Editar mi perfil

Lumbago agudo

Por A.D.A.M. -

Definición

El lumbago se refiere a un dolor que se siente en la región lumbar. Uno también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho.

El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

Nombres alternativos

Dolor de espalda; Lumbago; Dolor lumbar; Lumbalgia; Dolor de espalda agudo; Dolor de espalda nuevo; Dolor de espalda breve; Distensión muscular en la espalda (nueva)

Causas

La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de su espalda, el área afectada más común es la región lumbar, lo cual se debe a que esta zona sostiene la mayor parte del peso del cuerpo.

El lumbago es la razón número dos por la cual los estadounidenses acuden al médico, superada únicamente por los resfriados y las gripes. Muchas lesiones relacionadas con la espalda suceden en el trabajo. Hay muchas cosas que uno puede hacer para reducir las probabilidades de sufrir dolor de espalda.

Por lo regular, sentirá primero el dolor de espalda justo después de alzar un objeto pesado, moverse repentinamente, sentarse en una posición durante mucho tiempo o tener una lesión o accidente. 

El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda. El dolor puede ser causado por espasmos musculares o distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

Las causas del lumbago súbito abarcan:

  • Fracturas por compresión de la columna a causa de osteoporosis.
  • Cáncer que compromete la médula espinal.
  • Fractura de la médula espinal.
  • Espasmo muscular (músculos muy tensos que permanecen contraídos).
  • Hernia de disco o disco roto.
  • Ciática.
  • Estenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo).
  • Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis), las cuales pueden ser hereditarias y verse en niños o adolescentes.
  • Distensión o desgarros de músculos o ligamentos que sostienen la espalda.

El dolor de espalda también puede deberse a:

Síntomas

Uno puede sentir una variedad de síntomas si se ha lastimado la espalda. Puede experimentar hormigueo o sensación de ardor, sensación de dolor sordo o dolor agudo. Según la causa y la gravedad, también puede tener debilidad en las piernas o los pies.

El lumbago puede variar ampliamente. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que uno es incapaz de moverse.

Según la causa del dolor de espalda, también puede presentar dolor en la pierna, cadera o parte inferior del pie. Ver también el artículo: ciática

Pruebas y exámenes

Cuando vaya al médico por primera vez, éste le hará preguntas acerca del dolor de espalda, incluso con qué frecuencia ocurre y cuán intenso es.

El médico tratará de determinar la causa del dolor de espalda y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples, como hielo, analgésicos suaves, fisioterapia y ejercicios apropiados. La mayoría de las veces, el dolor de espalda mejorará usando estos métodos.

Durante el examen físico, el médico tratará de ubicar con precisión la localización del dolor y entender cómo afecta su movimiento. Ver también: dolor de espalda cuando consulte con el médico.

La mayoría de las personas con dolor de espalda mejoran o se recuperan al cabo de 4 a 6 semanas. Por lo tanto, el médico probablemente no solicitará ningún examen durante la primera visita, a menos que tenga ciertos síntomas.

Los exámenes que se podrían ordenar abarcan:

Tratamiento

Para mejorar rápidamente, tome las medidas apropiadas apenas sienta dolor.

Aquí están algunos consejos sobre cómo manejar el dolor:

  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto lo ayuda a aliviar los síntomas y reducir cualquier inflamación en el área del dolor.
  • Aplique calor o hielo al área del dolor. Un buen método es usar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.
  • Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).

Mientras esté durmiendo, trate de acostarse en una posición fetal acurrucado con una almohada entre las piernas. Si por lo regular duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

Una falsa creencia común acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar la actividad durante mucho tiempo. De hecho, el reposo en cama no se recomienda. Si no tiene ninguna señal de una causa seria del dolor de espalda (como la pérdida del control de esfínteres, debilidad, pérdida de peso o fiebre), entonces debe permanecer lo más activo posible.

