SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Analgésicos mortales

Por Consumer Reports -

Cada día, 46 personas en EE.UU. mueren debido a analgésicos legales. A continuación le mostramos cómo evitar convertirse en parte de las estadísticas.

Cómo evitar convertirse en parte de las estadísticas  |  Opioides  | Acetaminofeno  | ¿Siente dolor?

Estados unidos tiene dolor: y sus analgésicos le están matando. Empieza con medicamentos como Oxycontin, Percocet y Vicodin; narcóticos con receta médica que pueden hacer que sus días sean soportables si se está recuperando de una cirugía o sufre de cáncer. Sin embargo, pueden ser tan adictivos como la heroína y están plagados de efectos secundarios mortales.

El uso de esos y otros opioides se ha elevado significativamente en los últimos años. Las recetas médicas han aumentado en un 300% en la última década y Vicodin y otros medicamentos que contienen hidrocodona narcótica actualmente son los medicamentos más comúnmente recetados en EE.UU. Con ese incremento en el uso ha llegado también un incremento en las muertes: 46 personas al día, o casi 17,000 personas al año, mueren de sobredosis de los medicamentos. Eso es más del 400% en comparación con 1999. Además, por cada muerte, se admiten más de 30 personas en la sala de emergencias debido a complicaciones por opioides.

Con cifras como esas, usted podría pensar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) haría todo lo posible por revertir la tendencia. Sin embargo, contra la recomendación de su propio panel de asesores expertos, en diciembre pasado, la agencia aprobó Zohydro ER, una versión de acción prolongada de la hidrocodona. “Consideramos que los beneficios del medicamento superan sus riesgos”, dice Douglas Throckmorton, M.D., quien supervisa la regulación de los medicamentos para la FDA. Él afirma que Zohydro ER ofrece una opción para algunas personas con dolor y que la FDA ha tomado las medidas para que todos los opioides sean más seguros, por ejemplo, al exigir advertencias más enérgicas en las etiquetas de los medicamentos. La FDA afirma que también supervisará estrechamente la manera en la que Zohydro ER se utiliza en el mercado.

Sin embargo, los fiscales generales de 28 estados han pedido a la FDA que reconsidere su decisión debido a que el medicamento no ofrece ventajas claras sobre otros que ya existen en el mercado y su potencia los convierte en un blanco para el uso indebido y abuso. Y más de doce congresistas republicanos y demócratas han firmado un proyecto de ley que prohibiría Zohydro ER.

Los opioides no son los únicos analgésicos que representan riesgos graves. Casi igual de peligroso es un medicamento reconocido por su seguridad: acetaminofeno (Tylenol y su genérico). Casi 80,000 personas al año reciben tratamiento en las salas de emergencia debido a que han consumido demasiado, y en la actualidad, el medicamento es la causa más común de la deficiencia hepática en este país.

Aunque algunas de esas tragedias se derivan del abuso, muchas son por accidente. No es simplemente porque las personas sean descuidadas. El consejo “tómelo solo según se le indique” no cumple con su objetivo cuando estas indicaciones son confusas y contradictorias. Además, con el acetaminofeno, el consejo es exactamente ese. Por ejemplo, la FDA ha reducido la dosis máxima por píldora del acetaminofeno con receta médica, pero no ha tomado las mismas acciones para los productos de venta libre. Y los fabricantes de medicamentos de venta libre tienen nociones ampliamente diferentes de lo que las personas pueden tomar: Algunas etiquetas aconsejan que no se tome más de 1,000 miligramos de acetaminofeno al día; otros establecen el límite casi cuatro veces más alto.

Además, con el acetaminofeno, es muy fácil tomar demasiado accidentalmente. Eso se debe a que es el medicamento más común en EE.UU., que se encuentra como ingrediente en más de 600 medicamentos de venta libre y medicamentos con receta médica, incluso en los productos para las alergias, remedios para la tos y el resfriado, medicinas para bajar la fiebre, analgésicos y productos que le ayudan a dormir.

