SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los esfuerzos antitabaquismo salvaron 795,000 vidas en 25 años

Por Denise Mann, Reportero de Healthday -
Los esfuerzos antitabaquismo salvaron 795,000 vidas en 25 años

Las prohibiciones de fumar en público, unos impuestos más altos a los cigarrillos y una mayor concienciación ayudaron

MIÉRCOLES, 14 de marzo (HealthDay News) -- Las prohibiciones de fumar en lugares públicos, los aumentos en los impuestos sobre los cigarrillos y otros esfuerzos para lograr que las personas dejen de fumar previnieron cerca de 800,000 muertes por cáncer de pulmón entre 1975 y 2000 en EE. UU., muestra un estudio reciente.

Los hallazgos, que aparecen en línea el 14 de marzo en la revista Journal of the National Cancer Institute, probablemente representen apenas la punta del iceberg, ya que el cáncer de pulmón es tan solo una de las enfermedades relacionadas con el humo del tabaco, afirman los expertos.

Investigadores liderados por el Dr. Suresh Moolgavkar, del programa de bioestadísticas y biomatemáticas del Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, desarrollaron un sofisticado modelo para calcular los cambios en los patrones de tabaquismo de EE. UU. que han resultado de los esfuerzos de control del tabaco, y la forma en que esos cambios afectaron las muertes por cáncer de pulmón entre 1975 y 2000.

En ese periodo, ocurrieron casi 2.1 millones de muertes por cáncer de pulmón entre los hombres y alrededor de 1.05 millones de muertes por cáncer de pulmón entre las mujeres. Los investigadores predijeron que se evitaron más de 552,000 muertes por cáncer de pulmón entre los hombres, y 243,000 entre las mujeres, mediante los esfuerzos de control del tabaco.

Aunque se trata de una cifra impresionante, es apenas un tercio de las muertes que se hubieran podido prevenir si todos los fumadores de cigarrillos de EE. UU. hubieran dejado de fumar exitosamente y nadie más hubiera comenzado a fumar tras el histórico informe del Director de Salud Pública de EE. UU. de 1964 sobre los peligros del tabaco, calcularon los investigadores.

Por otro lado, si las conductas de fumar no hubieran cambiado en lo absoluto tras el informe del Director de Salud Pública, 795,000 personas más hubieran muerto de cáncer de pulmón.

"Dejar de fumar definitivamente reduce las muertes por cáncer de pulmón. Sin embargo, demasiadas personas aún fuman", lamentó Moolgavkar. "La forma más eficaz de reducir la carga del cáncer de pulmón es lograr que los fumadores abandonen el hábito y evitar que los no fumadores comiencen a fumar".

Eric Feuer, otro autor del estudio y jefe de la Rama de Metodología y Aplicaciones Estadísticas del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., señaló que los estadounidenses han avanzado mucho, pero que no pueden permitirse relajarse.

"No podemos bajar los puños, realmente debemos continuar con los esfuerzos", aseguró Feuer. Datos recientes de la oficina de la Directora de Salud Pública mostraron que uno de cada cuatro estudiantes de último año de secundaria de EE. UU. fuma, y que tres de cada cuatro fumadores de secundaria siguen fumando en la adultez.

El Dr. Len Horovitz, especialista pulmonar del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, comentó que "el nuevo estudio es una buena noticia, y muy convincente. Nos muestra de forma muy concluyente que fumar menos significa menos muertes relacionadas con fumar".

Y probablemente estén bajando las tasas de otras cosas aparte del cáncer de pulmón, señaló Horovitz. "La cesación del tabaquismo también reduce las tasas de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica", apuntó. "La lista sigue y sigue".

En un editorial que acompañó a los nuevos hallazgos, Thomas Glynn, director de ciencias y tendencias del cáncer y de control internacional del cáncer de la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) escribió que "la buena noticia es que nos hemos vuelto más agresivos en nuestros esfuerzos de control del tabaco".

Muchas de las muertes evitadas ocurrieron en 2000, lo que sugiere que los esfuerzos cobran impulso. Glynn anotó que su propio padre murió de cáncer de pulmón tras fumar durante décadas, y nunca conoció a su nieta.

"No fue uno de los 795,000, pero verla le hubiera hecho llorar de emoción, y pensando en él, en lo que no pudo vivir debido al tabaco, me hace llorar a mí", escribió Glynn.

Más información

Para más información sobre los riesgos del humo de tabaco, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?