SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Crean yogur que reduce la presión arterial

Por -
Crean yogur que reduce la presión arterial
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las bondades del yogur para la salud intestinal, facilitar la digestión y combatir el estreñimiento han sido ampliamente documentadas por diferentes estudios científicos, sin embargo, sus beneficios podría ir más allá, luego de que investigadores mexicanos han desarrollado un producto con bacterias ácido lácticas específicas que al ser consumidas reducirían la presión arterial.

El fermento lácteo es resultado de más de una década de trabajo en el Laboratorio de Química y Biotecnología de Productos Lácteos de la Coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Animal del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) en Hermosillo, Sonora, México.

Los científicos responsables de la investigación, la Dra. Belinda Vallejo Galland y el Dr. Aarón Fernando González Córdova, indicaron en información difundida por el CIAD, que la producción de este nuevo yogur se logró gracias a que se demostró que por medio del uso de bacterias ácido lácticas específicas se pueden producir leches fermentadas tipo yogur bebible que, al ser consumidas, reducen significativamente la presión arterial y el ritmo cardiaco.

Para demostrar lo anterior, fermentaron leche con bacterias ácido lácticas, lactobacillus y lactococcus respectivamente, y encontraron que los extractos acuosos a partir de dichas leches fermentadas poseen actividad inhibidora de la angiotensina-II, la enzima que causa la vasoconstricción y responsable de elevar la presión arterial. Al boquearse la acción de esta enzima los vasos sanguíneos se relajan, se reduce la presión arterial y el corazón recibe más sangre rica en oxígeno.

Los efectos benéficos de estas leches fermentadas fueron demostrados en estudios in vitro, experimentos con ratas hipertensas y en un estudio clínico en humanos.

Los investigadores destacaron la importancia de que la gente conozca que no solamente los medicamentos tienen efecto sobre la hipertensión, también los alimentos, y la leche es uno de ellos. Prevén que su yogur sea el primer producto en su tipo producido y comercializado en México, respaldado por una investigación con estricto escrutinio científico.

El yogur ya cuenta con una patente otorgada por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos y actualmente se encuentra en proceso la correspondiente a México. “Hemos trabajado en este proyecto por diez años y estamos muy cerca de alcanzar nuestra meta: que este tipo de productos llegue a los consumidores en México”, comentaron los investigadores.

El “enemigo silencioso”

La presión arterial alta es una afección grave que puede causar enfermedad coronaria (conocida también como enfermedad de las arterias coronarias), insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular (derrame cerebral), insuficiencia renal y otros problemas de salud. La mayoría de personas que padecen de hipertensión arterial no tienen ningún síntoma. Esta es la razón por la que a veces se le conoce como el “enemigo silencioso”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), refiere que a nivel mundial uno de cada tres adultos padece hipertensión, trastorno que aumenta el riesgo de infarto, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal. Dicha proporción aumenta con la edad: una de cada 10 personas de 20 a 40 años, y 5 de cada 10 de 50 a 60 años.

De acuerdo con un reporte de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), uno de cada tres adultos en Estados Unidos padece de presión arterial alta (67 millones) y más de la mitad de ellos (36 millones) no la tiene bajo control. El riesgo se incrementa a medida que se va envejeciendo.

Si padeces de hipertensión arterial, tienes mayor riesgo de sufrir una apoplejía, enfermedad cardíaca, un ataque cardíaco e insuficiencia renal. Controlar tu presión arterial puede reducir estos riesgos.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?