“Todo esto no significa que todos deben evitar los opioides y el acetaminofeno por completo”, dice Marvin M. Lipman, M.D., asesor médico en jefe de Consumer Reports. “Pero sí significa que la FDA debe cumplir su función de proteger a los consumidores al tomar acciones más contundentes para reducir los peligros, empezando por reconsiderar su aprobación a Zohydro ER y finalmente establecer estándares consistentes para el acetaminofeno”.

También significa que usted debe conocer los riesgos, no solo de los opioides y del acetaminofeno, sino también de medicamentos como el ibuprofeno (Advil y su genérico), naproxeno (Aleve y su genérico) y Celebrex. Ese último medicamento, que ahora lo recetan únicamente bajo su nombre de marca, debería estar disponible el próximo año más o menos como un genérico de bajo costo llamado celecoxib. Pero al igual que sus primos sin receta médica, implica serios riesgos para su corazón y su estómago cuando se toma regularmente, como lo hacen millones de estadounidenses.

“Los analgésicos pueden ser tan malos como el mismo dolor”, dice Lipman. “Así que debe saber cuándo son realmente necesarios y cómo usarlos de forma segura”.

Opioides: Conceptos erróneos mortales

Uno de los conceptos erróneos más grandes que las personas tienen acerca de los opioides es que los riesgos aplican a otras personas, no a ellos mismos. Sin embargo, la víctima “común” de la sobredosis podría no ser quien usted cree. Aproximadamente el 60% de las sobredosis ocurren en personas a quienes un solo médico les recetó los medicamentos, no en aquellas que “consultaron a varios médicos” o las obtuvieron en el mercado negro. Una tercera parte de ellas tomaban una dosis baja.

Cuando se usan adecuadamente, los opioides pueden aliviar un dolor fuerte de corto plazo, por ejemplo, de una cirugía o una fractura de hueso, así como controlar el dolor crónico de una enfermedad como el cáncer. Pero las personas se meten en problemas cuando abusan accidentalmente de los medicamentos; combinándolos con alcohol u otros medicamentos (como píldoras para dormir), tomándolos en dosis demasiado altas o durante demasiado tiempo, o usándolos mientras conducen o en otras situaciones en las que necesitan estar atentos.

Idealmente, los profesionales del cuidado de salud deberían actuar como protectores, al recetar los analgésicos únicamente cuando sea apropiado y supervisar los efectos secundarios de los pacientes. Pero eso no siempre se hace, dice Richard Blondell, M.D., director del Centro Nacional de Capacitación sobre Adicciones (National Center for Addiction Training) en State University of New York en Buffalo, N.Y. “No cabe duda, el público necesita estar mejor informado acerca de los riesgos”, declaró Blondell. “Pero finalmente, esta epidemia empieza finalmente con el talonario de recetas médicas del médico”.

El público en general y los proveedores del cuidado de salud tienen nociones obsoletas y peligrosas sobre los opioides. A continuación se encuentran tres de los conceptos erróneos más importantes y la información que debe saber para permanecer sano y salvo:

CONCEPTO ERRÓNEO: LOS OPIOIDES FUNCIONAN BIEN PARA EL DOLOR CRÓNICO

Aproximadamente el 90% de las personas que sufre de dolor a largo plazo terminan recibiendo una receta médica de un opioide a pesar de la poca evidencia de que los medicamentos ayudan mucho o son seguros cuando se usan a largo plazo. “Lo que sí sabemos es que mientras más alta sea la dosis y más tiempo la tome, mayor será su riesgo”, dice Gary Franklin, M.D., profesor de investigación de ciencias ambientales y salud ocupacional en la Universidad de Washington en Seattle. Las personas que toman opioides por más de unas cuantas semanas, con frecuencia desarrollan tolerancia, así que requieren dosis más altas, lo que a su vez crea dependencia. Y, aunque las dosis más altas pueden aliviar el dolor, generalmente ocasionan náusea y estreñimiento, perjudican su sistema inmunológico y su vida sexual y le hacen sentir demasiado confundido como para participar en cosas como la actividad física,que puede acelerar su recuperación. Además, en un giro cruel, los medicamentos pueden hacer que algunas personas sean más sensibles al dolor.

El método más seguro. Para ciertos tipos de dolor; incluso para la neuralgia, las migrañas y la fibromialgia, otros medicamentos con receta médica usualmente funcionan mejor que los opioides. Para otros tipos de dolor crónico, consulte con su médico acerca de probar medicamentos de venta libre como acetaminofeno, ibuprofeno y naproxeno antes de los medicamentos con receta médica. Las medidas que no implican el uso de medicamentos como ejercicios, masajes, la terapia conductual y la acupuntura, también podrían ayudar. Si tiene un dolor crónico que no ha respondido a otro tratamiento, los opioides pueden ser una opción. Sin embargo, su médico debería recetarle la dosis efectiva más baja durante el período de tiempo más corto y supervisar los efectos secundarios.

CONCEPTO ERRÓNEO: LOS OPIOIDES NO SON ADICTIVOS CUANDO SE USAN PARA TRATAR EL DOLOR

"Eso es lo que yo y muchos otros médicos aprendimos en la facultad de medicina”, dice Blondell. “Pero ahora sabemos que eso simplemente no es cierto”. Aproximadamente, entre el 5% y 25% de las personas que utilizan analgésicos con receta médica durante períodos largos, se vuelven adictas. Menos mujeres son dependientes de los analgésicos con receta médica que los hombres, pero es posible que se vuelvan dependientes más rápidamente y tienen más probabilidades de consultar a varios médicos.

El método más seguro. El dolor crónico con frecuencia aumenta y disminuye. Si usted y su médico consideran que necesita un opioide, resérvelo para cuando se intensifique el dolor. Si lo toma durante más de unas cuantas semanas, su médico deberá informarle sobre las señales tempranas de una adicción, incluso estados de ánimo inusuales, antojos, arrebatos en el temperamento y tomar riesgos innecesarios.

CONCEPTO ERRÓNEO: LAS VERSIONES DE LIBERACIÓN PROLONGADA SON MÁS SEGURAS

Los opioides como la hidromorfona (Exalgo), la oxicodona (OxyContin y su genérico), la morfina (Avinza, MS Contin y su genérico) y el recién aprobado Zohydro ER permanecen en el cuerpo durante más tiempo y usualmente son más fuertes que las formas de acción breve. Deben reservarse para los pacientes que necesitan alivio todo el tiempo. Sin embargo, algunas veces los médicos los recetan por conveniencia (los pacientes necesitan tomar menos píldoras) y porque consideran que es menos probable que los medicamentos de acción prolongada hagan que se sienta "drogado" y le causen adicción. Pero no existe evidencia de que dichos medicamentos funcionen mejor o que sean más seguros que los de acción breve. Además, las personas dependientes de los opioides buscan la concentración más alta de las versiones de acción prolongada. Es por eso que los grupos de salud pública y las agencias de cumplimiento de la ley temen que el nuevo Zohydro ER se preste más al abuso.

El método más seguro. Usualmente es mejor empezar con un opioide de acción breve. Debido a que existe más probabilidad de que se los roben, se usen indebidamente o abusen de los medicamentos de acción prolongada, si su médico le receta uno, espere que lo vigilen de cerca.

Uso seguro de opioides

¿Qué son los opioides? Son los analgésicos más fuertes, disponibles sólo con receta médica. Los nombres de marca comunes incluyen OxyContin, Percocet, Vicodin y Zohydro ER. Los genéricos incluyen fentanilo, hidrocodona, morfina y oxicodona.

Lea la etiqueta. Nunca tome más de lo que le aconsejan, no lo tome con alcohol ni lo combine con otro medicamento sin la aprobación de su médico. La mayoría de muertes por opioides involucran el alcohol o las píldoras para dormir.

Realícese la prueba para la apnea del sueño. Si ronca muy alto, pida que lo chequeen para ver si sufre de la afección, ya que los opioides pueden empeorarla o incluso ser fatales.

Indique a su médico si tiene un resfriado, una intensificación repentina del asma o bronquitis, ya que los opioides pueden interferir con la respiración. Es posible que necesite una dosis más baja hasta que se recupere.

No conduzca ni haga nada que requiera que esté totalmente alerta, especialmente cuando empieza a tomar un opioide o cuando cambia el tipo o la dosis.

