieta de la víctima Catherine Eddowes, con coincidencias que permiten asegurar que ambas pertenecen a la misma familia.

Con ayuda del doctor David Miller, otro especialista en genética, se analizó el ADN de las manchas de semen con muestras extraídas de la boca de una descendiente de Matilda, una de las hermanas de Kosminski, donde nuevamente hubo una coincidencia del 100%.

Kosminski siempre fue uno de los más fuertes sospechosos; se trataba de un peluquero que sufría de graves alteraciones mentales, paranoia, esquizofrenia, alucinaciones y misoginia. Su macabra historia llegó a su fin en un asilo de enfermos mentales, donde permaneció internado durante varios años hasta que murió de una gangrena a los 53 años. 

¿Qué es el ADN?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina, el ADN (DNA en inglés) o ácido desoxirribonucleico es principal componente del material genético de los organismos. En 1953 los investigadores Watson y Crick descubrieron la estructura del ADN, que ayudó a poder conocer el mensaje genético de algunos virus. Luego se comenzó a trabajar en la lectura del genoma humano, que pemite conocer la base biológica de la herencia para probar o desaprobar la relación entre un niño y su presuntos familiares.

Según la DNA Diagnostic Center, el ADN se hereda en partes iguales del padre y la madre, y así se van pasando de una generación a otra. Con muestras de sangre o tejidos se compara la información genética de las personas y se puede comprobar si hay una relación entre ellas con un mínimo margen de error.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?