SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cena liviano, duérmete enseguida

Por -
Cena liviano, duérmete enseguida

Según un estudio reciente, la cena incide directamente en el tiempo que una persona se demora en dormir. Las personas que consumen gran cantidad de grasas saturadas y azúcar, suelen dormir menos e incluso con interrupciones. 

Muchos factores pueden afectar la calidad del sueño, entre ellos la alimentación. Comer menos alimentos con fibra, más grasas saturadas y más azúcar se asocia a una menor calidad de sueño y con interrupciones. “La calidad de la dieta tiene gran influencia en la calidad del sueño” menciona Ph D. Marie-Pierre St-Onge del Centro Médico de Nueva York de la Universidad de Columbia. Incluso un solo día con exceso de ingesta de grasa y bajo en fibra puede afectar los parámetros de sueño.

Dormir es crítico para la salud, tanto en cantidad como en calidad, además de una alimentación equilibrada y actividad física adecuada. Dormir 6 horas o menos por noche es inadecuado y puede poner en riesgo la salud. Se recomienda 7 horas o más de sueño diario para adultos y más de 9 horas para adultos jóvenes, personas que deben recupera sueño y personas enfermas. Según lo recomendado por la Academia Americana de Medicina del Sueño.

Las personas que más se desvelan generalmente tienden a ser más sedentarias y a practicar menos ejercicio, pues argumentan no tienen tiempo. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan a los adultos por lo menos 150 minutos de actividad física aeróbica moderada a intensa a la semana y por lo menos 2 veces a la semana de ejercicios de fuerza muscular. 

Según un estudio recién publicado en Journal of Clinical Sleep Medicine (*), la calidad de la dieta afecta considerablemente el tiempo en que te tardas en dormir. Lo recomendable es cenar una dieta baja en grasa saturada y alta en proteína como la que se les ofreció a algunos participantes del estudio ya que promueve dormir más rápido (17 minutos). 

Los participantes que cenaron alimentos de su elección ricos en grasas saturadas y azúcares tardaron en promedio 29 minutos en quedarse dormidos y con una calidad de sueño menor. 

De acuerdo a los hallazgos de este estudio preliminar, podría recomendarse una dieta baja en grasas saturadas y azúcares, alta en fibra y proteínas para mejorar la calidad del sueño para muchas personas que padecen desórdenes de sueño, sin embargo se necesitan mayores estudios al respecto. Si tienes algún desorden relacionado con el sueño, consulta a tu médico, para un tratamiento oportuno y evita riesgos para tu salud. 

(*)St-Onge MP, Roberts A, Shechter A, Choudhury AR. Fiber and saturated fat are associated with sleep arousals and slow wave sleep. J Clin Sleep Med 2016;12(1):19–24.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad