SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Murió Elizabeth Taylor, a los 79 años

Por HolaDoctor y agencias -
Murió Elizabeth Taylor, a los 79 años

Estaba internada desde hacía dos meses, debido a una Insuficiencia Cardíaca Congestiva, enfermedad que le había sido diagnosticada en 2004. Unos años antes había sido operada de un tumor en el cerebro y hasta se había especulado que sufría de la enfermedad de Alzheimer.

Hoy es un día negro para Hollywood. Pero también para los amantes del cine del mundo entero. Después de dos meses de estar internada en el Cedars-Sinai Medical Center debido a una insuficiencia cardíaca, falleció esta mañana Elizabeth Taylor, a los 79 años, rodeada de sus hijos y su familia.

Su representante, Sally Morrison, había informado que la actriz se mantenía estable, durante estas últimas semanas.

La ganadora de dos premios Oscar fue operada de un tumor en el cerebro en 1997 y en 2006 negó en televisión que sufriera la enfermedad de Alzheimer.

Pero ya desde antes de este malestar, la salud de la actriz venía siendo objeto de intensa especulación.

En 2004, Taylor fue diagnosticada de Insuficiencia Cardíaca Congestiva (CHF, por sus siglas en inglés), una patología que impide al corazón bombear suficiente sangre oxigenada para satisfacer las necesidades de los demás órganos del cuerpo, lo que genera una sensación de fatiga, dificultad al respirar y aumento de peso, entre otras cosas.

Pese a realizar pocas apariciones públicas, fue una de las pocas estrellas en asistir al funeral de su amigo y cantante Michael Jackson en septiembre de 2009, periodo durante el cual empezó a usar una cuenta en Twitter para expresar reflexiones sobre el ídolo pop y mantener informados a sus fanáticos seguidores sobre sus recaídas médicas.

En octubre de ese mismo año, Taylor fue operada del corazón tras una seguidilla de problemas de salud que le han dificultado incluso caminar.

"Mi cuerpo es un desastre. Si lo miras en el espejo es completamente cóncavo. Me he convertido en una de esas pobres mujeres que se tuercen a los lados", aseguró a la revista W en 2004 la actriz ganadora de dos Oscar, en 1961 por "Una mujer marcada" y en 1967 por "¿Quién le teme a Virginia Woolf?".

¿Cuál es la causa de la Insuficiencia Cardíaca Congestiva (CHF)

Tal como define la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la Insuficiencia Cardíaca es una afección crónica y prolongada, aunque a veces se puede presentar repentinamente.

Puede afectar únicamente el lado derecho o el lado izquierdo del corazón y se denominan insuficiencia cardíaca derecha o izquierda respectivamente. Con mucha frecuencia, ambos lados del corazón resultan comprometidos.

Tipos de Insuficiencia Cardíaca

Insuficiencia cardíaca sistólica: cuando el miocardio no puede bombear o expulsar muy bien la sangre fuera del corazón.
Insuficiencia cardíaca diastólica: cuando los músculos del corazón están rígidos y no se llenan con sangre fácilmente.
Ambos problemas significan que el corazón ya no puede bombear suficiente sangre oxigenada al resto del cuerpo, sobre todo al hacer alguna actividad física o ejercicio.

A medida que el corazón va perdiendo su capacidad de bombeo, la sangre puede provocar problemas en otras partes del cuerpo, como congestión en los pulmones, el hígado, el tracto gastrointestinal, en los brazos y las piernas. Como consecuencia, los órganos reciben menos cantidad de oxígeno y nutrición, lo que les produce daños y limita su funcionamiento.

La insuficiencia cardíaca también puede ocurrir cuando una infección debilita el miocardio. Dicho trastorno se denomina miocardiopatía y hay muchos tipos diferentes.

Síntomas de la Insuficiencia Cardíaca

Esta enfermedad se caracteriza por ir progresando lentamente, por lo que los síntomas pueden presentarse del mismo modo, por ejemplo con dificultades respiratorias al hacer ejercicio o incluso al estar en reposo.
En cambio, los síntomas se aceleran en las personas que han sufrido un ataque cardíaco u otro problema del corazón.

Los síntomas comunes son:

•Dificultad respiratoria con la actividad o después de acostarse por un momento
•Tos
•Inflamación de los pies y los tobillos
•Inflamación del abdomen
•Aumento de peso
•Pulso irregular o rápido
•Sensación de percibir los latidos cardíacos (palpitaciones)
•Dificultad para dormir
•Fatiga, debilidad, desmayos
•Inapetencia, indigestión
También:
•Disminución de la lucidez mental o de la concentración
•Disminución de la producción de orina
•Náuseas y vómitos
•Necesidad de orinar en la noche

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?