Editar mi perfil

La aspirina reduciría riesgo de cáncer de hígado

Por HolaDoctor -

La aspirina y otros medicamentos anti-inflamatorios no esteroides pueden ayudar a prevenir este tipo de cáncer. Los investigadores también señalan que la toma de la aspirina a largo plazo se relaciona con un menor riesgo de padecer otros tipos de cáncer.

Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer en Rockville, Maryland, arroja ventajas contundentes sobre el consumo de aspirina: los consumidores de este analgésico tuvieron un 41 % menos de probabilidades de desarrollar cáncer de hígado y un 45% menos de posibilidades de morir de enfermedad crónica del hígado que aquellas personas que no la consumían.

Según el estudio, liderado por el Dr. Vikrant Sahasrabuddhe y realizado sobre una base de 300,000 adultos de mediana edad y mayores, otros antiinflamatorios no esteroides (AINE) también se asociaron con un menor riesgo de muerte por enfermedad hepática crónica, pero no con menos cáncer de hígado, que sí reportó el uso de aspirina.

"Estas asociaciones con el uso de la aspirina son importantes, y si se confirman, podría abrir nuevas perspectivas para la quimioprevención del carcinoma hepatocelular (impedir el desarrollo o el regreso del cáncer una vez que ha sido tratado) y para tratar la enfermedad hepática crónica", señalaron los autores del estudio.

Sin embargo, a pesar de producir un beneficio adicional posible cuando es indicada para la cardioprotección, la aspirina puede no ser necesaria o utilizada sólo para proteger el hígado, según la opinión de otros expertos.

“Por un lado, ya hay buenas señales de que los AINEs no aumentan el riesgo de sangrado”, dijeron los Dres. Isra Levy y Carolyn Pim, de la Universidad de Ottawa, en Canadá, en el editorial que acompaña al estudio.

“Pero en la práctica, sabemos y comprendemos las causas de la mayoría de los casos de enfermedad hepática crónica y el cáncer hepático primario: las infecciones virales, especialmente el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C, y el alcohol”, señalaron los mismos doctores.

El Dr. Boris Pasche, oncólogo de la Universidad de Alabama en Birmingham, dijo en una entrevista con MedPage Today que los resultados no fueron inesperados. "Estamos viendo una creciente evidencia de que la toma de aspirina a largo plazo impide el desarrollo de varios tipos de cáncer en las personas que toman AINE para prevenir accidentes cardiovasculares”, declaró.

Sin embargo, la población de mayor riesgo y para la que se necesitan estrategias preventivas (las personas con cirrosis por ejemplo) probablemente no serían buenos candidatos para ser tratados con aspirina u otros AINE, porque estos pacientes de por sí tienen un mayor riesgo de sangrado, dicen los expertos.

Aún así, los resultados del estudio mencionado pueden ser lo suficientemente buenos como para justificar un ensayo más profundo para determinar si los beneficios superan los riesgos en ese grupo de riesgo.

La investigación incluyó a 300,504 adultos de entre 50 y 71 años, que reportaron el uso de algún antiinflamatorio no esteroide (AINE).

Entre los encuestados, el 73% reportó uso de aspirina y el 56% dijo consumir otros AINEs. Todos los resultados se ajustaron por edad, sexo, raza o etnia, índice de masa corporal, tabaquismo, consumo de alcohol y diabetes.

Al final de la investigación, los efectos de la aspirina fueron independientes de la frecuencia de su uso. Y los investigadores sugirieron que la aparente ventaja del uso de AINEs o de aspirina en la reducción del cáncer de hígado, pueden haberse debido a los efectos anti-inflamatorios en el organismo.

Reconocieron, sin embargo, que los hallazgos deben ser interpretados con cierta cautela por ahora.

Más para Leer

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo