SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Mascar khat aumenta riesgo cardíaco

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -

Las hojas de la planta, de uso común en el Oriente Medio y que se está popularizando en el extranjero, provocan un efecto parecido al de la anfetamina

MARTES, 13 de diciembre (HealthDay News) -- Mascar las hojas verdes de la planta de khat por su efecto parecido al de la anfetamina parece aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) y muerte entre los pacientes cardiacos, según un nuevo estudio de gran tamaño proveniente de Oriente Medio.

Sin embargo, el hallazgo podría tener relevancia mucho más allá de esa región, ya que la emigración ha traído el uso de khat cada vez más a Europa y América del Norte.

Catha edulis, un arbusto que crece naturalmente y que se calcula que consumen unos 10 a 20 millones de personas en todo el mundo, ha estado ampliamente disponible durante siglos (y es más popular) en África Oriental y en el sur de la Península Árabe, donde algunas personas mascan khat en búsqueda de un estado mental eufórico o excitado.

"Debemos tener cuidado con el riesgo de usar 'hierbas' y 'sustancias naturales', y el khat es un ejemplo, aunque sea hojas que parezcan 'inofensivas'", enfatizó el coautor del estudio, el Dr. Jassim Al Suwaidi, asesor principal de cardiología del Hospital General de Hamad en Doha, Qatar.

Suwaidi señaló que "tiene componentes químicos que son similares a drogas nocivas como la cocaína y la anfetamina, y podría provocar ataque cardiaco además de aumentar el riesgo de muerte y accidente cerebrovascular por un ataque cardiaco".

Suwaidi y colegas informan sobre sus hallazgos en la edición en línea del 12 de diciembre de Circulation.

Los ingredientes activos principales del khat son catina y catinona. Según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA) de EE. UU., esos compuestos químicos tienen una estructura similar a la metanfetamina y efectos estimulantes parecidos, aunque más débiles.

El NIDA señala que la euforia, el júbilo, la alerta y la activación provocados por mascar khat por lo general duran entre 1.5 y tres horas, pero pueden perdurar todo el día. La presión arterial y la tasa cardiaca pueden aumentar en ese periodo, seguido por el inicio a corto plazo de depresión, irritabilidad y problemas de sueño.

Mascar khat a largo plazo puede llevar a caries y problemas gastrointestinales, además de problemas cardiovasculares como espasmos de las arterias coronarias.

Dado que la catinona es un narcótico de clasificación I bajo la ley federal de EE. UU., el khat es ilegal, y al igual que otras drogas como la heroína y la mescalina, no puede usarse para propósitos médicos o de otra naturaleza.

Aunque está prohibida en Alemania, Francia y los Países Bajos, el khat actualmente es legal en Reino Unido.

El khat es legal y se usa ampliamente en Yemen y Etiopía, y actualmente se permite su venta en Israel.

Para explorar cómo el khat podría aumentar los riesgos de salud en los individuos con antecedentes de enfermedad cardiaca, entre 2008 y 2009 los autores se enfocaron en alrededor de 7,400 hombres y mujeres que participaron en el Segundo estudio del registro de eventos coronarios agudos del Golfo (Gulf RACE-2).

Todos fueron tratados por síndrome coronario agudo en uno de 65 hospitales de Arabia Saudí, Bahréin, Yemen, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y Omán.

De esos participantes, se consideró que alrededor del veinte por ciento eran usuarios regulares de khat, casi todos (el 96 por ciento) de Yemen. Era más probable que fueran mayores y hombres (14 por ciento eran mujeres), pero eran menos propensos a tener factores de riesgo de enfermedad cardiaca que los que no usaban khat.

Mientras estaban siendo tratados en el hospital, los pacientes cardiacos que usaban khat tenían una tasa de muerte de alrededor del doble debido a enfermedad cardiovascular que los pacientes cardiacos que no usaban khat (una tasa de muerte de 7.5 frente a 3.8 por ciento).

Un mes más tarde, la diferencia en el riesgo era aún mayor, con una tasa de muerte de 15.5 por ciento entre los usuarios de khat frente a 6.4 por ciento entre los no usuarios. Al año, la tasa de muerte era de casi 19 por ciento entre los usuarios de khat, frente a poco menos del 11 por ciento entre los no usuarios.

Suwaidi y asociados determinaron que en general, independientemente de otros factores contribuyentes, los pacientes que usaban khat eran más propensos a experimentar arritmia, insuficiencia cardiaca, ataque cardiaco o accidente cerebrovascular que los pacientes cardiacos que no usaban khat, además de enfrentarse a un mayor riesgo de muerte, independientemente del sexo.

"La facilidad y rapidez de los viajes [hacen que el khat] esté disponible en lugares lejanos", advirtió Suwaidi. "Por tanto, estar conscientes de estas prácticas es importante", anotó. Señaló que investigaciones anteriores sugieren que es muy probable que el riesgo elevado atribuido al khat entre los pacientes cardiacos también se aplique a pacientes por lo demás sanos.

El Dr. Kirk Garratt, director clínico de investigación cardiovascular intervencionista del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, realizó un comentario sobre el estudio.

"Sabemos muy bien que cuando se tiene una enfermedad cardiovascular es de esperar que cualquier exposición a cualquier estimulante significativo aumente el riesgo cardiaco, al cambiar la dinámica vascular de los vasos sanguíneos que controlan el flujo sanguíneo al cerebro y al corazón", señaló. "También sabemos que esas drogas pueden facilitar o desencadenar arritmias cardiacas, que pueden resultar muy problemáticas".

"Por ejemplo, la cocaína puede tener un impacto negativo tanto en las personas que sufren de enfermedad cardiaca como en las que no", añadió Garratt. "Y los que tienen enfermedad cardiaca se enfrentan a un riesgo particularmente elevado. Así que estos hallazgos en realidad no son sorprendentes".

Más información

Para más información sobre el khat, visite el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?