Publicidad

Editar mi perfil

La fórmula secreta del hombre más feliz del mundo

Por HolaDoctor -
Crédito: Getty Images

Matthieu Ricard es un monje budista y no sólo él se reconoce como el hombre más feliz sobre la tierra. Esto fue comprobado a través de escaneos cerebrales: presenta un tamaño de la zona cerebral donde se registra la felicidad, superior al de una persona normal. Conoce su fórmula infalible.

Al parecer, la felicidad terrenal existe y hay un hombre que la ha alcanzado en plenitud: Matthieu Ricard, un francés de 66 años, quien disfruta de la felicidad plena y duradera gracias a la meditación.

Para un hombre genéticamente igual a todos, puede sonar grandilocuente el título, pero los investigadores certifican lo que él dice y lo han declarado “el hombre más feliz del mundo”.

Ricard tiene una capacidad para la felicidad jamás registrada. Y esto se ha comprobado a través de un estudio sobre el impacto de la meditación en el cerebro y las funciones de éste, realizada a practicantes avanzados de meditación. Como parte de la investigación, el neurocientífico Richard Davidson, de la Universidad de Wisconsin, aplicó un cableado con 256 sensores en el cráneo del monje.

Los escáneres mostraron que al meditar, el cerebro de Ricard produce un nivel de ondas gamma -las vinculadas a la conciencia, la atención, el aprendizaje y la memoria- "nunca antes reportadas en la literatura de la neurociencia", dijo Davidson.

También se visualizó un exceso de actividad en la corteza pre-frontal izquierda de su cerebro, en comparación con su zona derecha, dándole una capacidad anormalmente grande de la felicidad y una menor propensión hacia la negatividad, afirman los investigadores.

La investigación sobre el fenómeno, conocido como "neuroplasticidad" es bastante nueva y Ricard ha estado a la vanguardia de los experimentos innovadores, junto con otros destacados científicos de todo el mundo.

"Hemos estudiado durante 12 años los efectos de corto y largo plazo del entrenamiento mental a través de la meditación y su efecto en la atención, compasión y equilibrio emocional," dijo el investigador principal.

Davidson y su equipo encontraron resultados notables a largo plazo en todos los participantes, que hicieron 50 mil rondas de meditación, 20 minutos al día. Davidson declaró a AFP: "Es una zona maravillosa de la investigación, ya que muestra que la meditación no es sólo alcanzar el éxtasis bajo un árbol, sino que cambia completamente tu cerebro y por lo tanto cambia, lo que eres."

Los investigadores ahora están convencidos de que la meditación puede alterar el cerebro y brindar felicidad de las personas, de la misma manera que elevar las pesas mejora los músculos.

Matthieu Ricard dio la espalda a la vida intelectual de París hace 40 años y se trasladó a la India para estudiar budismo. Ahora es un confidente cercano del Dalai Lama y un respetado erudito occidental de esa religión.

Se convirtió en un monje prominente en el monasterio de Shechen Katmandú, en la India, y divide su año entre la meditación aislada, la investigación científica, los viajes con el Dalai Lama y además, Ricard da numerosas conferencias científicas.

Recientemente fue condecorado en Francia con la Orden Nacional del Mérito por su trabajo en la preservación de la cultura del Himalaya, pero es su trabajo en la ciencia de la felicidad el que tal vez mejor define a este hombre.

Ricard dice sobre el arte de la meditación:

• "Es imposible detener los pensamientos que vienen, pero centrándose en un determinado sonido, o en el aliento que entra y sale, se calma la mente, dándole mayor claridad. El control de la mente no se trata de la reducción de la libertad: se trata de no ser un esclavo de sus pensamientos".

• "Si nota que su mente divaga, simplemente vuelva a concentrarse en su respiración. Esto se conoce como la atención. Usted también puede aplicarla a otras sensaciones que lo pondrán en el "ahora", en lugar de vivir en el pasado o el futuro. Usted podría centrarse en el calor, el frío y los sonidos".

• "Todo el mundo ha sentido el amor, un sentimiento que todo lo consume, y que por lo general sólo tiene una duración de 15 segundos, pero se puede aguantar y alimentar este sentimiento vívido, centrándose en él a través de la meditación".

• "Al igual que cuando se toca el piano, practicar la meditación durante 20 minutos tiene un impacto mucho mayor en el tiempo que unos pocos segundos. La práctica regular es tan necesaria como regar una planta".

• "Puede utilizar la meditación para quitar un poco de espacio a las emociones negativas".

• "Usted verá los beneficios en los niveles de estrés y el bienestar general, así como cambios en el cerebro con la práctica habitual en un mes. Aquellos que dicen que no tienen tiempo suficiente para meditar, deben buscar en los beneficios: "si usted tiene los recursos para hacer frente a todo lo demás durante las otras 23 horas y 30 minutos, meditar me parece una manera digna de pasar 20 minutos”, aconseja Ricard.

Más para Leer

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo