SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Fumar tras un ataque cardiaco sería mortal

Fumar tras un ataque cardiaco sería mortal

Un estudio halló que los que dejaron de fumar permanentemente tenían más probabilidades de estar vivos un año después

LUNES, 25 de julio (HealthDay News) -- Las personas que vuelven a fumar tras ser hospitalizadas por un ataque cardiaco tienen más probabilidades de morir que las que abandonan el hábito para siempre, confirma un nuevo estudio italiano.

Los hallazgos (que los pacientes que volvían a fumar tenían entre tres y cinco veces más probabilidades de morir que los que no) sugieren que médicos y hospitales deben hacer más por respaldar los esfuerzos de cesación del tabaquismo a largo plazo tras el alta, dijeron los investigadores.

Para el estudio, que aparece en una edición reciente de la revista American Journal of Cardiology, los investigadores dieron seguimiento a 1,294 fumadores hospitalizados con síntomas de síndrome coronario agudo, caracterizado por dolor intenso en el pecho sugerente de un bloqueo cardiaco o ataque cardiaco. Los pacientes habían dejado de fumar en el hospital.

El equipo del estudio, del Hospital San Filippo Neri de Roma y el Hospital La Colletta de Génova, deseaba evaluar la tasa de recaída en el tabaquismo y determinar hasta qué punto la recaída podía afectar la supervivencia del paciente.

Fumar cigarrillos es una causa conocida de la enfermedad cardiaca. Al dejar de fumar, las personas que ya tienen enfermedad cardiaca reducen su riesgo de muerte cardiaca repentina o un segundo ataque cardiaco, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. Las sustancias químicas del humo de los cigarrillos, cigarros y de segunda mano afectan la función cardiaca y dañan a los vasos sanguíneos.

Los hombres y mujeres del estudio, cuya edad promedio era de 59.7 años, recibieron un seguimiento de doce meses tras el alta. Mientras estaban en el hospital, todos recibieron algo de consejería sobre los efectos del tabaquismo, y consejos para abandonar el hábito.

En un plazo de un año, 97 pacientes habían muerto. 81 de esas muertes fueron por enfermedad cardiovascular, hallaron los investigadores.

Los investigadores hallaron que casi dos tercios (62.8 por ciento) habían vuelto a fumar, la mitad en un plazo de 19 días. Las mujeres y las personas mayores eran más propensas a recaer, apuntaron los investigadores.

Los diabéticos y los pacientes que habían participado en rehabilitación cardiaca eran los más propensos a haber dejado de fumar.

"En conclusión, la recaída del tabaquismo tras los síndromes coronarios agudos se asocia con una mayor mortalidad, y las intervenciones de consejería deben integrarse en el respaldo posterior al alta para reducir los efectos negativos de volver a fumar", escribieron los autores en el resumen del estudio.

Algunos expertos creen que una estrategia exitosa para dejar de fumar debe incluir fármacos, como parches de nicotina, además de herramientas de gestión conductual.

Más información

Para más información sobre el tabaquismo y los riesgos cardiacos, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?