Guarde los opioides bajo llave. “Tener opioides a mano es como mantener un arma cargada en su botiquín”, dice Richard Blondell, M.D., cuya investigación muestra que la mayoría de los adolescentes que se volvieron dependientes de los analgésicos con receta médica empezaron con un medicamento que consiguieron en su propia casa o de un amigo

Espere supervisión regular. Si está tomando medicamentos para el dolor crónico, “su médico deberá evaluarle en las visitas regulares. Si el dolor o la función no mejoran al menos en un 30% después de empezar con el medicamento, entonces, probablemente no esté funcionando suficientemente bien como para justificar los riesgos”, dice Gary Franklin, M.D. Su médico también debe asegurarse de que tome los medicamentos tal y como se los recetaron, por ejemplo, contando sus píldoras.

Deseche las píldoras que no utilice. Es posible que las pueda devolver a su farmacia. Si no lo puede hacer, la FDA indica que a diferencia de otros medicamentos, los opioides implican tanto riesgo que las píldoras que tenga en exceso deberían desecharse en el inodoro.

Acetaminofeno: Dosis peligrosas

Cuando se toma en las dosis recomendadas, el acetaminofeno es seguro para el alivio del dolor para la mayoría de las personas, aun cuando se utiliza por un período prolongado. Pero existe muy poco margen de error. Exceder la dosis máxima recomendada, incluso por muy poco, puede ser tóxico, especialmente para el hígado. Como lo muestra el siguiente cuadro, es fácil que suceda.

Desde hace mucho tiempo se sabe que las dosis altas de acetaminofeno que se toman a la misma vez pueden ser fatales. Sin embargo, las dosis acumuladas más pequeñas que suman más de 4,000 miligramos (ocho pastillas de 500 miligramos o píldoras “extra fuertes”) pueden ser igual de peligrosas, si no es que más peligrosas. Las personas que tomaron dosis repetidas del medicamento (para padecimientos como dolores de cabeza, dolor muscular y dolor de dientes) que los puso sobre la cantidad máxima diaria tenían más probabilidad de tener problemas cerebrales, renales y hepáticos y enfrentaban un mayor riesgo de morir o de necesitar un trasplante de hígado que las personas que tomaron una sola dosis, más alta. Eso es de acuerdo con un estudio escocés de 16 años en personas que fueron tratadas en la sala de emergencias, el cual se publicó en el 2011.

Ese mismo año, la FDA intentó reducir los envenenamientos por acetaminofeno al limitar los productos con receta médica a 325 miligramos por píldora. La agencia observó que las dosis más altas no alivian mejor el dolor y que las personas tienen más probabilidad de tomar una dosis excesiva con ellas.

Sin embargo, la agencia todavía no ha impuesto los mismos límites para los productos sin receta médica, aunque son responsables del 80% del acetaminofeno que se toma en EE.UU. Sin duda, eso complace a los fabricantes de medicamentos de venta libre: los productos “extra fuertes” con 500 miligramos de acetaminofeno por píldora son los de mayor venta.

Debido que el acetaminofeno aparece en tantos productos, usted debe verificar la presencia del acetaminofeno en todas las etiquetas de los medicamentos. Luego, asegúrese de permanecer bajo el límite superior seguro cuando combine las píldoras. Además, deberá evitar completamente el acetaminofeno si está en riesgo de enfermedad hepática o bebe demasiado alcohol, debido a que eso multiplica los peligros. Si toma el medicamento regularmente, observe las señales de daño hepático, que incluyen orina oscura, heces pálidas, dolor abdominal en el área superior derecha y un matiz amarillento en el área blanca de los ojos.

Es fácil tomar una sobredosis de acetaminofeno

¿Debería pedirle a mi médico Celebrex?

En la mayoría de los casos, no; por muchas razones. Primero, el medicamento, que en su forma genérica se conoce como celecoxib, no alivia el dolor de la osteoartritis mejor que los medicamentos relacionados disponibles sin una receta médica, incluyendo el ibuprofeno (Advil y su genérico) y el naproxeno (Aleve y su genérico) de acuerdo con nuestro análisis de Best Buy Drugs. Además, aunque algunas investigaciones sugieren que el celecoxib tiene menos probabilidad de ocasionar sangrado estomacal, podría ser más probable que aumentara más el riesgo de ataques cardíacos y ataques cerebrales que el naproxeno.

