SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ejercítate después del embarazo

Por Leslie Rodríguez, RD, LD* -
Ejercítate después del embarazo

¿Pensabas que todo el peso que adquiriste cuando estabas embarazada iba a desaparecer como por arte de magia cuando naciera tu bebé?

No del todo: la mayoría de las mujeres engordan un promedio de 30 libras en el embarazo, pero los bebés sólo pesan aproximadamente entre 6 y 8 libras. Aun cuando en general las mujeres pierden las primeras 18 a 20 libras en un mes después del parto, las últimas 5 a 10 libras no desaparecen con tanta facilidad. Ahora bien, el ejercicio puede ayudarte a perder ese peso adicional.

Si has hecho ejercicio con regularidad durante el embarazo, va a ser mucho más fácil volver a estar en forma. Según varios estudios, las madres que vuelven a su rutina de ejercicios mientras aún están amamantando pierden más peso que las madres que no se ejercitan. Otra noticia aún más alentadora es que la mayoría de las madres que se ejercitan logran perder todo el peso adicional adquirido en el embarazo antes del primer cumpleaños del bebé.

Después del parto, debes empezar tu rutina de ejercicios gradualmente. Es importante consultar el tema con tu médico, quien puede recomendarte algunos ejercicios sencillos, como los ejercicios de Kegel para el fortalecimiento de los músculos vaginales o caminatas suaves al aire libre. Caminar te ayudará a volver a poner tu cuerpo en forma lentamente y también alivia la tensión. Durante el período post-parto, es posible que todavía sientas dolor en la espalda al adoptar algunas posturas. Además, si estás lactando, puedes sentir cierta tensión en la parte alta de la espalda debido al peso adicional del pecho. Por consiguiente, los ejercicios para la espalda pueden ser muy útiles en estos casos.

En cuanto a tus actividades aeróbicas, sólo deberás retomarlas al menos 6 semanas después del parto. Si tuviste a tu bebé por cesárea, tendrás que darle aún más tiempo a tu cuerpo para que se recupere y se fortalezca poco a poco y, además, la operación puede quitarte por algún tiempo las ganas de volver a enfrascarte en una rutina de ejercicios. Comienza con calma y ten cuidado al ejercitar tus músculos abdominales. Una vez más, es importante consultar con tu médico a fin de establecer el programa de ejercicios adecuado.

Seguramente no ves la hora de poder tonificar tu abdomen, pero ten cuidado y no lo hagas antes de lo debido. Es preferible comenzar con ejercicios para la pelvis. Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas, los pies apoyados en el suelo y las piernas separadas. Contrae tus músculos abdominales haciendo presión en la parte baja de la espalda hasta sentir que la pelvis se inclina o se mueve hacia tus hombros. La pelvis y la parte inferior de los glúteos deben elevarse un poco del suelo. A medida que desarrollas resistencia y fortaleza con este ejercicio puedes agregar abdominales clásicos a la rutina.

Recuerda que no debes reducir drásticamente las calorías con el objetivo de perder peso. Las madres lactantes necesitan más calorías, y aquellas que amamantan y ejercitan necesitan más todavía. De hecho, durante la lactancia, las madres necesitan 500 calorías adicionales por día para proporcionar los nutrientes apropiados al bebé. Si reduces las calorías, eliminarás parte de los nutrientes importantes que requieren los dos.

El ejercicio puede ser una actividad divertida para ti y para tu bebé. Ponlo en el coche y salgan a caminar juntos; ambos recibirán los beneficios del ejercicio y será una oportunidad más de compartir con tu nuevo bebé. Estos hermosos momentos en familia te ayudarán a tonificar el cuerpo y, así, tendrás más energía en el futuro, cuando tengas que salir a perseguir al bebé por toda la casa. 

*Especialista en nutrición deportiva y actividad física de MiDieta™

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?