SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Se reducen las lesiones infantiles por ingerir compuestos cáusticos

Por Randy Dotinga, Reportero de Healthday -
Se reducen las lesiones infantiles por ingerir compuestos cáusticos

A pesar de unos mejores esfuerzos de prevención, demasiados niños siguen consumiendo productos de limpieza del hogar

Las lesiones de los niños de EE. UU. por consumir sustancias químicas cáusticas, como las que se hallan en los limpiadores de tuberías y en los productos de limpieza, se han reducido considerablemente, halla un nuevo informe.

Sin embargo, aunque los esfuerzos por mejorar la seguridad de los productos de limpieza del hogar parecen estar funcionando, cientos de niños siguen resultando lesionados cada año, y su atención cuesta millones de dólares, añadieron los investigadores.

"La legislación que se ha promulgado ha tenido éxito, y definitivamente hemos visto un descenso en el número de lesiones, sobre todo las que requieren de ingreso hospitalario. Pero sigue habiendo una carga económica y hospitalaria significativa", señaló el coautor del informe, el Dr. Matthew Brigger, jefe de otolaringología pediátrica del Centro Médico Naval de San Diego.

Las sustancias químicas cáusticas aportan potencia limpiadora a una variedad de productos para el hogar, como ciertos limpiadores de la cocina, limpiadores de tuberías, limpiadores de hornos, limpiadores de sanitarios y detergente en polvo para el lavaplatos. También se hallan en los productos para alisar el pelo.

El problema es que las sustancias son tan potentes que pueden provocar lesiones similares a las quemaduras en los niños que las consumen, advirtió la Dra. Shan Yin, directora médica del Centro de Información de Drogas y Venenos de Cincinnati.

Hace décadas, los niños con frecuencia resultaban lesionados por la lejía, una sustancia química cáustica utilizada para fabricar jabón. El gobierno federal requirió el etiquetado de los productos cáusticos en 1927, y en 1970 requirió recipientes a prueba de niños y unas mejores etiquetas.

Los autores del informe iniciaron su investigación debido a que ha habido poca información reciente sobre la intoxicación de los niños con sustancias cáusticas, apuntó Brigger. Los estudios de hace décadas apuntaban a entre 5,000 y 15,000 envenenamientos al año, apuntó.

Los investigadores observaron una base de datos nacional de 2009 sobre el tratamiento hospitalario de los niños. Calcularon que 807 niños fueron tratados por lesiones con sustancias químicas cáusticas. Casi un 60 por ciento de los niños tenían menos de 4 años.

El informe calcula que el tratamiento de las lesiones costó más de 22 millones de dólares en 2009. La mayoría de los niños (el 43 por ciento) necesitaron exámenes a través de una esofagoscopia, un procedimiento que examina el esófago.

Los médicos tratan a los niños con lesiones por sustancias químicas cáusticas monitorizando el daño y manteniéndose alertas a la infección y a las cicatrices, apuntó Yin.

En el panorama general, el estudio muestra que la legislación para prevenir las lesiones por los productos químicos cáusticos ha tenido éxito, apuntó Brigger. Aún así, los padres necesitan mantener los productos de limpieza peligrosos alejados de los niños, preferiblemente en lugares altos y en contenedores bajo llave, apuntó.

Yin dijo que los padres también deben tener cuidado con dónde guardan los productos de limpieza. "Una historia habitual que escuchamos es que alguien echa productos de limpieza en otro recipiente, como una botella de Gatorade. Así se anula el recipiente a prueba de niños, y se ha colocado en un recipiente del que las personas normalmente beben".

El estudio aparece en la edición de diciembre de la revista Archives of Otolaryngology -- Head & Neck Surgery.

Más información

El Hospital Pediátrico de Filadelfia ofrece detalles sobre la intoxicación con productos químicos cáusticos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?