Además, aunque el celecoxib debería estar disponible el próximo año como un genérico y eventualmente costará menos que el medicamento de marca original, puede tomar un año o más para que los ahorros se reflejen en los consumidores. Calculamos que un año después de que esté disponible como genérico, el celecoxib costará aproximadamente $70 al mes. Eso es casi la mitad de lo que cuesta ahora el medicamento de marca Celebrex; pero es casi siete veces lo que cuesta el ibuprofeno o el naproxeno genérico.

Debido a los riesgos que implican estos medicamentos, sugerimos que la mayoría de las personas con artritis empiecen con las dosis apropiadas de acetaminofeno, el cual es más seguro cuando se usa adecuadamente. Eso es especialmente cierto para las personas que tienen historial de úlceras, sangrado, enfermedad renal o cualquier forma de enfermedad cardiovascular.

Para obtener detalles sobre el uso seguro de los medicamentos para el dolor, visite CRBestBuyDrugs.org/painpills. CR Best Buy Drugs es un proyecto gratuito de Consumer Reports.

¿Siente dolor? Pruebe estos medicamentos… y pruebe también estas medidas sin medicamentos

Para muchos padecimientos menores, es posible que todo lo que necesite sea un medicamento de venta libre. Acetaminofeno (Tylenol y su genérico), aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB y su genérico) y naproxeno (Aleve y su genérico) por lo general son seguros para el uso ocasional cuando se usan correctamente. Recomendamos las versiones genéricas de los medicamentos de venta libre y las marcas de la tienda porque son más económicas y tan seguras y efectivas como sus versiones de marca.

DOLOR DE ESPALDA

Pruebe esto primero
Cualquier analgésico de venta libre, como el acetaminofeno, la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno

Si eso no funciona
Si después de 10 días o más todavía siente dolor, podría hablar con su médico sobre un relajante muscular. Nuestra elección principal de Best Buy Drugs para dichos medicamentos es la ciclobenzaprina genérica. Pero esos medicamentos tienen riesgos que incluyen adicción, sedación, fatiga y mareos. Además, nuestro análisis muestra que no funcionan mejor que el acetaminofeno, la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno de venta libre. Y omite los opioides. No funcionan mejor para el dolor de espalda y representan riesgos serios.

Opciones sin medicamento
Mantenerse físicamente activo es lo más importante que puede hacer para tratar el dolor de espalda, con o sin medicamentos. La acupuntura, un masaje, Pilates, tai chi, fisioterapia y yoga también pueden ayudar a algunas

DOLORES DE CABEZA

Pruebe esto primero
Para dolores de cabeza comunes, incluso dolores de cabeza por tensión, pruebe las dosis apropiadas de acetaminofeno, ibuprofeno y naproxeno están bien, también; si no los usa con mucha frecuencia.

Si eso no funciona
Es posible que tenga migraña. Si es moderado, considere un producto que combine acetaminofeno, aspirina y cafeína (como Excedrin Extra Strength). Pero si sufre de migrañas más severas o las tiene más de dos veces al mes, podría necesitar un medicamento de venta con receta llamado triptano, como sumatriptan. Debido a que los triptanos incrementan el riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral, utilícelos cuidadosamente.

Opciones sin medicamento
Reducir el alcohol y evitar los alimentos que le provocan los dolores de cabeza puede ayudarle, al igual que el ejercicio y controlar el estrés con medicamentos, terapia de relajación u otros medios. Evite el exceso de medicamentos de venta libre; que pueden ocasionar el rebote de los dolores de cabeza.

DOLOR DE ARTICULACIONES

Pruebe esto primero
El ibuprofeno y el naproxeno usualmente funcionan mejor que el acetaminofeno porque alivian la inflamación, que con frecuencia acompaña el dolor de las articulaciones ocasionado por la osteoartritis. Pero tomarlos por períodos prolongados puede ocasionar graves problemas estomacales y de sangrado, así que límite su uso lo más que pueda, o considere las dosis apropiadas de acetaminofeno.

