SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Donantes vivos de hígado, muy seguros

Por HealthDay -
Donantes vivos de hígado, muy seguros

El riesgo de muerte es de 1.7 por cada mil donantes, halla un estudio reciente

LUNES, 30 de enero (HealthDay News) -- Las personas que donan un trozo de su hígado a alguien que necesita un trasplante pueden vivir una vida larga y saludable, según un estudio reciente.

Esto es posible porque al donante solo se le extirpa un trozo pequeño, y el hígado es un órgano que puede volver a crecer rápidamente, explican los investigadores.

Debido a la muerte de un donante de hígado en 2002, que fue muy publicitada, los trasplantes de hígado con donante vivo se redujeron de 500 trasplantes cada año en EE. UU. a apenas 200 a 300 cirugías.

Se cree que el trasplante de hígado con donante vivo es más peligroso de lo que en realidad es, aseguró el líder del estudio y cirujano de trasplantes, el Dr. Dorry Segev. Como resultado, hay una escases significativa de hígados disponibles para las 160,000 personas que necesitan actualmente un trasplante del órgano.

"El proceso de donación es más seguro de lo que algunos pensaban", aseguró Segev, director de investigación clínica en cirugías de trasplante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en un comunicado de prensa de la Hopkins. "El trasplante de hígado con donante vivo es una operación seria con serios riesgos. Sin embargo, en este estudio, que es el mayor que se ha llevado a cabo en Estados Unidos, mostramos que es más seguro de lo que muchos creían antes, con un riesgo de muerte de 1.7 por cada mil donantes".

Para evaluar la seguridad del trasplante de hígado con donante vivo, los investigadores analizaron información sobre más de 4,000 donantes vivos de hígado de EE. UU. entre abril de 1994 y marzo de 2011, y les siguieron durante alrededor de ocho años.

En los 90 días tras la cirugía, siete donantes murieron.

Aunque es "relativamente bajo", el riesgo de muerte para los donantes vivos de hígado sigue siendo cinco veces mayor que para los donantes de riñón, señalaron los investigadores. Sin embargo, anotaron que la donación de riñón es un procedimiento más sencillo y que la tasa de supervivencia a largo plazo para los donantes de hígado era en general igual que la de los donantes de riñón y la de un grupo control de participantes sanos.

El nuevo estudio aparece en la edición de febrero de la revista Gastroenterology.

"Para muchos, el riesgo de morir mientras están en la lista de trasplantes es mayor que la probabilidades de obtener un trasplante de un donante muerto", apuntó Segev. "Para los pacientes adecuados, con las necesidades adecuadas y los donantes adecuados, el trasplante de hígado con donante vivo puede ser la mejor opción de tratamiento, y este estudio nos tranquiliza de que el riesgo de una complicación catastrófica sigue siendo bajo".

"El riesgo ideal de muerte por donar un órgano es cero, y trabajamos tanto como podemos en la búsqueda de ese ideal", aseguró Segev. "Pero en estas operaciones serias y mayores, es poco probable que el riesgo alguna vez llegue a ser cero".

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre la donación y el trasplante de órganos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?