SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Aprende a vivir: enfermos de diabetes mejor informados

Por Holadoctor -
Aprende a vivir: enfermos de diabetes mejor informados

La novela Aprende a Vivir muestra como los hispanos con diabetes están peor comunicados y saben menos de temas de salud que los caucásicos no hispanos. Consiguientemente, la no observancia del tratamiento contra la diabetes es mayor en este grupo.

"Aprende a Vivir" es una iniciativa de la Agencia para la Investigación y Calidad de Salud (AHRQ) que cuenta, en tres episodios, la historia de los Jiménez, una familia de hispanos de Estados Unidos, cuyo cabeza de familia, Don Felipe, tiene diabetes tipo 2. Don Felipe lleva bastante tiempo sin seguir las instrucciones del doctor sobre medicinas, comidas, porciones y ejercicios. Consecuentemente, está comenzando a sufrir los desagradables problemas derivados de la diabetes. Su familia está preocupada por la situación y tratan de que vuelva a tomar sus medicinas. No será, sin embargo, sin la mediación del novio de su hija, Javier, doctor en un hospital local, cuando Don Felipe comience a percatarse de la gravedad de su situación.

La videonovela, emitida exclusivamente en la web, tiene como objetivo poner de manifiesto una triste realidad entre muchos hispanos con diabetes, que no es otra que la falta de observancia del tratamiento contra la diabetes. Muchos pacientes con diabetes fallan a la hora de tomar su medicación de manera estricta, entre otras razones, por sus limitados conocimientos de salud y por la escasa comunicación que reciben sobre los efectos secundarios de la medicación. Así, no cumplir con los regímenes médicos para tratar la diabetes provoca un ineficiente control de los niveles de azúcar en la sangre y riesgos graves para la salud, como fallo renal, que, podrían conducir a amputación de las extremidades inferiores y, en caso de complicaciones, a fallecimiento.

Los hispanos y la diabetes

Diversos estudios sobre la enfermedad muestran que los hispanos, comparados con los caucásicos no hispanos, tienen una mayor prevalencia de diabetes, menores conocimientos sobre salud, peor comunicación doctor-paciente y mayor número de barreras culturales o sociales que contribuyen a una autogestión más precaria de la enfermedad. Estas mismas investigaciones enfatizan que el problema es creciente dado el ritmo de crecimiento de la población hispana en los Estados Unidos.

Así, datos de la propia AHRQ recogen que, en 2009, uno de cada ocho americanos con diabetes era hispano o, lo que es lo mismo, en Estados unidos hubo 15 millones de personas diagnosticadas con diabetes, de los cuales 1.9 millones resultaron ser hispanos.

En términos pecuniarios, estas cifran significaron, en ese mismo año, 60 millones de visitas al doctor, 89 millones de prescripciones médicas y alrededor de 41 billones de dólares en costos de tratamientos. De ellos casi la mitad fueron pagados por el Gobierno Federal o los Estados.
El objetivo de la videonovela “Aprende a Vivir” es bien claro: proporcionar claros mensajes a los hispanos con diabetes y a sus familias, sobre la importancia de la medicación, los efectos laterales, las opciones de tratamiento con el doctor y el papel de los propios familiares en el tratamiento de la enfermedad.

Recursos y herramientas

La novela está siendo emitida no sólo a través de Youtube, también en centros médicos y hospitales. La AHRQ ha llegado a un acuerdo con más de 500 “socios” para difundir el mensaje en las salas de espera. Asimismo, al ser online doctores y hospitales pueden utilizar la videonovela Aprende A Vivir para comunicar más efectivamente sus mensajes sobre la diabetes a sus pacientes.

La emisión de la videonovela vía youtube se complementa con un espacio web creado y desarrollado en exclusiva por la AHRQ dentro de su programa online Healthcare 411. En él, además de los capítulos, todo aquel interesado tendrá acceso a una cantidad de recursos y herramientas para conocer más sobre la diabetes.

Más información

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?