Publicidad

Editar mi perfil

El dolor cuando un niño muere de cáncer

Muchos niños reportaron sentirse más maduros y compasivos

LUNES, 21 de noviembre (HealthDay News) -- Muchos niños que han perdido a un hermano por el cáncer afirman que se hicieron más maduros y compasivos como resultado de la experiencia, halla una investigación reciente.

En el estudio, que aparece en la edición en línea del 3 de noviembre de la revista Cancer Nursing, investigadores del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio, entrevistaron a los niños de 40 familias sobre cómo la pérdida de un hermano les había impactado un año después.

Se preguntó a los niños cómo la muerte de su hermano los había cambiado. Los investigadores también pidieron a los padres describir cómo la pérdida de un hermano había afectado a los demás hijos.

El cambio personal más comúnmente reportado por los niños fue una mayor madurez. También reportaron una mayor compasión y cambios en las prioridades vitales como resultado de la pérdida. Además, los niños afirmaron que sus hermanos fallecidos les motivaban.

Sin embargo, muchos padres opinaban de forma distinta, y reportaron cambios negativos en los niños supervivientes, como estar triste, enojado, retraído o temeroso de tener que aguantar otra muerte.

Los niños también reportaron cambios en sus relaciones con otros niños con mayor frecuencia que los padres, según el estudio. Los investigadores dijeron que los padres podrían no estar tan conscientes de la forma en que la pérdida de un hermano afecta las relaciones sociales del niño.

"Hubo algunas diferencias [en] los tipos de cambios percibidos por padres e hijos", señaló en un comunicado de prensa del Hospital Pediátrico Nacional la autora del estudio Cynthia A. Gerhardt, investigadora principal del Centro de Salud Conductual del Instituto de Investigación del hospital. Gerhardt también trabaja en el Colegio de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio. "Nuestros hallazgos sugieren que la evaluación de las respuestas al duelo por un hermano deben involucrar comunicación directa no solo con los padres, sino también con los niños".

Cada año, en EE. UU. y Canadá mueren unos 60,000 niños por cáncer. Se calcula que unos 480,000 niños han experimentado la muerte de un hermano por cáncer en la última década, anotaron los autores del estudio.

Más información

La Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil (National Child Traumatic Stress Network) de EE. UU. provee más información sobre cómo los niños pueden afrontar la muerte de un hermano.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo