Publicidad

Editar mi perfil

La actividad física en la vejez podría proteger al cerebro

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

Un estudio observa una reducción en el riesgo de demencia entre los que caminaban, montaban bicicleta o hacían otro tipo de ejercicio con regularidad

JUEVES, 1 de noviembre (HealthDay News) -- Las personas mayores que hacen ejercicio con regularidad podrían reducir su riesgo de demencia y ayudar a mantener su agudeza mental, sugiere un estudio reciente.

La actividad física podría reducir el riesgo de demencia en un 40 por ciento, y el declive en las habilidades mentales en hasta un 60 por ciento, afirman investigadores.

"En los últimos tres años, esto se ha convertido en un hallazgo muy constante", aseguró el Dr. Sam Gandy, director asociado del Centro de Investigación del Alzheimer Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, quien no participó en el estudio.

"Lo mejor que podemos hacer, por nosotros mismos y por nuestros pacientes, es adoptar una rutina regular de ejercicio", enfatizó. "Esto retrasa o previene la demencia, o retrasa su avance, de forma que todo el mundo obtiene un beneficio".

El Dr. Ralph Sacco, presidente de neurología de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que este estudio muestra algunas pruebas convincentes de que la actividad física en una población de mayor edad reduce el riesgo de demencia vascular. La demencia vascular resulta de una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro, normalmente debido a accidentes cerebrovasculares (ACV), y puede llevar a síntomas como confusión, depresión, agitación y problemas con la memoria, la atención o la toma de decisiones.

"La actividad física es uno de los siete factores esenciales de salud de la definición de la salud cardiovascular ideal de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), y también puede ayudar a reducir el ACV y a mejorar la salud del cerebro", afirmó Sacco.

A medida que la población de EE. UU. envejece, habrá un mayor énfasis en formas para reducir la demencia y el declive cognitivo (mental) relacionado con la edad, añadió.

"Mantenerse físicamente activo es importante no solo para mejorar la salud cardiaca, sino también para fomentar una mejor salud cerebral", señaló Sacco.

El estudio se publicó en línea el 1 de noviembre como adelanto de su publicación en la edición impresa de diciembre de la revista Stroke.

Los investigadores, liderados por la Dra. Ana Verdelho, investigadora en neurociencias de la Universidad de Lisboa y el Hospital Santa María en Portugal, sometieron a más de 600 hombres y mujeres de 60 a 79 años de edad a escáneres cerebrales al inicio y al final del estudio, para observar los cambios que indican un declive en la función mental. Casi dos tercios de los participantes tomaban clases de ejercicio, caminaban o montaban bicicleta durante 30 minutos al día, tres veces por semana.

Durante el estudio, se preguntó a los participantes sobre la depresión, la calidad de vida y su capacidad de realizar actividades comunes.

Tras tres años, los investigadores hallaron que 90 pacientes habían desarrollado demencia, lo que incluyó a 54 con demencia vascular y a 34 con la enfermedad de Alzheimer, una afección que deteriora el cerebro. Otros 147 mostraban problemas con la capacidad mental, pero no demencia, reportaron los investigadores.

"Aconsejamos firmemente una actividad física de intensidad moderada durante al menos 30 minutos tres veces por semana para prevenir el deterioro cognitivo [del pensamiento]", comentó Verdelho en un comunicado de prensa de la revista. "Esto es particularmente importante para las personas con factores vasculares de riesgo como [hipertensión], ACV o diabetes".

Idealmente, la Asociación Americana del Corazón sugiere que hombres y mujeres deben hacer 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada cada semana, o 75 minutos de ejercicio vigoroso.

Entre los participantes del estudio, el ejercicio regular fue efectivo independientemente de la edad, la educación, los cambios en el cerebro y los antecedentes de accidente cerebrovascular, anotaron los investigadores.

El Dr. David Katz, director del Centro de Investigación de la Prevención de la Universidad de Yale, dijo que el Alzheimer y la demencia vascular tienen factores de riesgo comunes con otras enfermedades crónicas, como la enfermedad coronaria.

"Hace mucho que tenemos motivos para creer que las mismas prácticas de estilo de vida que protegen de la diabetes y de la enfermedad cardiaca también protegen de la demencia", planteó.

Este estudio reafirma esa importante asociación, señaló Katz.

"La salud del cuerpo y la del cerebro están relacionadas de forma indeleble, y cuidar al uno también beneficia al otro. Quizás se piense que el ejercicio tiene que ver sobre todo con acondicionar los músculos, pero este estudio sugiere que es igual de importante para mantener una mente en buen funcionamiento", comentó.

Más información

Para más información sobre la demencia, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo