SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ejercicio protege de la depresión por estrés

Por -
Ejercicio protege de la depresión por estrés
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Seguramente has escuchado que no hay mejor medicina para sacar el estrés y combatir la depresión que la actividad física y no sólo por que estimula la producción de endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, de acuerdo con un estudio del Instituto Karolinska en Suecia, el ejercicio físico induce cambios bioquímicos que brindan protección frente a la depresión generada por el estrés.

La investigación publicada en la revista Cell, refiere que el ejercicio físico induce cambios en el músculo esquelético que favorecen la limpieza de una sustancia que se acumula en la sangre durante los momentos de estrés y que es perjudicial para el cerebro.

El estudio parte de la base de que la proteína PGC-1α1 se incrementa en el músculo esquelético cuando se realiza actividad física, por lo que los científicos utilizaron ratones genéticamente modificados con niveles elevados de la proteína y otro grupo de ratones control. Ambos grupos de roedores fueron expuestos a un ambiente estresante, como ruidos fuertes, luces intermitentes y se altero su ritmo de sueño y vigilia.

Después de cinco semanas, los resultados mostraron que los ratones del grupo control mostraban un comportamiento depresivo, mientras que los ratones genéticamente modificados no presentaban dichos síntomas. Además, se observó que los ratones con altos niveles de la proteína en los músculos también tenían altos niveles de la enzima KAT que se encarga de convertir una sustancia formada durante el estrés (quinurenina) en ácido quinurénico.

“Creíamos que el músculo entrenado produciría una sustancia con efectos beneficiosos sobre el cerebro, pero en realidad vimos justo lo contrario”, explicó Jorge Ruas, director del trabajo en información difundida sobre la investigación por el instituto sueco. “Lo músculo bien entrenado producen una enzima que purga el cuerpo de sustancias nocivas, algo similar a la que hacen otros órganos, como el riñón o el hígado al eliminar toxinas”, añadió.

“Nuestro trabajo muestra que al entrenar los músculos a través de la actividad física para incrementar los niveles de PGC-1α1, se activa un mecanismo de ‘desintoxicación’ que protege de la depresión producida por estrés”, enfatizó Rúas.

“Es posible que de este trabajo salga una nueva vía farmacológica para el tratamiento de la depresión, donde los intentos se dirijan a influir en la función del músculo esquelético en lugar de al cerebro”, concluyó el investigador.

Depresión no es igual a tristeza

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés), La depresión es una enfermedad clínica severa que afecta al cerebro. Es más que sentirse "hundido" o "triste" por algunos días y una condición que sufren más de 20 millones de personas en los Estados Unidos.

Varios factores o una combinación de factores pueden conducir a la depresión. La depresión suele comenzar entre los 15 y los 30 años. Las mujeres sufren de depresión con más frecuencia que los hombres. Esto puede relacionarse con factores biológicos, hormonales, o del ciclo de vida que son únicos de las mujeres. Las mujeres que padecen depresión suelen tener síntomas de tristeza, inutilidad y culpa.

Los hombres que padecen de depresión tienden más a estar muy cansados, irritables, e incluso, a veces, enojados. Ellos pueden perder interés en sus trabajos o en las actividades que alguna vez disfrutaban, y pueden sufrir trastornos del sueño.

Los síntomas de depresión a tener en cuenta incluyen: un estado de ánimo irritable o bajo en energía la mayoría de las veces, pérdida de placer en actividades habituales y cotidianas, dificultad para dormir o exceso de sueño, aumento o disminución del apetito, cansancio y fatiga, sentimientos de inutilidad, dificultad para concentrarse, sentimientos de desesperanza y abandono, pensamientos suicidas.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?