SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Belleza limpia

Por Consumer Reports -
Belleza limpia
CRÉDITO: CONSUMER REPORTS

Nuestra reportera de investigación descubre los riesgos a la salud que oculta el maquillaje además de maneras fáciles para encontrar productos más seguros.

Me he dado cuenta de algo gracioso que sucede en los pasillos del maquillaje y los cosméticos últimamente. Han sido invadidos por etiquetas cubiertas de flores y follaje verde y palabras como “natural” y “saludable”. Los duendes de la mercadotecnia detrás de esta tendencia definitivamente van por buen camino. Yo he caído en este truco y he comprado estos productos muchas veces. Me hicieron sentir como que no solo compraba una sustancia para suavizar la piel de la cara y cubrir las ojeras; estaba haciendo además algo bueno por mi misma y tal vez hasta por el planeta—así fue, hasta que comencé a leer la lista de ingredientes y a enterarme sobre algunos de los potenciales riesgos de salud. 

Muchas de nosotras estamos eligiendo cosméticos con nombres que suenan a algo natural. Desde el 2005 y hasta el 2011, la venta de cosméticos y productos de cuidado personal “naturales” en EE.UU. creció en casi un 78%. Las compañías grandes están uniéndose a la tendencia al ofrecer nuevos productos, actualizar algunos viejos y adquirir compañías de cosméticos naturales más pequeñas. Burt’s Bees ahora es parte de Clorox, Tom’s of Maine fue absorbida por Colgate-Palmolive y The Body Shop se ha convertido en una unidad de L’Oréal. 

Aunque muchos fabricantes se están enfocando en los consumidores que buscan cosméticos más saludables, el problema es que muchos lo están haciendo cambiando lo que está en el empaque, no lo que hay dentro. Sí, podrían haber agregado aloe o manteca de karité pero podrían también contener muchas cosas que no quieres frotar sobre tu cuerpo cada día. (Ve nuestra “Lista de ingredientes con los cuales tener cuidado”). De acuerdo con Mintel, una compañía de investigación de mercado, no es una sorpresa que casi la mitad de los consumidores que compran productos de cuidado personal “naturales” y “orgánicos” dicen que es difícil definir cuáles son las marcas que realmente cumplen con lo que ofrecen.

La mentira del maquillaje

Hay tantos productos que se hacen pasar por productos naturales o saludables que están creando una reacción importante. Y las amenazas del mercado, regulatorias y legales comienzan a tener un impacto. El fabricante de Organix, por ejemplo, recientemente resolvió una demanda que establecía que el empaque de algunos de sus productos para cabello y piel era engañoso, haciéndolos parecer que eran orgánicos. Organix ahora se llama OGX.

Como resultado de la demanda de los consumidores, algunos fabricantes han estado retirando poco a poco ciertos químicos problemáticos. Procter & Gamble ha prometido remover el triclosán y el ftalato dietílico de sus productos para finales de año (ambos químicos podrían, entre otras cosas, representar riesgos de salud reproductiva y de desarrollo). Avon también se está alejando del uso del triclosán. Y Johnson & Johnson prometió (en 2012) deshacerse de químicos tóxicos como los liberadores de formaldehido y los ftalatos de sus productos de cuidado personal. (Johnson & Johnson lo hizo después de las críticas que recibió por quitar ingredientes potencialmente dañinos de su champú para bebés en Europa pero no en EE.UU.).

Algunas otras tendencias que están haciendo que sea más fácil encontrar cosméticos más seguros son algunos sellos nuevos, las aplicaciones y las políticas de vendedores minoristas. Whole Foods escanea todos sus productos de cuidado personal buscando 48 ingredientes y no vende ninguno que diga ser orgánico sin que esté realmente certificado. Los productos que obtienen la etiqueta de “Whole Foods Premium Body Care (etiqueta que Whole Foods usa para identificar a los mejores productos de cuidado personal)” deben estar libres de más de 400 ingredientes, incluyendo los de nuestra lista de ingredientes con los cuales debes tener cuidado. 

Walmart dijo en otoño del año pasado que dará prioridad a 10 químicos problemáticos de los productos de cuidado personal que sus proveedores eventualmente tendrán que reducir o eliminar. Y Target está pidiendo a sus proveedores información sobre los ingredientes para poder poner una calificación a la seguridad de los productos. 