Tal vez necesite reducir la actividad únicamente durante los primeros dos días. Luego, debe empezar lentamente sus actividades habituales después de esto. No realice actividades que involucren levantamiento de objetos pesados o torsiones de la espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor empiece. Después de 2 a 3 semanas, debe reanudar el ejercicio gradualmente. Ver también: cuidado de la espalda en la casa

  • Empiece con entrenamiento aeróbico ligero. Caminar, montar en bicicleta estática y nadar son magníficos ejemplos. Dichas actividades aeróbicas pueden ayudar a que la sangre fluya hasta la espalda y a estimular la curación. También fortalecen los músculos del estómago y la espalda.
  • Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son importantes; sin embargo, empezarlos demasiado pronto después una lesión puede hacer que el dolor empeore. Un fisioterapeuta lo puede ayudar a determinar cuándo empezar dichos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.
  • Muchas personas se benefician de la fisioterapia. El médico determinará si uno necesita ver a un fisioterapeuta y puede remitirlo a uno en su área. El fisioterapeuta empezará usando métodos para reducir el dolor y luego le enseñará maneras de evitar que el dolor de espalda se presente de nuevo. 

Si el dolor dura más de un mes, el médico puede enviarlo a que consulte, ya sea a un ortopedista (especialista en huesos), o a un neurólogo (especialista en nervios).

Si su dolor no ha mejorado después del uso de medicamentos, fisioterapia y otros tratamientos, el médico puede recomendar una inyección epidural.

Usted también puede ver a: 

  • Un terapeuta y masajista
  • Alguien que realice acupuntura 
  • Alguien que lleve a cabo manipulación de la columna (quiropráctico, médico osteópata o fisioterapeuta). 

Algunas veces, unas cuantas visitas a estos especialistas ayudarán con su dolor de espalda.

Ver también:  

Pronóstico

Muchas personas se sentirán bien al cabo de una semana. Después de otras 4 a 6 semanas, el dolor de espalda debe haber desaparecido por completo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico inmediatamente si usted tiene:

  • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte.
  • Ardor con la micción o sangre en la orina.
  • Antecedentes de cáncer.
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia).
  • Dolor que baja por las piernas más allá de la rodilla.
  • Dolor que empeora cuando usted se acuesta o que lo despierta por la noche.
  • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o la columna vertebral.
  • Dolor intenso que no le permite estar cómodo.
  • Fiebre inexplicable con dolor de espalda.
  • Debilidad o entumecimiento en las nalgas, los muslos, las piernas o la pelvis.

Igualmente llame si:

  • Ha estado bajando involuntariamente de peso.
  • Consume esteroides o drogas intravenosas.
  • Ha tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peor.
  • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas.

Prevención

cuidado de la espalda en la casa

Ver:

Referencias

US Preventative Services Task Force. Primary Care Interventions to Prevent Low Back Pain: Brief Evidence Update. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality; February 2004.

Chou R, Qaseem A, Snow V, Casey D, Cross JT Jr, Shekelle P, et al. Diagnosis and treatment of low back pain: a joint clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Pain Society. Ann Intern Med. 2007;147:478-491.

Chou R, Fu R, Carrino JA, Deyo RA. Imaging strategies for low-back pain: systematic review and meta-analysis. Lancet. 2009;373:463-472.

Chou R, Atlas SJ, Stanos SP, Rosenquist RW. Nonsurgical interventional therapies for low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society clinical practice guideline. Spine. 2009;34(10):1078-1093.

Chou R, Loeser JD, Owens DK, Rosenquist RW, et al; American Pain Society Low Back Pain Guideline Panel. Interventional therapies, surgery, and interdisciplinary rehabilitation for low back pain: an evidence-based clinical practice guideline from the American Pain Society. Spine. 2009;34:10660-1077.

Jani P, Battaglia M, Naesch E, Hammerle G, Eser P, et al. A randomised controlled trial of spinal manipulative therapy in acute low back pain. Ann Rheum Dis. 2009;68:1420-1427.

Dahm KT, Brurberg KG, Jamtvedt G, Hagen KB. Advice to rest in bed versus advice to stay active for acute low-back pain and sciatica. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010, Issue 6. Art. No.: CD007612. DOI: 10.1002/14651858.CD007612.pub2.

Walker BF, French SD, Grant W, Green S. Combined chiropractic interventions for low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010;4:CD005427. DOI: 10.1002/14651858.CD005427.pub2.

Schaafsma F, Schonstein E, Whelan KM, Ulvestad E, Kenny DT, Verbeek JH. Physical conditioning programs for improving work outcomes in workers with back pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010;1:CD001822. DOI: 10.1002/14651858.CD001822.pub2.