SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Qué tan seguro es su hospital?

Por Consumer Reports -
¿Qué tan seguro es su hospital?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Los hospitales deberían ser lugares a donde uno va para sentirse mejor pero, con demasiada frecuencia, sucede lo contrario.
Las infecciones, los errores quirúrgicos y otros tipos de daño médico contribuyen a la muerte de 180,000 pacientes hospitalarios al año, según proyecciones basadas en un informe de 2010 del Departamento de Salud y Servicios Humanos (Department of Health and Human Services).

Otros 1.4 millones se ven gravemente perjudicados debido a su atención hospitalaria. Y estas cifras se aplican solo a los pacientes de Medicare. Qué sucede con otras personas resulta menos claro debido a que la mayoría de los errores en los hospitales no se informan, y los hospitales solo informan algunos de los aspectos que pueden presentar problemas.

“Hay una epidemia de daño a causa de la atención médica”, indica Rosemary Gibson, autora y defensora de la seguridad de los pacientes. Más de 2.25 millones de estadounidenses probablemente morirán en esta década debido a daño médico, afirma. “Esto es similar a exterminar toda la población de North Dakota, Rhode Island y Vermont. Es una catástrofe provocada por humanos”.

Algunos hospitales han respondido a la crisis con iniciativas de seguridad, como la prescripción electrónica para prevenir errores con los medicamentos y las listas de verificación para prevenir infecciones, que han sido exitosas en cierta medida. Las tasas de infecciones del torrente sanguíneo asociadas con una vía central, por ejemplo, han disminuido en un 32% desde 2008, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention), que funcionan a nivel nacional.

Pero queda mucho por hacer. “Los hospitales no han dedicado a la seguridad la atención que se merece”, señala Peter Pronovost, M.D., Vicepresidente Sénior de Seguridad y Calidad de los pacientes en Johns Hopkins Medicine, Baltimore. Ni tampoco lo ha hecho el gobierno, declara. “El daño médico es, probablemente, una de las 3 principales causas de muerte en EE.UU., pero el gobierno no lleva un registro adecuado de esta problemática como lo hace con las muertes a causa de accidentes automovilísticos, accidentes aéreos y cáncer. Es vergonzoso”.

Dicha falta de información no solo hace que sea difícil definir el alcance del problema, sino que también supone un desafío para los pacientes al momento de informarse acerca de la seguridad hospitalaria en sus comunidades.

A fin de abordar este problema, por primera vez, Consumer Reports ha calificado los hospitales en términos de seguridad utilizando los datos más actuales que se encontraban a nuestra disposición al momento de nuestro análisis. Incluye información del gobierno y de fuentes independientes sobre 1,159 hospitales en 44 estados. Para este artículo, también entrevistamos a pacientes, médicos, administradores hospitalarios y especialistas en seguridad; revisamos bibliografía médica; y examinamos informes de inspecciones e investigaciones hospitalarias.

Sin embargo, nuestras calificaciones incluyen solo el 18% de los hospitales en EE.UU. debido a que los datos sobre el daño a los pacientes aún no se informan en forma completa ni sistemática a nivel nacional. “Los hospitales que ofrecen información sobre la seguridad, independientemente de su puntaje, merecen un reconocimiento, debido a que el primer paso en la seguridad es la responsabilidad”, señala John Santa, M.D., Director del Centro de Calificaciones de Salud de Consumer Reports. “Pero el hecho de que los consumidores no puedan obtener un panorama completo de la mayoría de los hospitales en EE.UU. pone de relieve la necesidad de que existan más informes públicos”.

A pesar de esta limitación, nuestras calificaciones de seguridad proporcionan una forma única de comparar los hospitales en nuestra comunidad. Y proporcionan perspectivas significativas en relación con el estado de la seguridad hospitalaria a nivel nacional y en relación con lo que usted debe hacer para protegerse, o proteger a un ser querido, cuando ingresa en un hospital.

Nuestros hallazgos

En nuestras calificaciones de seguridad, nos enfocamos en seis categorías: infecciones, reingresos, comunicación, tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés), complicaciones y mortalidad. (Obtenga más información en Cómo calificamos los hospitales ).

Algunos especialistas cuestionan estas medidas. Las tasas de reingreso, por ejemplo, pueden ser más altas en los hospitales que proporcionan atención a los pacientes que tienen poco apoyo de la comunidad o en el hogar, afirma David M. Shahian, M.D., Profesor de Cirugía de la Facultad de Medicina de Harvard y Director Médico Asociado en el Centro para la Seguridad y la Calidad de Massachusetts General Hospital, Boston. Sin embargo, nuestras calificaciones “se basan en los mejores datos que tenemos acerca de lo que les sucede a los pacientes en los hospitales”, indica Santa.

A continuación, se presentan algunos de los hallazgos más importantes de nuestro análisis:

· En todos los hospitales se producen problemas, pero en algunos ocurren con mayor frecuencia. El hospital con el menor puntaje, Sacred Heart Hospital, en Chicago, obtuvo solo 16 puntos en nuestra escala de seguridad de 100 puntos e informó una tasa de infecciones del torrente sanguíneo que representaba más del doble del estándar nacional. El hospital se rehusó a hacer declaraciones.

· Incluso los hospitales con los mayores puntajes pueden mejorar. Billings Clinic, en Montana, se encontraba en primer lugar en nuestra lista, pero obtuvo un puntaje de seguridad de solo 72 puntos. “Es un trabajo difícil”, señaló Mark Rumans, M.D., Médico en jefe del hospital. “Estamos lejos de la perfección”.

· Algunos hospitales muy conocidos tienen puntajes de seguridad que dejan bastante que desear. Estos incluyen Massachusetts General Hospital, Boston, con un puntaje de seguridad de 45; Ronald Reagan University of California, Los Angeles (UCLA) Medical Center, 43; Cleveland Clinic, 39; New York-Presbyterian, New York, 32; y Mount Sinai Medical Center, New York, 30.

· Nuestras calificaciones representan una medida importante, pero no son la única fuente que usted debería consultar. Estas, por ejemplo, no evalúan cuán exitosos son los hospitales en el tratamiento de las afecciones médicas. Por lo tanto, antes de planificar una estadía en el hospital, consulte diversas fuentes, como Hospital Compare, a cargo del gobierno federal, y Leapfrog Group, una organización independiente que lleva un registro de la seguridad y la calidad hospitalarias. Algunos de los datos que utilizamos provienen de estas fuentes.

Infecciones mortales

A pesar de que su dolor de espalda empeoraba, a Patrick Roth de Dartmouth, Mass., le encantaba andar en bicicleta. Pero esto era antes de que se sometiera a una cirugía de espalda en 2007, a los 65 años. Se produjeron diversas complicaciones después del procedimiento, incluida una infección por una bacteria potencialmente mortal. Roth señala que no comprendió que tenía una infección hasta que fue trasladado a un nuevo hospital. Actualmente, maneja una silla de ruedas tipo scooter en lugar de una bicicleta y está aprendiendo a vivir con los efectos secundarios de los antibióticos, afirma.

Alrededor de uno de cada 20 pacientes hospitalizados desarrollarán una infección. Pueden ser devastadoras, incluso mortales, y muchas pueden prevenirse. Los instrumentos sucios, los catéteres o las agujas esterilizados en forma inadecuada y las manos contaminadas de los médicos, del personal de enfermería o de otros trabajadores de la atención médica son causas comunes.

Calificamos los hospitales en relación con las infecciones que se desarrollan después de las cirugías, aquellas causadas por catéteres centrales en unidades de atención intensiva o ambas. Los catéteres son una vía IV (intravenosa) que suministra medicamentos y nutrientes, pero que también puede introducir infecciones graves en el torrente sanguíneo. Algunos estados del país requieren que los hospitales informen datos acerca de uno o de ambos tipos de infección. Y algunos hospitales ofrecen en forma voluntaria datos sobre las vías centrales a Leapfrog.

Se producen alrededor de 290,000 infecciones en el sitio quirúrgico todos los años en los hospitales de EE.UU., y la de Roth es un ejemplo del sufrimiento que pueden causar. Algunos días después de su cirugía, Roth sentía tanto dolor que tuvo que regresar al hospital. Estuvo allí durante 12 días, la mayoría de los cuales no puede recordar debido al medicamento para el dolor que le administraron. (Inicialmente, Roth recibió tratamiento en Carney Hospital en Boston. No contamos con datos del período en el que estuvo hospitalizado. Sin embargo, el hospital recibió un 61 en nuestro puntaje de seguridad reciente y mejores calificaciones por evitar infecciones).

La mujer de Roth, Barbara, comenta que él tenía alucinaciones y “gritaba de 2 a 3 horas seguidas”. Una CT realizada varios meses después mostró que se había roto un tornillo utilizado en su cirugía, pero Roth afirma que sus médicos no quieren someterlo al riesgo de otra operación. Ya no puede caminar sin ayuda. “El dolor se vuelve demasiado intenso”, afirma. Además, hasta la fecha, los Roth no han recibido “ni siquiera un reconocimiento o una disculpa por lo que él debió atravesar”, comenta Barbara Roth. El hospital afirmó que no podía hacer comentarios sobre un paciente específico.

Solo 544 de los hospitales en nuestras calificaciones cuentan con datos sobre infecciones en el sitio quirúrgico, provenientes de 14 estados que requieren informes públicos al respecto. De estos hospitales, 82 informaron que no había ninguna infección de ese tipo.

Las infecciones vinculadas con catéteres centrales pueden ser aún más preocupantes. Las investigaciones sugieren que provocan la muerte de hasta 16,250 pacientes al año. Además, son casi completamente evitables. Sin embargo, 202 hospitales informaron infecciones en índices mayores que el estándar utilizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), y solo 148 informaron que no había habido ninguna infección.

“Las infecciones vinculadas con la vía central representan una clara advertencia para la seguridad del paciente”, comenta Pronovost, de Johns Hopkins Medicine. En un estudio, el 60% de los hospitales que utilizaron una lista de verificación para la prevención de infecciones desarrolladas por él eliminó todas las infecciones vinculadas con la vía central en sus unidades de atención intensiva durante, al menos, un año. Además, las investigaciones de seguimiento indican que aquellos hospitales observaron una disminución del 10% en sus índices de mortalidad generales.

“Cualquier hospital debería ser capaz de lograr que la cantidad de infecciones del torrente sanguíneo llegara a cero o cerca de cero”, señala Pronovost. Además, un hospital que tiene un buen desempeño en la prevención de aquellas infecciones “las cosas andan bien”. Por otro lado, comenta, hay que preocuparse por los hospitales que no tienen buenos resultados en esa medida.

Johns Hopkins Hospital tenía menos de la mitad del índice de infecciones que el estándar nacional. Sin embargo, no pudimos calificarlo en términos de seguridad porque los hospitales de Maryland no participan en el sistema de pago estándar de Medicare, que también se utiliza a fin de recopilar datos para algunas de las medidas en nuestras calificaciones.

Qué puede hacer usted

Pregunte si el hospital utiliza una lista de verificación de mejores prácticas para introducir y mantener vías centrales, y cómo pueden usted o alguien que cuida de usted ayudar a monitorear esas vías. Además:

• Asegúrese de que todo el personal y los visitantes se laven las manos antes de tocarlo.

• Pregunte todos los días si se pueden quitar los catéteres u otros tubos.

• Antes de la cirugía, pregunte si es susceptible de contraer infecciones debido a una enfermedad crónica, como la diabetes. Fumar aumenta el riesgo de contraer infecciones; por lo tanto, tome medidas para dejar el hábito.

• Pregunte si es necesario rasurar el sitio quirúrgico. Los cortes pueden favorecer el ingreso de bacterias.

• Los medicamentos para la acidez gástrica, denominados inhibidores de la bomba de protones, aumentan el riesgo de infecciones intestinales y neumonía. Si está tomando uno, pregunte si debe dejar de hacerlo.

• Asegúrese de comprender las instrucciones para cuidar su herida. Si observa enrojecimiento y siente dolor en el sitio quirúrgico, o desarrolla fiebre, llame a su médico.

Reingresos

Tener que regresar al hospital poco después de volver a su hogar puede ser un signo de que algo falló durante la estadía inicial, como el empeoramiento de una infección después de que usted vuelve a su hogar. Además, cuanto mayor sea la frecuencia con la que usted ingresa en un hospital, mayor será la probabilidad de que algo falle. Las investigaciones sugieren que hasta las tres cuartas partes de los reingresos pueden evitarse.

Nuestras calificaciones de reingresos se basan en datos provenientes de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (Centers for Medicare and Medicaid Services), que llevan un registro de los pacientes hospitalizados por ataques cardíacos, insuficiencia cardía

ca y neumonía que reingresan al hospital dentro de los 30 días de recibir el alta.

Ningún hospital obtuvo nuestro puntaje más alto para reingresos; 166 hospitales recibieron nuestro puntaje más bajo.

Qué puede hacer usted

Por lo general, cuanto más rápido vuelva a su hogar, mejor. Sin embargo, no debe ser dado de alta si se siente desorientado, mareado o inestable; tiene un dolor que no es controlado por medicamentos orales; no puede ir al baño por sus propios medios; tiene problemas para orinar o defecar; o no puede retener los alimentos ni las bebidas. Además, siga estos pasos:

• Consulte con un planificador de altas con mucha anticipación a su salida, a fin de coordinar los servicios o suministros que necesitará en su hogar.

• Obtenga un resumen por escrito de lo que debe hacer cuando vuelva a su hogar, que incluye los medicamentos que necesita, cómo cuidar las heridas, cuánta actividad puede realizar y cuándo puede ducharse, conducir, regresar al trabajo y comer normalmente.

• Obtenga los resultados de las pruebas realizadas mientras permaneció en el hospital y pregunte qué pruebas necesitará después de abandonarlo y cuándo las necesitará.

• Visite a su médico de atención primaria dentro de los 10 días de volver a su hogar.

Instrucciones poco claras

Resulta difícil encontrar hospitales que sean claros en sus comunicaciones: casi 500 hospitales se ganaron nuestro puntaje más bajo es comunicación sobre nuevos medicamentos y planes de altas, y ninguno se ganó nuestro mejor puntaje.

Eso es un problema porque los errores en relación con los medicamentos en los hospitales son comunes y a veces graves, y un planeamiento deficiente del alta puede producir reingresos.

Los puntajes se basan en las preguntas respondidas por millones de pacientes dados de alta en una encuesta obligatoria a nivel federal.

Qué puede hacer usted

Tome notas durante el planeamiento de su alta si puede y lleve a un amigo o familiar para que sirva como un par de oídos adicional. A fin de evitar cualquier confusión acerca de sus medicamentos, siga los siguientes pasos:

• Mantenga una lista de todos sus medicamentos de venta libre y de venta con receta, incluidos los suplementos dietarios y las vitaminas.

• Si no comprende por qué está tomando determinados medicamentos o cómo tomarlos, pregunte de nuevo hasta que lo comprenda.

• Aprenda acerca de los posibles efectos secundarios y qué debe hacer si presenta alguno.

Sobrecarga de radiación

Las CT pueden proporcionar información de diagnóstico esencial. Pero también implican riesgos. La radiación de las CT, que es equivalente a la de entre 100 y 500 radiografías de tórax, podría contribuir a que se produzcan, aproximadamente, 29,000 casos de cáncer futuros al año, sugiere un estudio de 2009.

Nuestras calificaciones informan el porcentaje de CT de tórax y de abdomen que se indica dos veces para el mismo paciente, una con contraste y otra sin este. Probablemente, menos del 1% de los pacientes que se someten a CT de tórax deben realizarse pruebas de diagnóstico doble, indica James Brink, M.D., Presidente del Departamento de Radiología Diagnóstica de la Facultad de Medicina de Yale University. Las pruebas de diagnóstico dobles del abdomen se necesitan con mayor frecuencia, a menudo para definir anomalías en el hígado, los riñones y el páncreas, comenta.

Pero solo el 28% de los hospitales de nuestras calificaciones tenía tasas de pruebas de diagnóstico dobles del 5% o menores en ambas categorías, que es el límite que usamos para otorgar una mejor calificación. Brink sostiene que los médicos que remiten pacientes a menudo asumen que las pruebas de diagnóstico dobles proporcionan más información útil que las pruebas de diagnóstico simples. "Los radiólogos deben cuestionar esas indicaciones", afirma.

Qué puede hacer usted

Si tiene programado realizarse dos CT de tórax o de abdomen, consulte si ambas pruebas son necesarias. También pregunte si en realidad es necesaria una CT y si en su lugar podría utilizarse una prueba de diagnóstico por imágenes que no emita radiación, como una resonancia magnética por imágenes (MRI, por sus siglas en inglés) o un ultrasonido.

¿Por qué algunos hospitales tienen éxito?

Los hospitales con los mejores puntajes han encontrado maneras diferentes de mejorar la seguridad. Billings Hospital, en Montana, tuvo nuestros mejores puntajes de seguridad, en parte porque informó tasas muy bajas de CT dobles y de infecciones del torrente sanguíneo. Mark Rumans, M.D., el Médico Jefe del hospital, dice que los médicos que se desempeñan en el hospital forman parte de un sistema integrado, que fomenta el trabajo en equipo.

Lancaster General, en Pennsylvania, que tuvo el mejor puntaje de reingresos entre los hospitales incluidos en nuestras calificaciones, informa que las tasas de reingresos por insuficiencia cardíaca han permanecido bajas durante siete años. El hospital informa que sus tasas de reingresos generales también han sido bajas debido a una sólida red de médicos de atención primaria y a un enfoque en equipo con respecto a la atención.

Baylor University Medical Center, en Dallas, uno de nuestros hospitales escuela con mayor puntaje, indica que observó una reducción del 23% en las septicemias, una infección particularmente grave, y una disminución del 34% en las muertes prevenibles desde 2006. “Establecemos objetivos para los directores médicos y hacemos que formen parte de sus evaluaciones de desempeño”, dice John McWhorter, el Presidente del hospital.

Cuando surgen problemas

Cuando los hospitales obtienen puntajes bajos, es posible que estén en juego otros problemas, como los que encontramos cuando revisamos informes de inspección e investigación llevados a cabo por departamentos de salud estatales y federales en tres hospitales con bajos puntajes y obtenidos a través de solicitudes en virtud de la Ley de Libertad de Información (Freedom of Information Act).

Sacred Heart Hospital, en Chicago, nuestro hospital con la calificación más baja, fue citado por un incidente ocurrido el 25 de febrero, en el que un médico de la sala de emergencias se rehusó a proporcionar atención a una mujer inconsciente en su automóvil en el estacionamiento del hospital. La mujer fue trasladada a otro hospital, en donde se declaró su muerte, según los documentos. Los informes de inspección mencionaron herramientas quirúrgicas oxidadas, un agujero en una pared del quirófano, personal de enfermería que no siguió las precauciones para evitar caídas y escaras de decúbito y un refrigerador del laboratorio tan sucio que “presentaba la posibilidad de contaminación de las muestras y de infección del personal”.

Los documentos que tenemos para Our Lady of the Resurrection, otro hospital de Chicago con puntajes bajos, citaron fallas como el uso indebido de restricciones físicas en los pacientes, incapacidad para asegurar que el personal de enfermería pudiera escuchar las alarmas de los pacientes e incapacidad para proporcionar asesoramiento sobre el alta en forma oportuna.

Los inspectores de Kimball Medical Center, en Lakewood, N.J., que también recibió puntajes bajos, observaron una limpieza deficiente, un uso indebido de restricciones físicas e incapacidad para informar eventos adversos en forma adecuada.

Cuando observamos dos de los mejores hospitales, encontramos una menor cantidad de citas. Encontramos solo un problema, un error en relación con un medicamento, en Alton Memorial Hospital, el hospital con mejor calificación de Illinois desde 2009. Asimismo, Lancaster General fue citado solo dos veces desde 2009, según los registros, por no capacitar al personal de la sala de emergencias con respecto a cómo cumplir con una ley federal y por trasladar pacientes sin su consentimiento pleno.

Los hospitales responden

De los tres hospitales con puntajes bajos mencionados anteriormente, solo Our Lady of the Resurrection respondió una solicitud de comentarios. Comentó que el hospital intenta solucionar los problemas que se le plantearon. Además, el hospital afirma que “tuvo solo una infección del torrente sanguíneo asociada con una vía central durante todo el año pasado” y que “no tuvo ninguna afección intrahospitalaria durante más de siete meses”.

Harlem Hospital Center, en New York, otro hospital con puntajes bajos, reconoció que debe mejorar algunas áreas. Declaró que “se compromete a ofrecer atención médica de alta calidad a todos los neoyorquinos, independientemente de su capacidad de pago”.

Kings County Hospital Center, en Brooklyn, N.Y., declaró que sus pacientes hablan más de 100 idiomas. Ambos afirmaron que, recientemente, han observado disminuciones en los índices de infecciones y CT dobles.

Si esas mejoras se mantienen y se informan de manera pública, las incluiremos en futuras calificaciones actualizadas.

Ocho cosas que nunca deben suceder en un hospital

No existe nunca una excusa para operar a un paciente o una parte del cuerpo equivocados. Sin embargo, nuestros especialistas médicos afirman que hay muchos eventos menos drásticos que tampoco deben producirse en los hospitales o que, al menos, deben producirse en muy pocas ocasiones. Estos incluyen las complicaciones que se enumeran a continuación, que forman parte de nuestras calificaciones.

1. Escaras de decúbito. Estas heridas dolorosas, generalmente en los tobillos, la espalda, los glúteos u otras áreas huesudas, pueden desarrollarse si un paciente permanece en la misma posición durante un período demasiado prolongado. El cambio de posición frecuente y el uso de almohadillas, almohadones y colchones especiales pueden prevenir estas heridas. Si observa signos tempranos, incluido el enrojecimiento de las partes de la piel, informe al personal de enfermería.

2. Colapso pulmonar. Si los médicos no son cuidadosos, pueden perforar los pulmones al introducir un catéter o una aguja en el pecho. Su médico debe utilizar un ultrasonido como guía, especialmente si usted tiene un alto riesgo debido a una enfermedad pulmonar crónica.

3. Infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con el catéter venoso central. Un médico o el personal de enfermería deben asegurarse de que estos tubos, utilizados para suministrar medicamentos y nutrientes, se mantengan limpios y se quiten tan pronto como dejen de ser necesarios.

4. Fracturas de cadera posoperatorias. A fin de prevenir una caída que puede quebrar la cadera, pida ayuda cuando se levante de la cama. Y no tome más medicamentos para el dolor de los que necesite ni camine si está aturdido.

5. Coágulos de sangre después de una cirugía. Algunas cirugías, como las cirugías de reemplazo de cadera o de rodilla, pueden provocar la formación de coágulos de sangre en las piernas. Estos coágulos pueden desprenderse y desplazarse hasta los pulmones, una complicación mortal denominada embolia pulmonar. Moverse y caminar poco después de la cirugía pueden ayudar a prevenir la formación de coágulos, al igual que el uso de anticoagulantes y medios especiales.

6. Septicemia postoperatoria. Se produce cuando una infección grave abruma de tal forma su cuerpo, que provoca insuficiencia en los riñones, el hígado, los pulmones y otros órganos. Asegúrese de que toda persona que lo toque se lave las manos y de que el hospital cumpla las pautas de prevención de infecciones. Los signos tempranos incluyen temperatura corporal alta o baja más frecuencia respiratoria y pulso rápidos. El tratamiento incluye medidas para detener la infección y controlar la presión arterial.

7. Apertura de una herida después de una cirugía. Una herida que se abre los días posteriores a una operación presenta un gran potencial de infección. Pregunte cómo debe cuidar su herida quirúrgica, cuánto tiempo tardará en cicatrizar y qué debe hacer si no cicatriza.

8. Punciones o cortes accidentales. Los cirujanos pueden perforar o cortar un órgano o vaso sanguíneo accidentalmente, lo que puede prolongar su estadía en el hospital. Encontrar un cirujano capacitado y experimentado puede reducir el riesgo.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?