Las acciones de la industria ya están teniendo un impacto. Un estudio reciente reveló que los niveles de ingredientes que alteran el equilibrio hormonal, llamados ftalatos, que se encontraron en la sangre de los estadounidenses, han cambiado en la última década, en parte por la prohibición de ciertos ftalatos y por los esfuerzos de grupos activistas como Campaign for Safe Cosmetics (la campaña a favor de los cosméticos seguros). Las buenas noticias prácticamente terminan aquí. El problema más grande son nuestras leyes de cosméticos. La razón por la cual el maquillaje está lleno de ingredientes riesgosos es porque, cuando se compara con Europa, EE.UU. practicamente deja que cada compañía se regule sola. En Europa, los productos de cuidado personal no pueden tener químicos que se sepa o se sospeche que causan cáncer, mutaciones genéticas, daños reproductivos o defectos de nacimiento. Como resultado, más de 1,370 químicos están prohibidos en los cosméticos de Europa contra los 11 que están prohibidos en EE.UU.

La industria de cosméticos de EE.UU., valuada en $70 mil millones, en gran parte, es auto regulada. Bajo la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos de 1938, los cosméticos no necesitan ser revisados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) antes de ser vendidos. En lugar de esto, el panel de Revisión de Ingredientes de Cosméticos supervisa la seguridad de los mismos y hasta ahora, ha revisado menos de 3,500 de los más de 12,500 ingredientes que se usan. (¡Sí, esto significa que somos un montón de conejillos de indias!) A la FDA no solo le falta el poder de revisar la seguridad de los productos sino que ni siquiera pueda requerir una revelación completa de ingredientes o exigir la retirada de productos del mercado. 

El Consejo de Productos de Cuidado Personal (PCPC por sus siglas en inglés), un gremio de comercio, dice que los cosméticos son muy seguros, citando estadísticas que muestran que en 2012, entre más de 11 mil millones de productos cosméticos que se vendieron en EE.UU., únicamente hubo 381 reacciones adversas. Pero las compañías no tienen que reportar eventos adversos así que ese número únicamente incluye los incidentes sobre los cuales la FDA se entera a través de su sistema de reportes voluntarios. Y “se cree que por lo general representan únicamente una pequeña fracción del total de eventos adversos,” nos comentó un portavoz de la FDA, agregando que “en la mayoría de los casos, no hay evidencia de una conexión casual entre un producto cosmético y un evento médico hasta que muchos consumidores desarrollan problemas similares y reportan una posible asociación con un producto”.

Además, los problemas de salud por lo general son el resultado de una exposición crónica a largo plazo. Algunas preocupaciones serias, como daños al sistema reproductivo o cáncer, causados por químicos podrían no ser aparentes durante 20 años o más así que la conexión puede ser pasada por alto fácilmente. Los oficiales de la FDA finalmente parecen estar listos para hacer algo al respecto. Después de una reciente batalla con los líderes de la industria de cosméticos para crear nuevas leyes, el Comisionado Adjunto Michael Taylor se opuso, diciendo que las leyes propuestas por la industria “podrían poner a los estadounidenses en un riesgo mayor a enfermedades y lesiones relacionadas con los cosméticos que el que existe actualmente”. Dijo que una propuesta de la industria eliminaría por completo los poderes del estado. 

El presidente de la PCPC, Lezlee Westine, dice que la industria quiere un estándar de seguridad nacional para que los consumidores sepan que los productos que compran en Kansas son los mismos que los que compran en Florida. Pero los gobiernos estatales, más ágiles, han jugado un rol clave en la protección de los consumidores. Por ejemplo, la Ley llamada Propuesta 65 de California requiere que se revelen todos los ingredientes que se sabe que causan cáncer. Y gracias a la Ley de Cosméticos Seguros de California, recientemente se reveló una base de datos pública (puedes verla en safecosmeticsact.org/search). Además de los cosméticos vendidos por tiendas minoristas, incluye productos de salón, a los cuales por lo general no se les requiere revelar sus ingredientes. 

Cuando le di una ojeada a la base de datos, casi deseé no haberlo hecho. Por ejemplo, vi un reporte de Regis Corp. (compañía que vende productos para el cabello y que tiene salones de belleza que incluyen la cadena Supercuts) que mostró que su champú humectante Designline contiene químicos tóxicos como plomo y arsénico. Nuestra mejor opción actualmente para tener una legislación federal más estricta es la Ley de Cosméticos y Productos de Cuidado Personal Seguros que presentó el año pasado el Representante de EE.UU., Jan Schakowsky. La ley pide a la FDA que cree una lista de ingredientes que contengan cancerígenos y otras toxinas que serían prohibidas. También requeriría a los fabricantes la provisión de reportes de eventos adversos a la FDA y daría a la FDA la autoridad de retirar productos del mercado.

