SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Problema con la bebida daña el cerebro

Problema con la bebida daña el cerebro

Daña precisamente las áreas esenciales para dejar de beber, muestra una investigación

JUEVES, 15 de septiembre (HealthDay News) -- El abuso del alcohol a largo plazo puede resultar en un daño significativo para el cerebro, muestra un estudio reciente.

Los investigadores informan que la extensión de la lesión en el cerebro puede ser determinada midiendo el grosor cortical. Anotaron que mientras más beben las personas, peor es el daño.

"Ahora sabemos que el alcohol tiene amplios efectos en toda la corteza y en estructuras del cerebro que contribuyen a una gran variedad de capacidades psicológicas y funciones intelectuales", señaló en un comunicado de prensa de la Harvard la autora para correspondencia del estudio Catherine Brawn Fortier, neuropsicóloga e investigadora del Sistema de Atención de Salud de VA de Boston y de la Facultad de medicina de la universidad.

"Este es el primer estudio en medir con precisión la variación en el grosor de la corteza cerebral, que es la delgada capa de neuronas que se observa en la superficie del cerebro y que soporta toda la cognición humana de alto nivel", señaló.

Un consumo excesivo de alcohol tiene efectos nocivos sobre los dos tipos de tejido que soportan la función cerebral, conocidos como materia blanca y materia gris. Sin embargo, el impacto más significativo del alcohol es sobre los lóbulos frontal y temporal, áreas del cerebro que son esenciales para el aprendizaje, el control de los impulsos y otras conductas humanas complejas, apuntaron los investigadores en el comunicado de prensa.

"En otras palabras, las mismas partes del cerebro que podrían ser más importantes para controlar los problemas con la bebida resultan dañadas por el alcohol, y mientras más alcohol se consume, mayor es el daño", explicó Fortier.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores compararon escáneres por resonancia magnética estructural de alta resolución de 31 ex bebedores y 34 abstemios para medir el grosor cortical.

"Los estudios anteriores solo podían comparar regiones grandes del cerebro", apuntó Fortier, "mientras que este método nos permitió ver áreas tan pequeñas como una décima de milímetro y compararlas en todo el cerebro. Este método nos permitió identificar daños muy sutiles pero significativos relacionados con el alcohol en todo el cerebro, revelando dos hallazgos primarios".

"En primer lugar, el estudio halló un grosor cortical reducido incluso entre los alcohólicos recuperados. En segundo lugar, los efectos del alcohol sobre el cerebro son determinados por cuánto bebe la persona. En esencia, mostraron que mientras más bebe una persona, mayor daño hay en el cerebro".

"Este estudio documenta por primera vez la naturaleza dinámica de la neuropatología asociada con el uso empedernido crónico de alcohol", explicó en el comunicado de prensa Terence M. Keane, jefe asociado del personal de investigación y desarrollo del Sistema de Atención de Salud de VA de Boston, y decano asistente de investigación de la Facultad de medicina de la Universidad de Boston. "Los resultados podrían explicar por qué el alcoholismo puede ser tan difícil de tratar. El alcohol daña los mismos sistemas neurales que son esenciales para alcanzar y conservar la abstinencia".

Los autores del estudio añadieron que incluso cuando dejan de beber, los ex alcohólicos pueden sufrir de capacidades afectadas y cambios en la personalidad debido a los efectos del alcohol sobre el cerebro.

"Las reducciones graves en las regiones frontales del cerebro pueden resultar en un cambio dramático en la personalidad y la conducta, en la forma de impulsividad, dificultades para la automonitorización, la planificación y el razonamiento, un periodo corto de atención, incapacidad para alterar la conducta, falta de conciencia de una conducta inadecuada, cambios en el estado de ánimo e incluso agresividad", añadió Fortier. "Las reducciones graves en las regiones temporales del cerebro resultan con más frecuencia en afectación de la memoria y la función del lenguaje".

Los hallazgos deben ayudar a los médicos a aconsejar y tratar mejor a sus pacientes alcohólicos, concluyeron los investigadores.

"Creo que lo más importante para otros profesionales médicos es saber y transmitir a sus pacientes que el mal uso del alcohol no carece de consecuencias", concluyó Fortier. "El cerebro no solo resulta afectado, sino que las estructuras cerebrales más impactadas son las que se necesitan para cambiar la conducta problemática. Sin embargo, también es importante señalar que aunque el alcohol afecta al tejido cerebral, éste se puede recuperar hasta cierto punto con una abstinencia sostenida. Algo que podría ser un factor motivador para mantenerse sobrio", añadió.

El estudio está disponible en línea y aparecerá en la edición impresa de diciembre de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los efectos nocivos de los atracones de alcohol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?