SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Avances mejoran pronóstico de pacientes con insuficiencia cardiaca

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Avances mejoran pronóstico de pacientes con insuficiencia cardiaca

Los expertos señalan que nuevos fármacos y dispositivos han mejorado la calidad y la esperanza de vida en la última década

JUEVES, 16 de febrero (HealthDay News) -- Aunque un creciente número de estadounidenses se enfrentan ahora a la insuficiencia cardiaca, los expertos aseguran que los nuevos tratamientos han mejorado dramáticamente tanto la calidad como la esperanza de vida de estos pacientes.

"El ambiente actual para la insuficiencia cardiaca ha mejorado sustancialmente, y el futuro presenta promesas que realmente le eliminarán el término 'insuficiencia' de la descripción de esta enfermedad", aseguró el Dr. Gregg Fonarow, director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson- UCLA en Los Ángeles y codirector del Programa de Cardiología Preventiva de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA.

El Dr. Clyde Yancy, ex presidente de la American Heart Association y jefe de cardiología del Hospital Conmemorativo Northwestern en Chicago, apoyó la idea, y apuntó a lo que ve como "el despuntar de una nueva época" en que los avances en el tratamiento permitirán a los médicos "eliminar el peso, el drama y la 'insuficiencia' de la insuficiencia cardiaca".

Para fomentar la concienciación pública, la American Heart Association ha designado esta semana como la semana nacional de concienciación sobre la insuficiencia cardiaca.

La insuficiencia cardiaca es una afección médica poco comprendida, y sus síntomas incluyen fatiga extrema, debilidad y/o falta de aire, a medida que años de mala nutrición, inactividad, hipertensión, colesterol alto, exceso de peso y complicaciones relacionadas de salud, como la diabetes, cobran un precio cumulativo a un corazón que se debilita cada vez más.

A su vez, el músculo cardiaco se esfuerza, y en última instancia resulta insuficiente, para llevar a cabo su deber de bombear sangre (y el oxígeno que ésta porta) por todo el cuerpo. Esto hace que acciones cotidianas como caminar o subir las escaleras sean un esfuerzo importante para los pacientes. Se calcula que actualmente la insuficiencia cardiaca afecta a seis millones de hombres y mujeres en Estados Unidos.

"Cualquier persona de la población mayor de 40 años tiene 20 por ciento de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca, independientemente de sus antecedentes médicos", señaló Yancy. "En resumen, esto significa que todos estamos en riesgo. Y por supuesto, los que tienen antecedentes de enfermedad cardiaca tienen un riesgo incluso más elevado".

Sin embargo, anotó Yancy, "hace apenas unos años no contábamos con nada que pudiéramos decir que fuera particularmente alentador. No era una enfermedad para la que hubiera mucha esperanza u optimismo. Ahora, todo ha cambiado completamente".

¿Por qué?

Fonarow acredita el cambio a una década de innovación farmacológica y en los dispositivos médicos. Por un lado, han surgido clases completamente nuevas de fármacos, como los inhibidores de la ECA, los bloqueadores beta y los antagonistas de la aldosterona, que ayudan a reducir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, al mismo tiempo que amplían las opciones de tratamiento cuando ocurre.

Y Yancy añadió que "también sabemos que la rehabilitación cardiaca (o sea, un régimen de ejercicio) puede ayudar. Hace años, les decíamos a los pacientes que se lo tomaran con calma. Pero ahora sabemos que en realidad un estilo de vida activo vigoroso resulta mejor".

Al mismo tiempo, Fonarow señaló al surgimiento de pequeños dispositivos eléctricos implantables que son asequibles y eficaces, que han ayudado a los médicos a controlar mejor el tipo de perturbación eléctrica del corazón que puede afectar a la función normal.

"Incluso para el paciente con enfermedad avanzada, la utilidad del respaldo mecánico (con dispositivos artificiales de bombeo cardiaco) se ha convertido en algo sorprendente", anotó Fonarow. "Podemos mantener a los pacientes durante suficiente tiempo no solo para permitir un trasplante cardiaco, sino que también sirve como una terapia definitiva y para algo incluso más atractivo, respaldar la recuperación de la función del músculo cardiaco".

El resultado: en la última década, las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca en realidad han declinado, mientras que el riesgo de muerte se ha reducido entre 65 y 80 por ciento, aseguró Fonarow. "Lo que antes era un diagnóstico sombrío y deprimente, con una tasa de mortalidad a cinco años de más de 50 por ciento, es ahora un escenario clínico en el que emergen optimismo y una nueva esperanza".

El futuro del tratamiento para la insuficiencia cardiaca se ve incluso más brillante, aseguró Yancy, dado los avances que se están llevando a cabo en las terapias con proteínas, genéticas y de trasplante de células madre, diseñadas para ayudar a los pacientes a recuperarse incluso más tras un ataque cardiaco.

"Que esto se haga realidad del todo conllevará algo más de tiempo", anotó Yancy. "Pero sin duda viene de camino".

Dicho esto, admite que el estatus quo no es del todo alentador, dado que actualmente los hospitales de EE. UU. atienden cada año a aproximadamente 500,000 casos nuevos de insuficiencia cardiaca.

La clave para reducir esa cifra es ayudar al público a comprender la relación entre un estilo de vida malsano y el daño cardiaco.

"Muchas personas no tienen una idea clara de qué es la insuficiencia cardiaca", apuntó Yancy. "Comúnmente, las personas piensan sobre su riesgo de un evento dramático, como un ataque cardiaco. Pero la insuficiencia cardiaca debe estar en la mente de todos, porque se desarrolla discretamente con el tiempo, a medida que el corazón asume cargas como la obesidad, la diabetes y el tabaquismo", explicó.

"Así que es importante movilizar al público para que todos sepan que la insuficiencia cardiaca puede tratarse, pero también prevenirse", enfatizó Yancy. "Porque aunque no podamos curarla, sí sabemos gestionarla. No se puede abordar como algo inevitable. Porque no lo es".

Más información

Para más información sobre un estilo de vida sano para el corazón, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?