Comprar de una manera más inteligente

Hasta que las leyes cambien, una manera fácil de evitar muchos riesgos químicos en tus cosméticos es comprar en Whole Foods. (Revisa su línea asequible “365 Everyday Value (Productos de buen precio para cada día)”). Si compras en otras tiendas, puedes buscar los sellos en la parte frontal; baja la aplicaciónes la sección de “Etiquetas Verdaderas” y ve a goodguide.com y ewg.org/skindeep, sitios que pueden ayudarte a elegir productos más seguros. 

Anímate a probar diferentes marcas. La marca Dr. Bronner’s, pionera en los cosméticos naturales y defensora de los altos estándares para la industria, es muy diferente. Sus raras etiquetas están cubiertas con frases como “La limpieza absoluta es divina” y “¡Somos todo o nada!” Hasta hay un poema de Rudyard Kipling acomodado ahí. Por muy loco que suene, se toma a Dr. Bronner’s seriamente ahora que el mercado de los productos naturales está explotando. Las ventas de la compañía aumentaron a más de $75 millones de $6 millones en 1998, gracias, en parte, a tratos con Target y otras grandes cadenas.

Si eres como yo, no vas a abastecerte exclusivamente de productos como los jabones de Dr. Bronner’s ni te volverás loca tratando de evitar todos los ingredientes problemáticos cada vez que compres. En lugar de tirar a la basura mi bolsa de maquillaje, estoy experimentando con alternativas más seguras y estoy reemplazando de manera selectiva mis productos conforme se acaban. También estoy reduciendo la cantidad de productos. En lugar de usar una crema de noche, una de día y una para los ojos, estoy comprando únicamente un humectante facial de Derma e. 

Ayuda a simplificar mi vida y me hace sentir mejor sobre las cosas que compro, especialmente porque sé que estoy apoyando a compañías, incluyendo la de Dr. Bronner’s, que están creando productos más seguros e incitando a otras compañías a hacer lo correcto también.

Ingredientes con los que hay que tener cuidado

Formaldehido

  • Dónde lo encontrarás: En productos para alisar el pelo, productos para uñas y pegamentos para pestañas.
  • Precauciones: El formaldehido, un conservador, es clasificado como un cancerígeno humano cuando se inhala. Cuando usas productos de cuidado personal con este ingrediente, puedes exponer no solo tu piel al químico sino también a tus pulmones. Los reguladores europeos prohíben el formaldehido en productos de aerosol e imponen otras restricciones para limitar la exposición a este químico.
  • Qué buscar en las etiquetas: Escanea la lista de ingredientes buscando formaldehido, formol o glicol de metileno. 

Liberadores de formaldehido y 1,4-dioxano

  • Dónde los encontrarás: En cremas anti arrugas, rímel, removedores de maquillaje, acondicionadores para cabello y jabones para cuerpo. Pueden contener conservadores que liberen formaldehido a lo largo del tiempo o cuando se mezclan con agua. Otros químicos que se usan en el maquillaje o como agentes espumantes en el champú, pasta de dientes y jabón de cuerpo pueden contener un contaminante llamado 1,4-dioxano. No lo verás en las etiquetas porque se forma como consecuencia de otros ingredientes durante el proceso de fabricación.
  • Precauciones: Los liberadores de formaldehido presentan los mismos riesgos que el formaldehido; el 1,4-dioxano es un posible cancerígeno que los ingredientes liberan. Puede ser removido pero no hay manera de que lo sepas.
  • Qué buscas en las etiquetas: Hay muchos liberadores de formaldehido, incluyendo el quarterniumm-15 y la hidantoína DMDM. Algunas señales del 1,4-dioxano incluyen polioxietileno y nombre de ingredientes que comienzan con “PEG” o polietileno o terminan con “eth” u “oxinol”.

Ftalatos

  • Dónde los encontrarás: Barnices de uñas, fijador de cabello, perfumes, desodorantes, cremas y otros productos con “fragancia” como ingrediente.
  • Precauciones: El ftalato de dietilo (DEP por sus siglas en inglés), que se encuentra en las fragancias, y el ftalato de dibutil (DBP por sus siglas en inglés), un plastificante en el barniz de uñas, son considerados tóxicos por la Ley Federal de Substancias Peligrosas, basándose en estudios en animales que sugieren que podrían suponer un riesgo reproductivo y de desarrollo de la salud. Europa prohíbe el DBP en los cosméticos. En EE.UU., el DBP puede usarse en productos de cuidado personal pero está prohibido en los juguetes para niños. El ftalato que se encuentra en el fijador de cabello en aerosol, el ftalato dimetil (DMP por sus siglas en inglés), también es un ingrediente con el cual tener precaución pero no ha habido suficientes estudios para determinar sus posibles riesgos de salud.
  • Qué buscar en las etiquetas: Para mantener lejos del DEP, evita los productos con listas de ingredientes que incluyan la palabra “fragancia”. Busca barnices para uñas y fijadores de cabello que no tengan DBP ni DMP en sus listas de ingredientes o que establezcan que no contienen estos ingredientes.

