SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El chile, otra arma contra el cáncer

Por -
El chile, otra arma contra el cáncer
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

El chile, sello distintivo de la gastronomía mexicana y acompañante de muchas comidas desde tiempos prehispánicos, podrían ser en un futuro próximo poderosos aliados en la lucha contra el cáncer, según investigadores del Instituto de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes descubrieron una sustancia con alto poder antioxidante, que entre otros beneficios, podría prevenir ciertos tipos de cáncer.

Los carotenoides, pigmentos con función antioxidante que le dan el color amarillo, anaranjado o rojo a diferentes tipos de chiles, entre ellos los pimientos y el habanero, serían los responsables de dicho efecto anticancerígeno, toda vez que ayudarían a bloquear la actividad de los llamados radicales libres que pueden dañar la células. El daño a las células causado por los radicales libres, especialmente el daño al ADN, puede tener un papel en la formación del cáncer y en otros padecimientos.

El estudio dado a conocer en el sitio web de la Academia Mexicana de Ciencias, refiere que los investigadores, dirigidos por el doctor Federico García Jiménez, han identificado y cuantificado los carotenoides de plantas como en el cempasúchitl y algunas variedades de chiles secos y frescos que se consumen en México.

Se destaca que además de la capsaicina, el compuesto más famoso del chile, responsable de producir el típico ardor en la boca cuando lo comemos, los chiles tienen otras sustancias menos conocidas que también impactan positivamente en la salud, tales como los carotenoides, lo cuales en años recientes han adquirido gran relevancia debido a que se ha visto que tienen un alto poder antioxidante que podría contribuir a prevenir ciertos tipos de cáncer, enfermedades del corazón y de los ojos, así como mejorar el sistema inmune contra las infecciones.

Entre los resultados de la investigación se reporta la composición de tres chiles secos: guajillo, ancho y mulato. Éstos tienen alrededor de una veintena de diferentes tipos de carotenoides: en el chile ancho y el guajillo el betacaroteno es el principal componente seguido por la violaxantina. En el mulato en cambio, el principal componente es la violaxantina seguido del beta caroteno.

Entre los compuestos encontrados, tres de ellos tienen actividad provitamina A (beta- caroteno, alfa caroteno y beta criptoxantina) siendo el chile ancho el principal con esta característica, seguido del guajillo y el mulato. Este tipo de compuestos son relevantes porque pueden servir como precursores naturales de la vitamina A, nutriente esencial de la dieta que interviene en la formación y mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, mucosas y piel, además de que genera los pigmentos necesarios para la visión.

Federico García explicó que para obtener los carotenoides emplearon métodos cromatográficos, mediante los cuales se pueden separar los compuestos de un extracto -en este caso de los chiles- basándose en su capacidad de interacción con otra sustancia, generalmente un disolvente.

Sobre el pimiento morrón verde, amarillo, naranja y rojo, los resultados indican que el pimiento rojo tiene la mayor cantidad de carotenoides. En el pimiento amarillo, los carotenoides que se encuentran en mayor concentración son la luteína, el betacaroteno, la zeaxantina y el licopeno. En el pimiento naranja se encontró que el carotenoide más abundante es una variedad del betacaroteno, mientras que para el pimiento rojo fueron dicha variedad y la violaxantina. Este color fue el que presentó mayores niveles de provitamina A. Y finalmente, en el pimiento verde predominantemente la variante del betacaroteno, luteína y caroteno.

Actualmente el equipo de investigación estudia estas sustancias en el chile poblano, pasilla y habanero.

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son compuestos químicos que interactúan con los radicales libres y los neutralizan, lo que les impide causar daño. El cuerpo produce algunos de los antioxidantes que usa para neutralizar los radicales libres. Estos antioxidantes se llaman antioxidantes endógenos. No obstante, el cuerpo depende de fuentes externas (exógenas), la dieta principalmente, para obtener el resto de los antioxidantes que necesita. La mejor manera de obtener antioxidantes es consumir una dieta rica en vegetales, frutas, granos enteros, semillas y nueces.

Ejemplos de antioxidantes alimenticios son el betacaroteno, el licopeno y las vitaminas A, C y E (alfatocoferol).

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?