SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Abusan de nootrópicos para pensar mejor

Por -
Abusan de nootrópicos para pensar mejor
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las llamadas drogas de la inteligencia han tenido un auge en las últimas décadas y su uso se extiende a pesar de que los expertos advierten sobre los riesgos que implican. Una de esas pastillas de moda para ser más listos son los nootrópicos, que prometen el cielo de la sabiduría.

Muchos ejecutivos o profesionales adultos recurren una droga para mejorar su rendimiento intelectual, potenciar su memoria y fortalecer su concentración. Pero no son los únicos, el fenómeno está alcanzando la esfera de los estudiantes, donde es todavía más peligroso por encontrarse en la etapa del desarrollo. 

Uno de los ejemplos de lo que está pasando con esa tendencia a confiar en una droga para enfrentar los desafíos de una mente lúcida, lo constituye Dave Asprey, de 41 años, quien fundó Bulletproof en base a su propia experiencia.

Dice que cuando era ejecutivo, con una inversión de $300,000 y 15 años de constancia, logró “hackear” su propia biología y aumentar en 20 puntos su coeficiente intelectual en base a drogas estimulantes del cerebro. Y ahora vende sus cafés potenciadores con un cóctel que incluye energizantes naturales y de los otros, lo hace con verdadero éxito.

Dentro de los “cafés a prueba de balas” como él mismo los llama, se incluye piracetam, de la familia de los nootrópicos, aniracetam, CILTEP, metilo y cobalamina. Asprey contó a CNN que sus principales clientes están el Silicon Valley, donde “todos quieren brillar” según sus palabras.

Otra de las empresas que están impulsando el negocio de esta droga como un recurso infalible para mejorar el desempeño mental es Nootrobox.com, donde se define a los nootropicos como "una amplia clasificación de drogas o compuestos con propiedades potenciadoras cognitivas con efectos secundarios mínimos adecuados para el uso a largo plazo, son las drogas inteligentes" puntualiza la información de su sitio web.

La compañía vende varios productos con diferentes capacidades según la necesidad puntual, y abunda en testimoniales sobre las virtudes mágicas de estos compuestos.

Algunos nootrópicos son fármacos usados para tratar la demencia o el Alzheimer, otros para mitigar los síntomas del autismo. Uno de ellos, el Adderall, se prescribe para tratar trastornos como la hiperactividad y la narcolepsia, y se debería vender sólo bajo estricta receta médica.

En EE. UU., un relevamiento de 2013 halló que alrededor del 24% de los adolescentes de escuela secundaria abusaron de fármacos estimulantes en ese año. La cifra aumentó un 33% respecto a 2008. El 13% de los adolescentes reconocieron haber consumido al menos una vez Ritalin, Adderall o Concerta.

Los hallazgos provienen de una encuesta realizada Drugfree.org, en conjunto con MetLife Foundation, sobre casi 4,000 adolescentes. Dijeron que lo usaban para rendir más, a pesar de que reconocieron que no se les recetaron a ellos. Y muchos convencieron a sus padres para que les dejen tomar fármacos.

¿Para qué se usan los nootrópicos? La Academia Americana de Pediatría (AAP) informa que una sustancia denominada piracetam, perteneciente a esta clase de drogas, se recomienda como estimulante cognitivo para niños con síndrome de Down, dislexia y TDAH, en los cuales se observó una mejora en la capacidad y comprensión de lectura después de ser tratados con el fármaco.

Estimulantes en peligroso aumento

Los estimulantes, como dextroanfetamina (Dexedrine y Adderall) y el metilfenidato (Ritalin y Concerta), actúan en el cerebro de manera similar a una familia de neurotransmisores cerebrales claves llamados monoaminas, y aumentan los efectos de estas sustancias químicas en el cerebro. 

Los aumentos dramáticos en las recetas de estimulantes y potenciadores cognitivos en las últimas 2 décadas han llevado a una mayor disponibilidad en el mercado y al incremento de desviaciones y abuso, señalan los organismos de salud especializados.

Estos potenciadores pueden mejorar en gran medida la calidad de vida de una persona si tiene una condición específica y le han sido recetados por un médico, pero los informes sugieren que el consumo se está produciendo también entre algunos profesionales académicos, deportistas, artistas, personas mayores y estudiantes, tanto de secundaria como universitarios, informa el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIH).

Dicha mejora cognitiva -no médica- plantea riesgos potenciales para la salud, incluyendo la adicción, los riesgos cardiovasculares y la psicosis, según detallan los NIH.

Los médicos desconfían de los efectos de las drogas de la inteligencia. No se ha demostrado que tomar estos medicamentos sirva para que los estudiantes mejoren sus notas, hallaron en un estudio de 2012 los investigadores del Hospital Pediátrico Mott junto a la Universidad de Michigan, y en cambio, “el abuso podría ser muy peligroso”, declararon textualmente los científicos al presentar su estudio.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?