SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Haz ejercicio con un amigo

Por Leslie Rodríguez, RD, LD* -
Haz ejercicio con un amigo

¿Te cuesta hacer ejercicio? Imagínate tener a un amigo que cuente contigo para  hacer ejercicio  todos los días. No vas a querer defraudarlo, ¿verdad? ¡Por supuesto que no! Es precisamente por esto que los compañeros de ejercicio pueden hacer una gran diferencia en tu rutina de ejercicios.

Se ha demostrado que el tener un compañero o cualquier otro sistema de apoyo aumenta significativamente las probabilidades de éxito de tu rutina de ejercicios. Si tienes un compañero que cuenta contigo para hacer ejercicio te sentirás mucho más comprometido a hacerlos. Tus amigos pueden animarte, mantenerte motivado y pueden ayudarte a que no te sientas tentado a volver a estar inactivo después de haber logrado emprender un programa de ejercicios.

A la búsqueda de pareja

Conseguir a un compañero de ejercicio puede ser muy fácil. Puedes buscar a un vecino que esté interesado en caminar contigo y puedes fijar una fecha con esa persona. Cuadren una hora todos los días para realizar las caminatas y decidan qué distancia desean recorrer juntos. De hecho, puedes caminar con un compañero de trabajo durante la hora del almuerzo. A esa hora pueden caminar hasta el lugar a donde vayan a almorzar o pueden caminar alrededor del edificio o del estacionamiento del lugar de trabajo. De igual forma, puedes caminar con un compañero de trabajo después de salir de la oficina, esto puede ayudarte a quitar el estrés y ventilar cualquier problema que haya podido surgir en el trabajo. Sólo recuerda empacar tu ropa y zapatos deportivos todos los días.

Tu pareja sentimental también puede ser un buen compañero o compañera porque puede mantenerte motivado. Además, te conoce lo suficientemente bien para no permitirte que inventes cualquier excusa para no hacer ejercicio. Algunos estudios han demostrado que las parejas que caminan juntas mejoran su relación ya que se distraen de los quehaceres diarios, como cancelar deudas y hacer diligencias, que le roban al matrimonio un poco de romanticismo y diversión. Asimismo, es una oportunidad excelente para comunicarse más y para compartir una experiencia positiva. Los ejercicios al aire libre también incrementan el nivel de serotonina y los ejercicios en general aumentan los niveles de endorfinas. Ambos químicos te hacen sentir feliz y optimista, lo cual te ayuda a sentirte mejor con tu relación.

Inclusive, tus hijos pueden ser muy buenos compañeros. Tienen un montón de energía y harán del ejercicio una actividad agradable para ti. Además, al hacer ejercicio con tus hijos, le estarás dando un buen ejemplo a seguir. Sin embargo, cuando quieras caminar con tus hijos es mejor que selecciones un destino que sea de su interés, como una sala de juegos de vídeo, un parque o una heladería. Asegúrate de caminar al mismo ritmo que tu hijo o hijos porque, de lo contrario, es muy probable que no quieran volver a acompañarte.

Las mascotas también son ideales

Si tienes perro, puede que éste sea un compañero muy dedicado y cumplido. Los perros siempre quieren salir de paseo y siempre te recordarán cuándo es la hora de salir. Tu perro te suplicará que lo saques, sin importar que estés muy cómodo frente al televisor. Pero a pesar de que uno espera que el perro tenga la condición natural para ser buenos compañeros de ejercicio, no es mala idea que el veterinario lo examine si no está acostumbrado a hacer ejercicio. Es posible que necesite un poco de entrenamiento para afianzar su obediencia a la hora de caminar. El veterinario hasta te puede recomendar un programa de entrenamiento para que tu perro se vaya acostumbrando poco a poco a las caminatas. Si no tienes perro, pero deseas uno como compañero en tus paseos, un amigo o vecino siempre te puede “prestar” el suyo, o puedes contactar al refugio de animales más cercano, ya que muchas veces los refugios necesitan voluntarios dispuestos a sacar a pasear a los perros.

También puedes tener compañeros de ejercicio para realizar otras actividades aparte de caminar. Si estás interesado en matricularte en alguna clase de ejercicio pero te da miedo probar algo nuevo, lo más probable es que te sientas más dispuesto si se inscriben contigo uno o varios amigos. Otras actividades que puedes hacer con tus compañeros de actividades físicas incluyen cursos de baile, de golf, tenis o jugar boliche, bowling. Todas estas actividades son divertidas cuando las practicas con otras personas y te darás cuenta que con un amigo la pasarás aún mejor, por lo que desearás hacer ejercicio y practicarlo más a menudo. Al final, hasta pudieras terminar con más de un compañero para hacer ejercicio una vez que compartas tu fabulosa experiencia con tus amigos y familiares.

Importante la compatibilidad

Cuando busques un compañero para ejercitarte trata de escoger a alguien que se parezca a ti en cuanto a tu nivel de entrenamiento físico, tu ritmo usual y tu energía. Pudieras, incluso, tener varios compañeros dependiendo de la actividad que deseas practicar. A lo mejor tengas un amigo que le guste más bien pasear sin esforzarse mucho, pero tengas otro que quiera un mejor entrenamiento, como por ejemplo, hacer una excursión a una montaña. Acuérdate de no exigirte demasiado para mantenerte a la par con alguien que camina mucho más rápido que tú, porque pudieras terminar lesionándote. Si te estás quedando sin aliento mientras tu compañero es el que lleva la mayor parte de la conversación, entonces necesitas bajar el trote.

Hay que reconocer que a todos nos gusta tener a alguien con quien conversar. Por lo que el tener un compañero de ejercicio ayuda a combinar la actividad física con algo divertido: la amistad. Si disfrutas del ejercicio que haces, de seguro que lo continuarás haciendo de manera disciplinada y no tratarás de inventar una excusa para salirte con la tuya. ¡Así que, consíguete un compañero y comienza a pasarla bien!

*Especialista en nutrición deportiva y actividad física de MiDieta™


Otros artículos sobre temas relacionados:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?