SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Reparación de una hernia ventral

Por A.D.A.M. -

Definición

La reparación de una hernia ventral es una cirugía para reparar una hernia ventral. Las hernias ventrales son sacos (bolsas) que se forman cuando el recubrimiento interior de su vientre (abdomen) se sale a través de un orificio en la pared abdominal.

Las hernias ventrales a menudo suceden en lugares donde alguna vez se realizó un corte (incisión) quirúrgico. Este tipo de hernia ventral también se denomina hernia laparotómica.

Descripción

Usted probablemente recibirá anestesia general (estará dormido y no sentirá dolor) para esta cirugía. Si su hernia es pequeña, puede recibir un bloqueo epidural o espinal, y un medicamento para relajarlo. Usted estará despierto, pero no sentirá dolor.

  • Su cirujano realizará un corte quirúrgico en su abdomen.
  • El cirujano encontrará la hernia y la separará de los tejidos que la rodean. Posteriormente su cirujano empujará suavemente los contenidos del intestino de vuelta dentro del abdomen. El cirujano únicamente cortará los intestinos si estos han resultado dañados.
  • Se utilizarán suturas fuertes para reparar el orificio o el punto débil que provocó la hernia.
  • Su cirujano también puede colocar una pieza de malla sobre la zona débil para fortalecerla. La malla ayuda a evitar que la hernia se vuelva a presentar.

Su cirujano puede utilizar un laparoscopio para reparar la hernia. Este es un tubo delgado e iluminado con una cámara que le permite al cirujano ver dentro de su abdomen. El cirujano inserta el laparoscopio a través de un pequeño corte en el abdomen e introduce las herramientas a través de otros cortes pequeños. Este tipo de procedimiento a menudo tarda menos tiempo en sanar y produce menos dolor y menos cicatrices. No todas las hernias se pueden reparar con cirugía laparoscópica.

Por qué se realiza el procedimiento

Las hernias ventrales son más o menos comunes en los adultos. Estas tienden a hacerse más grandes con el tiempo y puede haber más de una presente. Los factores de riesgo incluyen:

  • Una incisión abdominal grande
  • Tener sobrepeso
  • Diabetes
  • Esforzarse al ir al baño
  • Toser mucho
  • Levantar objetos pesados
  • Embarazo

En ocasiones, las hernias pequeñas que no presentan síntomas pueden vigilarse. La cirugía puede representar un riesgo mayor para personas que tienen afecciones graves.

De no realizarse la cirugía, existe un riesgo de que algo de grasa o una parte del intestino se atasque (quede incarcerado) en la hernia y sea imposible empujarlo de vuelta hacia adentro. Esto suele ser doloroso. El riego sanguíneo a esta zona puede quedar interrumpido (estrangulación). Usted puede experimentar náuseas o vómitos y la zona protuberante puede tornarse azul, o de un color más oscuro debido a la pérdida del riesgo sanguíneo. Esta es una emergencia y es necesaria una cirugía urgente.

Para evitar este problema, los cirujanos a menudo recomiendan reparar la hernia ventral.

Busque atención médica de inmediato si tiene una hernia que no se vuelve más pequeña cuando usted se acuesta o que no se puede empujar de vuelta hacia adentro.

Riesgos

Los riesgos de la reparación de hernias ventrales generalmente son muy bajos, a menos que el paciente tenga otras afecciones graves.

Los riesgos de cualquier anestesia y cirugía son:

Un riesgo específico de la cirugía para la hernia ventral es una lesión al intestino (intestino grueso o delgado). Esto es poco común.

Antes del procedimiento

Su médico lo revisará y le dará instrucciones.

Un anestesiólogo hablará con usted sobre sus antecedentes médicos para determinar el tipo y cantidad correcta de anestesia que debe utilizar. Le pueden pedir que deje de comer y beber de 6 a 8 horas antes de la cirugía. Asegúrese de informar al médico o el personal de enfermería sobre cualquier medicamento, alergia o antecedentes de problemas de sangrado.

Varios días antes de la cirugía, es posible que le pidan dejar de tomar:

  • Ácido acetilsalicílico (aspirin) y medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, Motrin, Advil o Aleve
  • Otros medicamentos anticoagulantes
  • Ciertas vitaminas y suplementos

Después del procedimiento

La mayoría de las reparaciones de hernia ventral se realizan de forma ambulatoria. Esto significa que probablemente se irá a casa el mismo día. Si la hernia es muy grande puede ser necesario que permanezca en el hospital por un par de días.

Tras la cirugía, su médico y el personal de enfermería vigilarán sus signos vitales (pulso, presión arterial y respiración). Usted permanecerá en la zona de recuperación hasta que esté estable. Su médico le recetará un analgésico si lo necesita.

El médico o el personal de enfermería pueden recomendarle que beba suficientes líquidos, junto con una dieta rica en fibra. Esto ayudará a prevenir la necesidad de esfuerzos durante las deposiciones.

Vuelva poco a poco a la actividad. Levántese y camine varias veces al día para ayudar a prevenir los coágulos de sangre.

Expectativas (pronóstico)

Luego de la cirugía, existe un riesgo ligero de que la hernia pueda volver. Sin embargo, para reducir el riesgo de que se presente otra hernia, usted deberá llevar un estilo de vida saludable, por ejemplo manteniendo un peso saludable.

Referencias

Blatnick JA, Rosen MJ. Ventral herniation in adults. In: Yeo CJ, ed. Shackelford's Surgery of the Alimentary Tract. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 48.

Curcillo PG, Incisional, epigastric, and umbilical hernias. In: Cameron JL, Cameron AM, eds. Current Surgical Therapy. 11th ed. Philadelphia. PA: Elsevier Saunders; 2014:539-545.

Nagle AP, Soper NJ. Laparoscopic ventral hernia repair. In: Khatri VP, ed. Atlas of Advanced Operative Surgery. Philadelphia PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 81.