SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más controversia por los escáneres en aeropuertos

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -

La cuestión de si el beneficio supera o no el riesgo de los equipos que emiten radiación aviva el debate

JUEVES, 17 de marzo (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los peligros a largo plazo para la salud de los escáneres de cuerpo entero que se usan en los aeropuertos y que emiten radiación son mínimos, señalan los expertos, aunque aún hay desacuerdo en cuanto a los riesgos de cáncer colectivos debido al gran número de viajeros que pasa por ellos cada año.

En dos artículos opuestos que aparecen en la edición de abril de Radiology, los expertos en radiación David J. Brenner y David A. Schauer debaten los beneficios y amenazas potenciales de los escáneres de rayos X de retrodispersión, que se utilizan para inspeccionar hasta mil millones de viajeros al año en los controles de seguridad de los aeropuertos de Estados Unidos.

El otro tipo de escáner, que utiliza tecnología de ondas milimétricas, no emite radiaciones ionizantes y por lo tanto no tiene efectos comprobados sobre la salud, que según Brenner y Schauer es lo ideal. Pero en los aeropuertos de EE. UU. utilizan ambos tipos de escáner y la única alternativa, un tanto polémica, es el registro manual del cuerpo entero por parte de un autoridad.

El fabricante de los escáneres de retrodispersión, Rapiscan Systems, señaló que los dispositivos emiten una dosis de radiación equivalente a 1/1000 de una radiografía dental.

"Los riesgos individuales son obviamente muy pequeños", señaló Brenner, director del Centro de Investigación Radiológica de la Universidad de Columbia en Nueva York. "Una buena analogía... es que es como una lotería. Usted compra un billete, y las probabilidades de ganar son minúsculas, pero eso no significa que no pueda ganarse la lotería".

"Así que no sabemos quiénes serán los que desarrollarán estos cánceres inducidos por la radiación", agregó, "pero le tocará a alguien".

La Administración de Seguridad en el Transporte de EE. UU. comenzó a utilizar esta avanzada tecnología de imágenes como una medida de seguridad adicional en 2007 para ampliar una medida primaria a principios de 2010 después del intento fallido de un pasajero de hacer estallar un avión con polvos explosivos.

Schauer, director ejecutivo del Consejo Nacional de Medidas y Protección Radiológica, plantea que aumentar los riesgos triviales en una población de gran tamaño o durante periodos de tiempo da a lugar a una imagen distorsionada del riesgo. En muchos casos, según apunta en su artículo, la dosis colectiva aumenta con el número de personas expuestas, pero los beneficios y los riesgos de cada persona se mantienen constantes.

"El riesgo de efectos para la salud de los sistemas de rayos X de retrodispersión es muy pequeño siempre que su uso se justifique, sea óptimo y cumpla con los límites de dosis aplicables", señaló Schauer. "Cuando se alcancen estos objetivos de protección radiológica fundamentales, el beneficio de exponer a las personas a los rayos X superará cualquier riesgo".

Las dosis de radiación de los escáneres de retrodispersión son órdenes de magnitud más pequeña que las dosis sostenidas de los 3600 millones de exploraciones médicas que se realizan cada año en todo el mundo y que usan la radiación para fines de diagnóstico, apuntó Schauer.

Sin embargo, Brenner apuntó que los científicos no han sido capaces de medir de forma independiente la dosis de radiación de los escáneres de retrodispersión porque no han tenido acceso a las máquinas para verificar la dosis fijada por los fabricantes.

Peter Rez, profesor de física de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe, dijo que cree que tanto Brenner como Schauer plantean argumentos válidos en sus artículos.

"No es como si estuvieran en los extremos opuestos del espectro", destacó Rez. "Los riesgos de un escáner corporal son los mismos o mayores que los riesgos de intentar prevenir el terrorismo, y ambos riesgos son muy pequeños".

Brenner dijo que no dudaría de pasar por un escáner de retrodispersión ocasionalmente, pero que le gustaría evitar el proceso si fuera un viajero frecuente o empleado de una aerolínea, que probablemente tuviera que pasar por el sistema varios cientos de veces al año.

Pero al final de cuentas, destacó, prefiere ser examinado por los escáneres de ondas milimétricas no radioactivas, cuyo costo y eficacia son similares.

"Para mi, es obvio usar una tecnología sin rayos X", señaló Brenner. "Si puede usar un escáner de ondas milimétricas, hágalo".

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos tiene más información sobre los efectos para la salud de la exposición a la radiación.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?