Si eso no funciona
Pídale a su médico una dosis más alta, la versión con receta médica del ibuprofeno o un medicamento relacionado, pero pida que le supervisen ya que mientras más alta es la dosis, mayor es el riesgo de sangrado estomacal.

Opciones sin medicamento
El ejercicio regular de bajo impacto, como caminar o yoga, así como los estiramientos son lo mejor y pueden eliminar o reducir significativamente su necesidad de tomar medicamentos

DOLOR MUSCULAR

Pruebe esto primero
El ibuprofeno o el naproxeno pueden controlar la inflamación que aparece después de una tarde de tenis o la primera vez que trota después de algún tiempo.

Si eso no funciona
Podría probar las cremas de venta libre para aliviar el dolor, que contengan alcanfor, capsaicina, mentol o salicilato de metilo o las más fuertes con receta médica, aunque no existe mucha evidencia de cómo funcionan. Y nunca las combine con almohadillas térmicas

Opciones sin medicamento
Aplique hielo inmediatamente (pero no directamente en la piel) hasta por 20 minutos, tres o cuatro veces al día, después de una lesión aguda. Eso reducirá el flujo sanguíneo, la hinchazón y la inflamación. También recuéstese y eleve el área afectada. Después de 24 a 48 horas, si la inflamación disminuyó, cambie a calor, lo que ayuda a relajar los músculos y mejora la circulación de curación.

¡Ey, FDA! Las personas necesitan más protección de los analgésicos

Sí, les hablamos a ustedes, FDA. El mercado de los analgésicos es confuso e incluso peligroso para los consumidores. Unos cuantos pasos de su parte podrían salvar miles de vidas cada año.

Reconsideren su aprobación para Zohydro ER. En una votación de ll contra 2, su propio panel asesor les insistió a que rechazaran el medicamento debido a la posibilidad de abusar del mismo. Y su agencia afiliada, los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades, dice que la adicción a los opioides es un problema principal en el cuidado de la salud. Zohydro ER no cubre una necesidad médica apremiante; existen medicamentos similares disponibles. Los expertos en adicciones temen que simplemente llenará un vacío en lugar de los narcóticos callejeros. Las ventas de OxyContin (oxicodona) incrementaron cuando el fabricante de medicamentos Purdue Pharma reformuló las píldoras para que fuera más difícil para las personas triturarlas e inhalar el polvo o disolverlo e inyectarlo. Actualmente, Zohydro ER no tiene dicha protección. Al menos, exíjanle a su fabricante, Zogenix, que haga que sea difícil abusar del medicamento y que requiera capacitación para los médicos que lo distribuyen. Además, deberían elevar el estándar sobre cómo aprueban los analgésicos narcóticos.

Hagan que los estándares del acetaminofeno sean consistentes. Una dosis por píldora de 325 miligramos es tan efectiva como las dosis más fuertes, y es más segura. Ese es el límite que ustedes establecieron para el acetaminofeno con receta médica. Así que, por qué no hacer lo mismo para los medicamentos de venta libre, que son el 80% del uso de acetaminofeno. También nos gustaría que hubiera etiquetas consistentes del medicamento. Descubrimos que las recomendaciones varían de 1,000 miligramos al día en algunos analgésicos nocturnos a 3,900 miligramos en algunos productos que combinan el acetaminofeno con medicamentos para las alergias o medicamentos contra el resfriado y la gripe. Consideramos que el límite diario según la etiqueta no debería ser de más de 3,250 miligramos.

Consumidores, ustedes también pueden ayudar. Comuníquense con la FDA al 888-463-6332 o en dniginfo@fda.hhs.gov y hágales saber que desea estándares más estrictos para los analgésicos. ¿Se ha visto afectado por los opioides o el acetaminofeno? Comparta su historia con nosotros en ConsumerReports.org/paindrugs. Conozca sobre nuestro Proyecto Paciente seguro (SafePatientProject.org), que trabaja con los defensores para que el cuidado de salud sea más seguro.

--------------------------------------------------------------------

Inscríbete para recibir Lo Nuevo Para Ti - el boletín mensual de Consumer Reports en Español. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Copyright © 2006-2014 Consumer Reports.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?