SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

"The Biggest Loser" y el fracaso de las dietas de moda

Por -
"The Biggest Loser" y el fracaso de las dietas de moda
CRÉDITO: GETTY IMAGES

Un grupo de investigadores analizaron después de seis años a un grupo de participantes del desafío The Biggest Loser: la mayoría recuperó hasta 90 libras (41 kg) del peso perdido. Según los nutricionistas, para evitar el efecto rebote la clave no está ni en las dietas de moda ni en contar calorías sino en aprender a comer.

Basta con escribir en el buscador “dietas para adelgazar” para encontrar casi medio millón de resultados de dietas que prometen resultados milagrosos. Están las dietas de moda, los productos que auguran quemar grasas y los blogs que cuentan experiencias cercanas al tercer tipo con fotos de antes y después un poco sospechosas. 

Sin embargo, si uno consulta con un nutricionista es probable que no mencione ninguna de estas dietas y que, por el contrario, insista en que si la idea es bajar de peso para siempre, la clave está justamente en no hacer dieta sino en aprender a comer.

El fracaso más grande

Un estudio reciente, titulado “Adaptación metabólica persistente después de seis años de la competencia “The Biggest Loser”, se propuso medir los cambios a largo plazo en el índice de la tasa metabólica en reposo (RMR, su sigla en inglés) y la composición corporal de los participantes. 

Para ello, usó como método la composición corporal medida a través de un estudio de rayos x y un estudio del RMR por calor indirecto, al final de la semana 30 de la competencia y a los 6 años. 

Se analizaron a 14 participantes. Después de 6 años, habían ganado entre 31.3 kg y 41 kg del peso perdido, mientras que el RMR fue de entre 704 +- 427 kcal por día, entre otros parámetros analizados. 

Los investigadores concluyeron que la adaptación metabólica persiste a lo largo del tiempo y que es proporcional a los esfuerzos de perder peso. 

El mito de las dietas populares

La Academia de Nutrición y Dietética explica el éxito de las dietas populares con una simple frase que identifica el pensamiento de la mayoría de las personas: “Si una dieta o un producto suenan demasiado buenos para ser cierto, probablemente lo es”. 

Y así, miles y miles de personas con sobrepeso se embarcan en dietas que prometen resultados inmediatos, píldoras que queman grasas o alimentos que aseguran quitar el hambre. Pero aunque en el corto plazo pueda haber una pérdida de peso, luego de un período, tal como lo demuestra el estudio de The Big Loser, aparece el efecto rebote y el peso perdido vuelve a recuperarse.
“No hay alimentos ni píldoras que mágicamente quemen la grasas. Tampoco hay súper alimentos que alteren el código genético. Ni productos que milagrosamente hagan desaparecer la grasa mientras uno ve televisión o duerme”, señala en su página de Internet la Academia. 

No hacer dieta, la solución

Más que seguir una dieta determinada o llevar un diario con las comidas, la Universidad de Harvard sostiene que aunque las calorías cuentan, lo importante es elegir alimentos de calidad y en porciones apropiadas.
“No existe la dieta perfecta para todo el mundo, debido a que todos tenemos diferencias genéticas y diferente estilo de vida”, señala el artículo “The best diet: quality counts”, publicado por la Escuela de Salud Pública Harvard T.H. Chan. 

Un estudio analizó si comer ciertos alimentos predisponía más a aumentar de peso. Aunque “una caloría es una caloría”, los investigadores del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard demostraron que la calidad del alimento es un factor esencial para mantenerse en el peso saludable o volver a aumentar. 

Los expertos, que analizaron a más de 120,000 mujeres y hombres saludables, encontraron que los cambios de peso se debían fuertemente al consumo de chips de papas, papas, gaseosas azucaradas y carne roja procesada y no procesada. 

Dieta personalizada para evitar el efecto rebote

Si contar calorías no es la clave; si seguir una dieta de moda, tampoco lo es; tal vez sí lo sea cambiar de hábitos y aprender a comer mejor. Una dieta personalizada, como la que ofrece MiDieta, que incluya las recetas de las comidas que nos gustan pero en su versión bajas calorías, puede ser una alternativa para alimentarse más saludablemente y a la vez perder peso. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?