SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Antidepresivos de mamá podrían afectar el tamaño de la cabeza del bebé

Por Steven Reinberg, Reportera de Healthday -
Antidepresivos de mamá podrían afectar el tamaño de la cabeza del bebé

Quizás las mujeres embarazadas deban probar alternativas para tratar la depresión, plantean expertos

LUNES, 5 de marzo (HealthDay News) -- Las mujeres embarazadas que toman ciertos antidepresivos podrían tener más probabilidades de dar a luz a un bebé con una cabeza de tamaño reducido, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores también hallaron que aunque los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) como Paxil y Prozac aliviaban la depresión en estas mujeres, parecían asociarse con un mayor riesgo de parto prematuro.

"El crecimiento corporal del feto es un marcador de la salud fetal, y el crecimiento de la cabeza del feto es un marcador de desarrollo cerebral", señaló la investigadora líder Hanan El Marroun, becaria postdoctoral del departamento de psiquiatría infantil y adolescente del Hospital Pediátrico Sofía y el Centro Médico Erasmo en Róterdam, Países Bajos. "Hallamos que la exposición prenatal a los ISRS se asociaba con un menor crecimiento de la cabeza, pero no con un menor crecimiento del cuerpo".

En las madres con depresión sin tratar, los bebés mostraban un menor crecimiento tanto en el cuerpo como en la cabeza, hallaron los investigadores.

"Si la depresión no se trataba, afectaba a todo el cuerpo, pero si la madre usaba ISRS, esto afectaba el crecimiento de la cabeza del feto", anotó El Marroun. "Esto podría significar que los ISRS, y no la depresión, podrían explicar el menor crecimiento de la cabeza".

Esto sugiere que un desequilibrio de la serotonina (una sustancia química que ayuda al cerebro a enviar señales de un área a otra) en el cerebro no es buena para el cerebro en desarrollo del bebé, apuntó. Los ISRS se dirigen específicamente a la serotonina.

"No sabemos qué significa esto para el desarrollo a largo plazo de estos niños", comentó El Marroun.

Los médicos podrían estar recetando ISRS con demasiada frecuencia, y quizás para las mujeres embarazadas haya alternativas, sugirió. "A veces, la depresión se puede tratar sin fármacos", aseguró El Marroun.

El informe aparece en la edición en línea del 5 de marzo de la revista Archives of General Psychiatry.

Para el estudio, el equipo de El Marroun estudió los resultados de los partos de casi 7,700 mujeres.

Entre esas mujeres, 91 por ciento tenían síntomas de depresión muy leves o no los tenían, alrededor de 7 por ciento tenían síntomas de depresión pero no tomaban ISRS, y apenas poco más del uno por ciento estaban deprimidas y usaron un ISRS durante el embarazo.

Las mujeres que estaban deprimidas pero que no usaron ISRS tendieron a tener bebés con cuerpos y cabezas más pequeños, mientras que las mujeres que usaron ISRS tendieron a tener bebés con cabezas más pequeñas, pero no con cuerpos más pequeños, halló el estudio.

Los hijos de las madres que usaron ISRS tuvieron un menor crecimiento de la circunferencia de la cabeza que los hijos de madres deprimidas no tratadas con ISRS, aunque esos bebés también mostraron un crecimiento reducido en la circunferencia de la cabeza.

La circunferencia de la cabeza del feto podría ser un indicador del peso del cerebro, y un tamaño pequeño de la cabeza en los bebés del nacimiento a las 4 semanas de edad podría predecir problemas conductuales y trastornos psiquiátricos, anotaron los investigadores.

Sin embargo, "debemos tener cuidado de no inferir una asociación entre el uso de los ISRS en el embarazo y futuros problemas del desarrollo", señalaron los investigadores en el informe.

Además, los investigadores hallaron que los niños de madres deprimidas que no usaron ISRS nacieron un poco después de lo normal (alrededor de un día). Los hijos de madres que usaron ISRS tenían el doble de probabilidades de nacer de forma prematura.

El estudio solo muestra una asociación y no una relación causal entre los ISRS, la depresión y los resultados del parto, advirtió El Marroun.

Los hallazgos añaden a la literatura creciente sobre los riesgos asociados con los ISRS y la depresión, y sugieren que la decisión sobre el uso de los ISRS durante el embarazo es difícil para las mujeres, apuntó Michael O'Hara, profesor de psicología de la Universidad de Iowa, en Iowa City.

"El trabajo tiene un factor preocupante", dijo O'Hara. "Ignora el hecho de que los antidepresivos son solo un método en el tratamiento de la depresión en el embarazo o cualquier otro momento".

Hay evidencia de que los tratamientos psicológicos para la depresión se pueden usar durante el embarazo, o antes en mujeres que planifican sus embarazos, apuntó O'Hara.

"Esos tratamientos psicológicos permiten a las mujeres evitar los antidepresivos, al mismo tiempo que reciben un buen tratamiento para la depresión", afirmó.

Aunque algunas mujeres embarazadas deprimidas necesitarán antidepresivos, la mayoría no requieren de los fármacos si reciben atención psicológica, como psicoterapia interpersonal o terapia conductual, añadió O'Hara.

Más información

Para más información sobre la depresión durante el embarazo, visite la Oficina de Salud de las Mujeres del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?