SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El duelo realmente puede partir el corazón

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
El duelo realmente puede partir el corazón

El estrés y la ansiedad podrían aumentar el riesgo de ataque cardiaco en las semanas tras la muerte de un ser querido

LUNES, 9 de enero (HealthDay News) -- El duelo que parte el corazón existe en la realidad, sugiere una nueva investigación que halla que perder a un ser querido puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco.

En un plazo de un día tras la muerte de un ser querido, el riesgo de ataque cardiaco era 21 veces más elevado de lo normal, apuntaron investigadores que estudiaron datos sobre casi dos mil pacientes de ataque cardiaco. Y dentro de la primera semana tras la muerte, el riesgo de ataque cardiaco del doliente seguía siendo seis veces mayor de lo normal.

"El duelo extremo puede provocar ataques cardiacos", advirtió el líder de la investigación, el Dr. Murray Mittleman, director de la Unidad de Investigación en Epidemiología Cardiovascular del Centro Médico Beth Israel Deaconess y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

"Durante al menos un mes el riesgo continúa elevado, y probablemente siga elevado incluso más", añadió.

El estrés y la ansiedad de perder a alguien cercano pueden provocar procesos biológicos que dañen al corazón, explicó Mittleman.

"Todo esto puede causar una respuesta fisiológica, con un aumento en la tasa cardiaca y la presión arterial, y también puede provocar cambios que hagan que la sangre sea un poco más pegajosa", explicó. "Esto puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardiaco".

Tras una muerte, es importante que los familiares inmediatos y amigos tengan en cuenta esta conexión y vigilen por señales de angustia, sugirió Mittleman.

"Cuando un individuo está en duelo, con frecuencia ignora sus propias necesidades y quizás no cumpla tan bien con los medicamentos, quizás no cuide tan bien de sí mismo", advirtió.

Si el individuo en duelo desarrolla síntomas físicos inusuales, "no suponga que es solo estrés y ansiedad. Quizás sea un ataque cardiaco, y hay que tomárselo muy en serio", advirtió Mittleman. Estos síntomas pueden incluir dolor de pecho o estómago, falta de aire, náuseas, mareo o una sudoración fría y repentina.

El informe aparece en la edición en línea del 9 de enero de la revista Circulation.

El equipo de Mittleman recolectó datos sobre supervivientes de ataques cardiacos que participaron en un estudio de varios centros entre 1989 y 1994.

Poco después de tener un ataque cardiaco, se preguntó a los pacientes sobre las circunstancias del mismo y si habían perdido a un ser querido en el último año.

Según las respuestas de los pacientes, los investigadores hallaron que el riesgo de sufrir de un ataque cardiaco aumentó 21 veces respecto a lo normal en el plazo de un día tras la muerte, se redujo a seis veces más elevado de lo normal en la primera semana, y siguió en descenso durante el primer mes.

Los investigadores señalaron que el riesgo absoluto de sufrir de un ataque cardiaco en la primera semana tras la muerte de un ser querido variaba de 1 en 320 para los que ya tenían un riesgo alto de ataque cardiaco a 1 en casi 1,400 entre los que tenían un riesgo bajo.

Mittleman señaló que ni la edad ni el sexo afectaban el riesgo.

Investigaciones anteriores han hallado que los viudos en luto de ambos sexos tienen un mayor riesgo de morir en los meses tras la muerte del cónyuge, y la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular dan cuenta de hasta el 53 por ciento de esas muertes entre los dolientes.

En un comentario sobre el informe, el Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, apuntó que otros estudios han mostrado que el duelo agudo se relaciona con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares.

"Los mecanismos que subyacen a este aumento en el riesgo cardiovascular no se han determinado del todo, y es probable que sean multifactoriales", comentó.

"Estudios recientes sugieren que un aumento en los factores inflamatorios y protrombóticos [de coagulación] tras la muerte de un ser querido podrían ayudar a explicar el riesgo cardiovascular elevado presente en momentos de estrés psicológico agudo", apuntó Fonarow.

Más información

Para más información sobre los ataques cardiacos, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?