Triclosán y triclocarbán

  • Dónde los encontrarás: En jabones líquidos para cuerpo o manos, desodorantes, pastas de dientes y algunos cosméticos.
  • Precauciones: Estudios recientes en animales han mostrado que estos agentes antibacterianos pueden afectar al crecimiento reproductivo y a los sistemas de desarrollo. También podrían estar estimulando un incremento en las bacterias resistentes a los antibióticos. Minnesota recientemente se convirtió en el primer estado en prohibir el triclosán en estos productos. La ley no será efectiva hasta el 2017 pero algunas compañías como Avon y Procter & Gamble han dejado de usar el ingrediente o tiene planes para descontinuar su uso.
  • Qué buscar en las etiquetas: Busca en la lista de ingredientes triclosán o triclocarbán. Como verás, estos químicos son fáciles de evitar. Por ejemplo, la pasta de dientes Colgate Total Advanced Whitening contiene triclosán pero las pastas de dientes de Crest no.

Alquitrán

  • Dónde los encontrarás: Los champús para caspa y cremas para tratar problemas en la piel como eccema.
  • Precauciones: Derivada del carbón, esta mezcla compleja de cientos de compuestos químicos es clasificada por el Programa de Toxicología Nacional de EE.UU. como un cancerígeno conocido. Se conocen casos de cáncer de piel entre pacientes que usan preparaciones de alquitrán de forma terapéutica. En Europa, el alquitrán está prohibido en los productos cosméticos, incluyendo los champús anti caspa. En EE.UU., las regulaciones estatales permiten que el alquitrán se utilice en productos que no necesitan de receta médica para tratar la caspa, la psoriasis y otras condiciones similares de la piel.
  • Qué buscar en las etiquetas: Revisa las listas de ingredientes de los productos buscando alquitrán. También podrías querer evitar el sulfato de selenio, una alternativa al alquitrán que se usa en algunos champús y que es un probable cancerígeno humano según se ha mostrado en estudios animales. (Una mejor apuesta: Compra champús anti caspa con ingredientes activos como ácido salicílico.)

Otros químicos con los que hay que tener cuidado pero que son más difíciles de evitar

Colorante de alquitrán

  • Dónde lo encontrarás: En tintes de cabello.
  • Precauciones: Una de las formas de uso más comunes del colorante de alquitrán es la p-fenilendiamina, o PPD por sus siglas en inglés. Algunos estudios de cáncer de la PPD han sido causa de preocupación aunque la evidencia no conclusiva de un estudio animal sugiere que podría ser un cancerígeno cuando se junta con peróxido de hidrógeno, el cual se usa para activar la PPD en el tinte de cabello. Los tintes con PPD también podrían causar reacciones alérgicas, irritación de la piel y ceguera si se usan en pestañas o cejas. Si pintas tu cabello tú misma, utiliza guantes, no dejes el tinte más tiempo de lo necesario y enjuaga tu cuero cabelludo bien al terminar.

Nano materiales

  • Dónde los encontrarás: En maquillaje, cremas faciales y productos de cuidado personal como pastas de dientes y bloqueadores solares.
  • Precauciones: Un estudio de Rutgers University que probó los efectos de utilizar rubor y otros cosméticos en polvo con nano partículas encontró “un alto potencial” de inhalarlos y hacer que entren a los pulmones y vías respiratorias superiores en la garganta y la cabeza. Las nano partículas son tan pequeñas que pueden cruzar la barrera sangre/cerebro y llegar a otros órganos más fácilmente de lo que podrían hacerlo otras partículas. Algunas compañías presumen las maravillas de las nano partículas. Puedes disfrutar de sus “propiedades extraordinarias” en el rubor Serge Lutens Blusher de $170. Pero muchas marcas no dicen nada al respecto y no se requiere que lo revelen. Un estudio de 2012 de bases de maquillaje en líquido y polvo mineral, correctores y otros productos de 10 marcas, incluyendo Clinique, L’Oréal, Revlon, y The Body Shop encontraron que todas contenían nano partículas. Estas son algunas posibles nano partículas que encontrarás: acrilatos, circonio, negro de humo, óxido de cerio, oro coloidal, fulereno, óxidos de hierro, platino, sílice, dióxido de titanio y óxido de zinc.

--------------------------------------------------------------

Inscríbete para recibir Lo Nuevo Para Ti - el boletín mensual de Consumer Reports en Español. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?