SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Colangiografía transhepática percutánea

Por A.D.A.M. -

Definición

Es un examen de rayos X de los conductos biliares. Estos son los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado.

Nombres alternativos

Colangiograma transhepático percutáneo; PTCA; CTHP; Colangiografía

Forma en que se realiza el examen

El examen lo realiza un radiólogo en una sala de radiología.

A usted se le solicitará acostarse boca arriba sobre la mesa de rayos X. El proveedor de atención médica limpiará la parte superior derecha y la zona media de su zona abdominal y luego aplicará una medicina que entumece.

Se usan rayos X para ayudarle al médico a localizar el hígado y las vías biliares. Se introduce luego una aguja larga, delgada y flexible a través de la piel en el hígado. El proveedor de atención médica inyecta un tinte, llamado medio de contraste, en las vías biliares. El medio de contraste ayuda a resaltar ciertas zonas para que puedan ser vistas. Se toman más radiografías a medida que el tinte fluye a través de las vías biliares hacia el intestino delgado. Esto puede verse en un monitor de video cercano.

Se le dará medicamento para calmarlo (sedación) mientras se realiza este procedimiento.

Preparación para el examen

Infórmele a su proveedor de atención médica en caso de estar embarazada. A usted se le entrega una bata hospitalaria y se le solicita despojarse de todas las joyas.

Le solicitarán que no coma ni beba nada durante 6 horas antes del examen.

Coméntele a su proveedor de atención médica si usted está tomando algún anticoagulante como warfarina (Coumadin), Plavix (clopidrogrel), Pradaxa o Xarelto.

Lo que se siente durante el examen

Habrá un pinchazo a medida que se da la anestesia. Es posible que tenga algo de molestia cuando la aguja se introduce en el hígado. Recibirá sedantes para este procedimiento.

Razones por las que se realiza el examen

Este examen puede ayudar a diagnosticar la causa de una obstrucción de las vías biliares.

La bilis es un líquido liberado por el hígado. Contiene colesterol, sales biliares y productos de desecho. Las sales biliares ayudan a su cuerpo a descomponer (digerir) las grasas. Una obstrucción de la vía biliar puede provocar ictericia (coloración amarilla de la piel), picazón de la piel o infección del hígado, la vesícula biliar o el páncreas.

Cuando se lleva a cabo, la ACTP es a menudo la primera parte de un proceso de dos pasos para aliviar o tratar una obstrucción.

  • La ACTP hace una "hoja de ruta" de los conductos biliares que se pueden utilizar para planificar el tratamiento.
  • Después de que la hoja de ruta se realiza, el bloqueo puede tratarse ya sea mediante la colocación de un stent (endoprótesis) o un tubo delgado (sonda) llamado drenaje.
  • El drenaje o stent ayudará al cuerpo a deshacerse de la bilis. Ese proceso se llama drenaje biliar percutáneo (PTBD, por sus siglas en inglés).

Resultados normales

El tamaño y la apariencia de las vías biliares son normales para la edad de la persona.

Significado de los resultados anormales

Los resultados pueden mostrar que los conductos se agrandan. Esto puede significar que los conductos están bloqueados. La obstrucción puede ser causada por cicatrización o piedras. También puede indicar cáncer en las vías biliares, el hígado, el páncreas o la región de la vesícula biliar.

Riesgos

Hay una probabilidad de reacción alérgica al medio de contraste (yodo). También hay un pequeño riesgo de:

  • Daño a los órganos cercanos
  • Pérdida excesiva de sangre
  • Envenenamiento de la sangre (sepsis)
  • Inflamación de los conductos biliares

Consideraciones

La mayoría de las veces, este examen se hace después de la prueba colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) se ha tratado en primer lugar. El PTC se puede hacer si una prueba de la CPRE no se puede realizar o no ha logrado eliminar la obstrucción.

Una colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM) es un nuevo método no invasivo de imágenes, basado en la RM. También ofrece vistas a los conductos biliares, pero no siempre es posible hacer este examen. Además, MRCP no puede ser utilizado para tratar la obstrucción.

Referencias

Lidofsky S. Jaundice. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2010:chap 20.

Wael EA. Saad MJ, Wallace JC, Wojak SK. Quality improvement guidelines for percutaneous transhepatic cholangiography, biliary drainage, and percutaneous cholecystostomy. Journal of Vascular and Interventional Radiology. Vol. 21, Issue 6, June 2010:pp.789-95. PMID: 20307987 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20307987.