SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Trabajar de noche eleva riesgo de cáncer de seno

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Trabajar de noche eleva riesgo de cáncer de seno

También observan diferencias de riesgo entre las personas 'matutinas' y las 'vespertinas'

LUNES, 28 de mayo (HealthDay News) -- Las mujeres que trabajan el turno de noche más de dos veces por semana podrían estar aumentando su riesgo de cáncer de mama, hallan investigadores daneses.

Además, el riesgo parece ser cumulativo, y más alto entre las mujeres que se describen a sí mismas como personas "matutinas" en lugar de "vespertinas", señalan los investigadores.

"Del diez al veinte por ciento de las mujeres en las sociedades modernas tienen trabajos en turnos de noche", aseguró el investigador líder Johnni Hansen. "Por tanto, quizás sea uno de los problemas laborales más grandes relacionados con el cáncer".

Los motivos de estos hallazgos aún permanecen inciertos.

"El trabajo en turno de noche conlleva exposición a la luz de noche, lo que reduce la producción de la hormona nocturna melatonina, que parece proteger de ciertos cánceres", comentó Hansen, del Instituto de Epidemiología del Cáncer de la Sociedad Danesa del Cáncer, en Copenhague.

Además, la luz nocturna puede afectar al ritmo circadiano, haciendo que el reloj maestro del cerebro se salga de sincronía con los relojes celulares locales de distintos órganos del cuerpo, afectando a los senos, comentó.

"Un cambio repetido de fase podría llevar a efectos en la regulación del ciclo celular circadiano, favoreciendo así un crecimiento descontrolado", dijo Hansen.

Además, la privación del sueño tras el trabajo en turno de noche lleva a la supresión del sistema inmunitario, lo que podría aumentar el crecimiento de las células cancerosas, añadió.

Esta no es la primera vez que se reconoce esta asociación. En 2007, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, parte de la Organización Mundial de la Salud, dijo que trabajar el turno de noche "probablemente sea carcinógeno para los humanos", según la información de respaldo del estudio.

El nuevo estudio aparece en la edición en línea del 28 de mayo de la revista Occupational and Environmental Medicine.

Para determinar el efecto del trabajo en turno de noche sobre el riesgo de cáncer de mama, el equipo de Hansen recolectó datos sobre más de 18,500 mujeres que trabajaban en el ejército danés de 1964 a 1999.

Los investigadores identificaron a 210 mujeres que sufrieron de cáncer de mama y las compararon con casi 900 mujeres similares que no tuvieron cáncer de mama.

Se preguntó a todas las mujeres sobre sus patrones de trabajo, estilos de vida y otros factores como su uso de anticonceptivos y terapia de reemplazo hormonal, así como sus hábitos de tomar el sol.

Además, se pidió a las mujeres que se clasificaran a sí mismas como personas "matutinas" o "vespertinas".

En total, 141 mujeres con cáncer de mama respondieron a los cuestionarios del estudio. También respondieron 551 mujeres sin cáncer de mama.

Entre esas mujeres, el riesgo de cáncer de mama aumentó en 40 por ciento si trabajaban de noche, hallaron los investigadores.

Pero entre las mujeres que trabajaban de noche al menos tres noches por semana, y durante al menos seis años, el riesgo se duplicó, mostraron los hallazgos.

Las mujeres que trabajaban el turno de noche que se describieron a sí mismas como personas matutinas tenían un riesgo incluso más elevado de cáncer de mama. Tenían casi cuatro veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las que no trabajaban turnos de noche, según los investigadores.

En comparación, las mujeres que se consideraban personas vespertinas tenían el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de mama, añadieron.

Las mujeres que preferían las mañanas que no trabajaban de noche tenían un riesgo general más bajo de cáncer de mama que las de tipo vespertino, halló el equipo de Hansen.

"Dado que el trabajo en turnos es inevitable en las sociedades modernas, este tipo de trabajo se debe limitar en duración y a no más de tres noches por semana", aconsejó Hansen. "En particular, las personas matutinas deben limitar su trabajo nocturno", agregó.

Aunque el estudio encontró una relación entre trabajar el turno de noche y el cáncer de mama, no demostró que existiera una relación de causa y efecto.

Los hombres que trabajan de noche también podrían estar en riesgo de cáncer de próstata, anotó Hansen. Esa evidencia proviene de tres estudios de tamaño reducido, dijo.

La Dra. Stephanie Bernik, jefa de oncología quirúrgica del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que "es muy difícil determinar a las causas del cáncer de mama y si las mujeres en turnos de noche tienen un riesgo más alto".

Pero parece que en esto verdaderamente hay algo, añadió.

"El estrés aumenta el riesgo de cáncer de mama y afecta al organismo como un todo, y trabajar de noche puede afectar el ritmo circadiano y provocar estrés", advirtió Bernik.

"Se trata de otro hallazgo de que el cáncer de mama es provocado por una multitud de distintas influencias ambientales y genéticas, así que probablemente es otra pieza del rompecabezas", agregó.

Richard Stevens, experto en los factores ambientales que afectan al cáncer del departamento de medicina comunitaria del Centro de Salud de la UConn en Farmington, Connecticut, señaló que "la evidencia sobre la luz de noche y, específicamente del trabajo en turnos y el cáncer de mama, se acumula rápidamente".

"Pero este es el primer estudio sobre la preferencia por la mañana o por la noche", anotó.

"Es verdad que la luz de noche aumenta el riesgo de enfermedad, así que hay implicaciones muy prácticas", dijo Stevens.

Si la luz realmente es un problema en el trabajo de noche, se sabe cuáles longitudes de onda son las que más suprimen la melatonina, así que se podría ajustar la iluminación para eliminar esas longitudes de onda, explicó.

Hay otras cosas que las personas pueden hacer para evitar los efectos de la luz de noche sobre la salud, añadió.

"Por ejemplo, para la salud en general, si se despierta de noche, permanezca en la oscuridad, no encienda la luz. Si enciende la luz, comenzará a suprimir la melatonina de inmediato", advirtió Stevens.

"Hay muchas cosas más aparte de la melatonina, pero es un buen marcador de si el ritmo circadiano está cambiando", planteó.

Se están llevando a cabo estudios sobre el trabajo nocturno y el riesgo de cáncer de próstata, anotó Stevens.

Más información

Para más información sobre el cáncer de mama, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?