SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Baja en muertes por neumonía.podría ser falso

Por Mary Brophy Marcus, Reportero de Healthday -
Baja en muertes por neumonía.podría ser falso

Las reducciones en las hospitalizaciones y las muertes podrían reflejar cambios en los códigos diagnósticos

MARTES, 3 de abril (HealthDay News) -- Informes recientes sobre un gran declive en los casos de neumonía de EE. UU. y las muertes relacionadas podrían ser el resultado de un tecnicismo en la forma en que los hospitales codifican la neumonía y las enfermedades asociadas, en lugar de un avance en el tratamiento, sugiere un estudio reciente.

"Habíamos observado que, durante un periodo muy breve de 2003 a 2009, el número de admisiones hospitalarias por neumonía se reducía de forma más bien dramática y, al mismo tiempo, la tasa de mortalidad de los pacientes hospitalizados por neumonía también se reducía de forma bastante dramática", comentó el autor del estudio, el Dr. Peter Lindenauer, director del Centro de Investigación sobre Calidad de la Atención del Centro Médico Baystate en Springfield, Massachusetts.

"No tenemos un nuevo fármaco que pudiera sugerir el descenso, así que una de las cosas que pensamos que debíamos investigar eran los cambios en los códigos diagnósticos", señaló Lindenauer, quien también es profesor asociado de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts, en Boston.

La neumonía, una de las principales causas de muerte del país, provoca más de un millón de hospitalizaciones al año en EE. UU.

Para el estudio, que aparece en la edición del 4 de abril de la revista Journal of the American Medical Association, Lindenauer y colegas analizaron las tendencias en las admisiones hospitalarias y en la supervivencia de los pacientes de neumonía, y en pacientes diagnosticados con septicemia o insuficiencia respiratoria, dos enfermedades relacionadas, en combinación con la neumonía. La septicemia es una infección bacteriana potencialmente letal.

Los investigadores calcularon cuántos casos fueron codificados como un diagnóstico principal de neumonía, y cuántos casos recibieron un diagnóstico principal de septicemia o insuficiencia respiratoria con un código diagnóstico secundario de neumonía.

"La principal responsabilidad del médico es documentar un diagnóstico clínico, sus impresiones y crear un plan de tratamiento para el paciente", señaló Lindenauer. Apuntó que en última instancia, el trabajo de los codificadores del hospital (un numeroso personal encargado de la codificación) es revisar el expediente de un paciente y usar programas que les ayuden a asignar códigos que permitan a las compañías aseguradoras realizar los pagos.

"Así que la elección de códigos tiene tremendas implicaciones para el pago del hospital", añadió Lindenauer.

Usando una gran base de datos hospitalaria nacional, los investigadores también evaluaron cambios en las tasas de hospitalización y muerte de los pacientes que tenían afecciones que pensaban que podrían ser menos susceptibles a cambios en la codificación.

Los investigadores hallaron que de 2003 a 2009, la tasa de hospitalización de pacientes con un diagnóstico principal de neumonía se redujo de 5.5 a 4.0 por mil pacientes, una reducción de 27 por ciento. Y las muertes por neumonía se redujeron de alrededor de 6 por ciento en 2003 a 4 por ciento en 2009.

En el mismo periodo, la tasa de hospitalización de los pacientes con un diagnóstico principal de septicemia y un diagnóstico secundario de neumonía aumentó en 178 por ciento, de 0.4 a 1.1 por mil pacientes.

"La hipótesis que llegamos a plantear fue que estaba ocurriendo un cambio en el cual los pacientes que antes habían sido los más enfermos con neumonía se codificaban cada vez más con septicemia", planteó Lindenauer.

Apuntó que los hospitales obtienen un mayor reembolso por los pacientes con septicemia, así que hay un potente incentivo financiero para codificar septicemia en lugar de neumonía.

En el mismo periodo, se lanzó una campaña nacional para aumentar la concienciación sobre la septicemia y su tratamiento entre los médicos, lo que también podría haber influido en la codificación.

"Probablemente hubo dos motivos: un mayor reembolso y también una mayor concienciación de los médicos, de forma que más lo escribían en el expediente, y eso permitía que más hospitales fueran reembolsados", señaló Lindenauer.

Los investigadores también observaron los datos de otra forma. Combinaron a los pacientes de septicemia, neumonía e insuficiencia respiratoria, y analizaron los resultados. Aunque hallaron que las hospitalizaciones seguían en declive en ese grupo combinado, las cifras no descendieron tanto como cuando el grupo de neumonía se analizó por separado del grupo de septicemia e insuficiencia respiratoria.

"Nuestro estudio sugeriría que si realmente se desea saber lo que sucede con la neumonía, observar los grupos codificados con neumonía no es suficiente. También hay que observar estos otros grupos con un diagnóstico secundario de neumonía", aseveró Lindenauer.

Un editorial acompañante publicado en la revista sugiere que las sutilezas de la codificación también podrían afectar la forma en que otras enfermedades, como la enfermedad cardiaca, son evaluadas.

El Dr. Rohit Bhalla, director de calidad del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York, quien no participó en el estudio, se mostró de acuerdo en que la codificación es compleja y amerita más análisis. Apuntó que pronto se introducirán nuevos métodos de codificación, algo que podría complicar el asunto incluso más.

"Hay que comprender los puntos fuertes y las limitaciones de los datos administrativos", señaló Bhalla. "Hay que tener cuidado y circunspección al implicar que los cambios pequeños en los datos se relacionan con la atención". Sugirió que cuando se estudien las tendencias de las enfermedades, los tratamientos y la supervivencia, quizás sea más preciso utilizar información tanto administrativa como clínica del expediente de los pacientes.

Más información

Para más información sobre la neumonía, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?