SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

EE.UU. pierde batalla contra la obesidad

Por -
EE.UU. pierde batalla contra la obesidad
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

El país está quedando atrás con respecto a otros países similares en materia de expectativa de vida, obesidad y tratamiento de las enfermedades. A pesar de ser uno de los países que más dinero invierte, no logra resolver estas cuestiones vitales.

Los americanos son inferiores a la media en la mayoría de las medidas de salud -desde la obesidad a la mortalidad infantil- en comparación con otros países ricos y están quedando atrás en esperanza de vida también, de acuerdo a la encuesta anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

Las conclusiones finales de la OECD no son positivas: revelan que los americanos siguen padeciendo el sobrepeso, mueren más jóvenes y no obtienen buenos tratamientos para muchas enfermedades, con excepción de los accidentes cerebrovasculares (ACV) y el cáncer.

El estudio de la OCDE compara a 34 países miembros entre sí en una serie de ítems como la esperanza de vida, el gasto en medicamentos y la mortalidad infantil. Y se observa que la salud de los estadounidenses está empeorando aún cuando invierte cifras millonarias en ese sentido.

El informe, que ubica al país en el lugar 26 entre los 34 integrantes de la OCDE, revela que la esperanza de vida de EE.UU. para alguien que nació en 2011 es de 78,7 años, mientras que un suizo, un japonés o italiano recién nacido, puede esperar vivir hasta casi los 83 años.

Las razones detrás de las cifras

El informe señala varios justificativos: "la naturaleza altamente fragmentada del sistema de salud, con relativamente pocos recursos destinados a la salud pública y a la atención primaria, y una gran parte de la población no asegurada", dice textualmente.

"Todos los países de la OCDE tienen una cobertura médica universal (o casi universal) para un conjunto básico de servicios de salud, con excepción de México y Estados Unidos", cita el informe.

Según los investigadores, otras razones serían que los estadounidenses comen en exceso, toman más drogas legales e ilegales, son más propensos a morir en accidentes de tráfico o a ser asesinados.

Cómo está el país en…

Mortalidad infantil: la tasa en EE.UU. es de 6,1 muertes por cada 1,000 nacidos vivos, muy por debajo del promedio de la OCDE, que es de 4 muertes por cada 1,000.

Atención de urgencias en ACV: sólo el 4,3 % de los estadounidenses mueren dentro del primer mes después de un accidente cerebrovascular, en comparación con el 10 % de Gran Bretaña, un 6,7% en Alemania y cerca del 20% en México.

Cáncer: EE.UU., Canadá, Australia e Islandia tienen éxito contra el cáncer de mama en comparación con otros países: el 90% de los pacientes viven 5 años o más.

Enfermedades cardíacas: es la principal causa de muerte en la mayoría, incluyendo a los Estados Unidos, pero en este ítem está por debajo del promedio de otros países de la OCDE. Un buen punto para el país.

Obesidad: los estadounidenses tienen la tasa más alta de obesidad: 36,5% en 2011, frente al 32,4 % en México y 25,4% en Canadá, por ejemplo.

Diabetes: casi el 10 % de los ciudadanos la padecen, algo similar a Polonia y Chile, pero menos que en México (15%) y muy lejos del 4% que reportan Islandia y Suecia.

Gasto en salud: los estadounidenses gastan más en atención sanitaria que cualquier otro país de la OCDE -8,508 dólares per cápita en 2011- en comparación con los $ 5,669 que gastan en Noruega. Y del presupuesto familiar, el gasto médico se lleva el 3% de los ingresos de las personas, una cifra que en Gran Bretaña, por ejemplo, es de la mitad.

Médicos por habitante: EE.UU. tiene menos médicos por habitante que la mayoría de los países: sólo 2,5 médicos por cada 1,000 personas, en comparación con 6,1 por cada 1,000 en Grecia, y alrededor de 3 ó 4 por cada 1,000 en mayoría de los países europeos.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?