SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La moda de las bandejas humanas o “sushi al desnudo”

Por -
La moda de las bandejas humanas o “sushi al desnudo”
CRÉDITO: THE GROSBY GROUP

Es una práctica japonesa que realizaban las antiguas geishas, pero también llegó como una moda exótica a Occidente. Si bien hay entidades denuncian que es una degradación de la mujer, muchas jóvenes acceden a ser “bandejas humanas” porque es una actividad muy bien remunerada.

En la última temporada de "Sex and the City", Samantha Jones quiere reavivar el fuego de su agonizante relación de pareja. Para celebrar un aniversario, decide hacer de bandeja humana para Smith, su rubio y joven novio convertido en estrella de cine. Lo espera acostada sobre la mesa con su cuerpo cubierto por varias piezas de sushi, pero Smith tiene un percance laboral y llega tarde a casa. Allí encuentra a Samantha cansada y resbalosa, retirando una a una las piezas de sushi, tan mustias y echadas a perder como su propio noviazgo. 

Pero no siempre las bandejas humanas tienen un final tan triste: esta moda se convirtió en un eficaz recurso de los restaurantes para ganar clientes. Recientemente se abrió un nuevo establecimiento en la provincia china de Shenyang, donde se invitó a los clientes a comer cangrejos de río estratégicamente distribuidos en el cuerpo de jóvenes ataviadas con un pequeño bikini (ver imagen abajo de The Grosby Group). A mediados de año ya habían hecho una “prueba piloto” , precisamente sobre el capó de un auto, donde se invitó a los comensales a probar sushi servido sobre el cuerpo de una joven semi desnuda. 

Esta práctica de origen japonés se conoce como nyotaimori, vocablo que significa literalmente "servir alimentos en un cuerpo femenino". Se hacía en la época imperial sobre el cuerpo de las geishas, que se sometían a un entrenamiento riguroso para no gesticular ni moverse durante toda la comida. También debían poder demostrar que el contacto con el pescado frío no les arrancaba ni una mueca. 

El contacto con el cuerpo hace que la comida tome su misma temperatura, que según se cree, es la ideal para realzar la textura y el sabor del pescado. La combinación de una mujer semi desnuda con el sushi hacen de esta práctica una moda con muchos adeptos. Hoy hay restaurantes de nyotaimori en las ciudades más importantes del mundo como Londres, Los Ángeles, París y Nueva York.

La recompensa por ser bandeja humana es alta, ya que una de estas jóvenes puede llegar a cobrar entre $500 y $1,100 dólares en un restaurante de Toronto o Nueva York. Los precios son mucho más elevados en Londres y París, y hay ciudades donde se puede pedir el servicio a domicilio, donde curiosamente, la bandeja… llega caminando con la comida en un bolso refrigerado. Y en 90 minutos ya tiene todo listo para que los clientes puedan disfrutar del menú sobre su cuerpo.

Alguno puede llegar a pensar en que esta práctica tiene algo de insalubre. La FDA recuerda que cuando se manipula carne cruda para el consumo humano, se debe evitar la contaminación cruzada, que es la diseminación de bacterias por el contacto entre los alimentos y las manos, utensilios o superficies de preparación que no estén perfectamente aseadas. Quienes ofrecen este tipo de servicio aclaran que la comida queda “lejos de las zonas de peligro”, para poder cumplir con las normas de salubridad. Luego, solo basta que la "bandeja" haya tomado previamente una buena ducha...

En las redes sociales hubo muchas quejas aduciendo que esta práctica degrada a la mujer y la convierte en un mero objeto decorativo y sexual. También afirman que se trata de una discriminación al género, aunque este último argumento perdió importancia con la aparición del nantaimori. 

Se trata de una práctica similar, pero esta vez la comida se sirve sobre el cuerpo de un hombre, para que las mujeres también puedan cumplir su fantasía. En ambos casos, los comensales reciben una consigna que hay que respetar a rajatabla antes de empezar a comer: está terminantemente prohibido tocar, rozar o hablar con la “bandeja”.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?