SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Suplementos para el corazón ofrecen promesas falsas

Por Consumer Reports -
Suplementos para el corazón ofrecen promesas falsas

Aunque cada vez el mercado ofrece más suplementos para mejorar la salud y reducir los riesgos cardíacos, no hay evidencia científica de que sean ciertos los beneficios que prometen en sus envases ciertos productos. No obstante, hay algunos suplementos que han demostrado su eficacia en la prevención de problemas cardiovasculares.

Tomar muchas vitaminas, minerales u otros suplementos dietéticos podrían parecer una forma sencilla de aumentar la salud del corazón, pero, normalmente, no es así. En los últimos años, en muchas investigaciones extensas no se pudo determinar que los suplementos de ácido fólico y otras vitaminas B, así como las vitaminas C  y E, prevengan los ataques cardíacos o los accidentes cerebrovasculares. En un estudio, se encontró una correlación entre la vitamina E y un aumento del riesgo de un accidente cerebrovascular hemorrágico.

Un suplemento, el arroz de levadura roja, puede disminuir el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés - colesterol malo) en forma tan eficaz como determinadas estatinas en algunos casos. Pero eso se debe a que puede contener una sustancia presente en forma natural, básicamente idéntica al fármaco de venta con receta lovastatina (Altoprev, Mevacor y su genérico). Desafortunadamente, eso significa que también presenta los mismos riesgos, que pueden ser considerables, en especial si no se está siendo controlado por un médico.

Además, dado que los suplementos para el corazón no están regulados cuidadosamente por la  Administración de Medicamentos y Alimentos, con frecuencia, es difícil saber si lo que está en la etiqueta se encuentra realmente en el paquete. Efectivamente, un estudio publicado el 25 de octubre de 2010 en "Archives of Internal Medicine" encontró una variabilidad “sorprendente” en la cantidad de principios activos de 12 suplementos de arroz de levadura roja. En cuanto a las etiquetas, “todas decían 600 miligramos en el frasco”, afirmó Ram Gordon, M.D., cardiólogo de Chestnut Hill Hospital en Philadelphia y autor principal del reciente estudio. “La pregunta es: ¿600 mg de qué?”. Nuestros consultores médicos afirman que las personas deben evitar todos los suplementos de arroz de levadura roja.

La evidencia para algunos otros suplementos para el corazón, como la coenzima Q-10, el ajo y el té verde, con frecuencia, es imprecisa o débil. Y aun aquellos que tienen más probabilidades de ofrecer beneficios también pueden presentar ciertos riesgos, en especial, cuando se toman con determinados fármacos. Incluso el aceite de pescado, que tiene buena evidencia de respaldo, probablemente no deba tomarse junto con medicamentos para la presión arterial alta o con fármacos anticoagulantes.

Los suplementos tomados por motivos no cardíacos también pueden interactuar con determinados medicamentos para el corazón. La echinacea, por ejemplo, puede hacer que las estatinas sean más potentes, lo que posiblemente aumenta el riesgo de efectos secundarios, y la hierba de San Juan puede hacer que esos fármacos sean menos eficaces. “Muchos pacientes que toman fármacos para el corazón no se dan cuenta de que una cantidad de suplementos, sin importar para qué se toman, pueden interferir en el buen funcionamiento de los fármacos para el corazón”, afirma Gordon.

Consejos para el corazón

  • No tome suplementos para el corazón sin consultar con un médico primero, en especial si toma medicamentos para el corazón. Y los suplementos nunca deben usarse en lugar de los medicamentos que necesita o como excusa para no seguir las medidas protectoras que han demostrado ayudar, como bajar el exceso de peso, realizar más ejercicio y seguir una dieta saludable para el corazón.
  • Si opta por un suplemento para el corazón, busque uno que tenga la etiqueta “USP Verified” (Verificado por la Farmacopea de los Estados Unidos [USP, por sus siglas en inglés]). Eso indica que el fabricante ha solicitado de manera voluntaria a la Farmacopea de los Estados Unidos —una autoridad privada, sin fines de lucro, encargada del establecimiento de normas— que verifique la calidad, la pureza y la potencia de sus materias primas o sus productos terminados. Obtenga una lista de los productos que han sido verificados por la USP.

De acuerdo con la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, que se ha asociado con ConsumerReportsHealth.org para evaluar la seguridad y la eficacia de los suplementos, los siguientes suplementos podrían aportar beneficios al corazón, con una evidencia contundente, en especial, para el primero, el aceite de pescado.

Aceite de pescado, una fuente de ácidos omega 3

Los ácidos grasos omega 3 en el aceite de pescado, el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA) parecen ser más eficaces al disminuir los triglicéridos, un lípido, o grasa, en la sangre que obstruye las arterias. También pueden proteger el corazón elevando levemente el colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés - colesterol bueno), disminuyendo la presión arterial y reduciendo la inflamación.

La American Heart Association afirma que las personas con enfermedades cardíacas deben consumir alrededor de un gramo (1,000 miligramos) de omega 3 por día, una cantidad que generalmente requiere tomar un suplemento. Las personas con niveles altos de triglicéridos podrían necesitar de 2 a 4 gramos por día de varias píldoras o, posiblemente, un suplemento de aceite de pescado de la concentración de un medicamento de venta con receta. Otros deben intentar comer dos o más porciones de pescado graso por semana que tienen altas concentraciones de omega 3 (y concentraciones de mercurio relativamente bajas), como el salmón silvestre, la caballa (mackerel) y las sardinas. O podrían considerar alimentos fortificados o píldoras de aceite de pescado.

Los suplementos de aceite de pescado son probablemente seguros para la mayoría de las personas cuando se toman en dosis de 3 gramos o menos al día, aunque pueden interactuar con determinados fármacos, en particular, los anticoagulantes. Consulte a un médico primero, en especial si toma algún medicamento con regularidad. Los suplementos también pueden causar efectos secundarios, como malestar estomacal y mal aliento. Conservar las cápsulas en el congelador podría disminuir esos efectos. Y recuerde buscar los productos “USP Verified”.

Estanoles y esteroles vegetales

Esas sustancias —que están presentes en forma natural en los frutos secos, las semillas y los granos integrales— parecen reducir la cantidad de colesterol que el cuerpo absorbe de los alimentos. Actualmente, los fabricantes los agregan a otros alimentos, como la pasta Benecol. Ambos también se encuentran disponibles como suplementos y pueden disminuir el colesterol LDL. Algunas investigaciones sugieren que un estanol, el sitoestanol, podría disminuir el colesterol LDL en, aproximadamente, 10% a 15% y, quizás, aumentar la eficacia de las estatinas. Los estanoles y los esteroles pueden provocar efectos secundarios, como diarrea, y un esterol, el beta-sitoesterol, ha sido asociado con la disfunción eréctil y la pérdida de la libido.

Fibra

Generalmente, es mejor obtener la fibra —que parece disminuir el colesterol LDL, posiblemente absorbiendo la grasa en el intestino— de alimentos, como frijoles, avena, productos alimenticios y granos integrales. Pero determinados suplementos a base de fibra, en particular el psilio rubio, también podrían ayudar a disminuir el LDL. No confunda el psilio rubio con el psilio negro, que no está científicamente demostrado que ayude del mismo modo, y es más probable que provoque asfixia si se toma sin los líquidos adecuados. Ambos suplementos podrían interferir en la absorción de diversos medicamentos, incluidos posiblemente los fármacos para la diabetes, por lo que debe consultar con un médico primero.

¡Conoce la lista de suplementos que pueden dañar el corazón!

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?