SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Gordita después de parir? Prueba dando pecho

Por HealthDay y HolaDoctor -
¿Gordita después de parir? Prueba dando pecho
CRÉDITO: THINKSTOCK

Dar el pecho a un bebé ayuda a perder peso no sólo por las calorías sino también por el cambio metabólico que implica, así lo dice un nuevo estudio que asegura que cuando las mujeres dan el pecho, pierden más peso y no lo recuperan tan fácilmente. Pero no te confíes con que eso es suficiente.

Cuando las mujeres que eran obesas antes de convertirse en madres siguieron las recomendaciones nacionales sobre la lactancia materna, pesaron casi 18 libras (8.2 kilos) menos que las madres obesas que no dieron el seno. Si las madres tenían sobrepeso o un peso normal antes del embarazo, su peso seis años después no pareció relacionarse con haber dado el seno a sus hijos o no.

"Dar el seno no solo hace que se quemen calorías adicionales, sino que también cambia el metabolismo a través de una serie de efectos hormonales requeridos por la lactancia", explicó Feldman-Winter, autor del estudio publicado en la última edición de la revista Pediatrics. "No se comprende del todo cómo la lactancia materna conduce a mejoras en el metabolismo de madre y bebé, pero hay varios estudios epidemiológicos que muestran la asociación".

Aunque el estudio pudo vincular la pérdida de peso en las madres obesas y la lactancia materna, no pudo mostrar que la lactancia materna provocara la pérdida de peso por sí misma sino como parte de una estrategia integral. Aún así, la Dra. Lori Feldman-Winter, pediatra y profesora de pediatría del Hospital Pediátrico Regional de Atención de Salud de la Universidad de Cooper en Camdem, Nueva Jersey, dijo que sin duda es posible que contribuyera.

Cómo se realizó la investigación

Los investigadores analizaron a más de 700 mujeres seis años después de que dieran a luz, y compararon la retención del peso entre las que lactaron y las que no. La retención de peso fue la diferencia entre el peso de la mujer antes del embarazo y su peso seis años después de dar a luz.

Las mujeres se consideraron obesas en este estudio si tenían un índice de masa corporal (IMC) de 30 en adelante. El IMC es una medida usada para calcular los niveles de grasa y evaluar si una persona tiene un peso saludable para su estatura. Un IMC por debajo de 25 se considera como normal, y un IMC de entre 25 y 30 se considera como sobrepeso.

En el momento en que las mujeres dieron a luz, que fue entre el 2005 y el 2007, la Academia Americana de Pediatría recomendaba que las mujeres lactaran con exclusividad durante al menos cuatro meses, y que luego siguieran lactando hasta el año del bebé.

Casi una tercera parte de las mujeres del estudio lactaron exclusivamente durante al menos cuatro meses, y una de cada cinco siguió lactando más allá de los 12 meses. El 18 por ciento de las mujeres nunca dieron el seno.

Sólo las mujeres obesas que siguieron la recomendación de dar el seno durante al menos 12 meses experimentaron el beneficio en la pérdida de peso. Las madres obesas que lactaron con exclusividad al menos cuatro meses pero dejaron de hacerlo antes de un año pesaban unas 12 libras (5.5 kilos) menos que sus contrapartes que no lactaron, pero ese hallazgo no alcanzó la significación estadística.

Beneficio metabólico

Feldman-Winter, que revisó los hallazgos pero no participó en el estudio, dijo que las mujeres que no son obesas podrían también experimentar un beneficio metabólico al dar el seno. Pero porque son menos propensas a intentar perder mucho peso, un estudio necesitaría un grupo mucho más grande de mujeres para observar los efectos posibles sobre la pérdida de peso en esas mujeres, dijo.

"No está claro por qué no observamos una asociación entre las madres con peso normal o con sobrepeso", dijo la investigadora líder del estudio, Andrea Sharma, epidemióloga de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Un cambio integral

Un cambio en la alimentación y el  estilo de vida podría ser un motivo posible de que las madres obesas experimentaran un beneficio con la pérdida de peso.

"Muchas madres eligen comer una dieta más saludable mientras dan el pecho, y a través de esas modificaciones en la dieta, podrían en realidad mejorar sus dietas en general y por tanto alcanzar un peso más saludable", dijo el investigador.

"Dado que pocos estudios han examinado la lactancia materna y la retención de peso con un seguimiento de más de un año, este estudio es una contribución importante a la comprensión de los efectos a largo plazo de la lactancia para la madre", escribieron Laurence Grummer-Strawn y sus colaboradores de los CDC en un editorial que apareció en Pediatrics acompañando al estudio.

Tanto Sharma como Feldman-Winter enfatizaron que los beneficios de la lactancia materna para las madres y sus bebés abarcan mucho más allá que la pérdida de peso potencial de la madre. Las mujeres que dan el seno tienen un riesgo más bajo de diabetes, enfermedad cardiaca, cáncer de mama, cáncer de ovario y depresión, señaló.

"Los niños que reciben lactancia materna tienen una protección contra la infección aguda de oído, las infecciones gastrointestinales, la hospitalización por enfermedades del tracto respiratorio inferior en el primer año, el síndrome de muerte súbita del lactante y un riesgo reducido de varias enfermedades crónicas, que incluyen al asma y a la obesidad", comentó Sharma.

Más información

Alimentos prohibidos en el embarazo

Miedos comunes en el embarazo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?