SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Coágulos mortales en las piernas serían hereditarios

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Coágulos mortales en las piernas serían hereditarios

Investigadores señalan que el riesgo puede ser 50 veces mayor si dos o más hermanos tienen tromboembolismo venoso

LUNES, 8 de agosto (HealthDay News) -- Las personas que tienen a dos o más hermanos que han sufrido coágulos sanguíneos en venas profundas como las de las piernas y la pelvis, una enfermedad que se conoce como tromboembolismo venoso o TEV, tienen un riesgo relativo 50 veces más alto de desarrollar dichos coágulos, informan investigadores suecos.

Los individuos con un solo hermano que tiene TEV presentan el doble de probabilidades de sufrir los peligrosos coágulos sanguíneos.

Este es el primer estudio con una población grande en mostrar que el riesgo de TEV es cosa de familia, señalaron los investigadores. El TEV causa coágulos sanguíneos llamados trombosis venosa profunda, que, si se rompen, pueden ir al corazón, los pulmones o el cerebro, y que si no se tratan tienden a resultar letales.

"Encontramos factores genéticos que son importantes para el riesgo de TEV", señaló el investigador líder, el Dr. Bengt Zoller, profesor asistente del Centro de Investigación en Atención de Salud Primaria de la Universidad de Lund en Malmo.

"Los antecedentes de TEV en los hermanos son un importante factor de riesgo de la enfermedad", apuntó. Sin embargo, Zoller señaló que la mayoría de personas que desarrollan TEV no tienen antecedentes familiares de la afección.

Aunque el riesgo relativo es muy alto, el absoluto es mucho más bajo. En la población general, el riesgo absoluto de TEV es de 3 por 10,000 cada año, y entre los que tienen antecedentes familiares que los pone en un riesgo más alto, es de 15 por 10,000 cada año, dijo Zoller.

El informe aparece en la edición en línea del 8 de agosto y en la edición impresa del 30 de agosto de la revista Circulation.

Para el estudio, el equipo de Zoller recolectó datos sobre 45,362 personas que habían sido hospitalizadas por TEV. Entre esas personas, 2,393 tenían un hermano o hermana que también presentaba antecedentes de la afección.

Los investigadores hallaron que entre los que tenían de 10 a 19 años, había un riesgo de TEV cinco veces mayor si tenían un hermano que había sufrido de un TEV, frente a los que no presentaban antecedentes familiares. Para los pacientes mayores, los que tenían de 60 a 69, el riesgo era el doble de alto.

Al tomar en cuenta las diferencias de edad entre los hermanos, el grupo de Zoller determinó que ningún factor ambiental tenía que ver con el aumento en el riesgo de TEV.

Además, aunque se halló TEV tanto en hombres como en mujeres, la tasa era más alta en las mujeres, sobre todo las que tenían de 10 a 40 años. Sin embargo, tras los 50 el riesgo era más elevado en los hombres que en las mujeres, anotaron los investigadores.

Los factores de riesgo de TEV incluyen cirugía, insuficiencia cardiaca, fumar, obesidad, cáncer, periodos largos de inactividad (por ejemplo, durante la conducción o un vuelo), estar sentado o acostado en la cama, fracturas de las piernas o la cadera, y tomar pastillas anticonceptivas.

Modificar esos factores de riesgo puede reducir el riesgo de TEV, enfatizó Zoller. Tras el ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular, el TEV es la enfermedad cardiovascular más común, y afecta a una de cada mil personas cada año, según los investigadores.

En un comentario sobre el estudio, el Dr. Jack Ansell, presidente del departamento de medicina del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, señaló que "el estudio confirma gran parte de lo que sabemos, pero también provee ímpetu para más investigación sobre los factores genéticos y no genéticos".

Sin embargo, Ansell señaló que la genética no lo es todo. "Hay muchos individuos con una predisposición heredada que nunca tienen un problema, así que no es un fenómeno en blanco y negro", enfatizó.

Si uno no tiene antecedentes familiares de TEV, eso tampoco significa que no se tendrá uno, dijo Ansell. "Claramente hay personas que no tienen riesgo de TEV que terminan con un evento debido a factores adquiridos como un accidente o cáncer", comentó.

Este estudio no debe provocar el pánico, ya que el riesgo de tener un TEV es bajo independientemente de los antecedentes familiares, señaló Ansell.

Sin embargo, añadió que las personas con antecedentes familiares de TEV deben informar a su médico al someterse a cualquier cirugía. Esto permitirá al médico tomar medidas preventivas para evitar el riesgo de coágulos.

Más información

Para más información sobre la trombosis venosa profunda, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?