SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Efectos secundarios evitan adherencia a terapias contra el cáncer

Efectos secundarios evitan adherencia a terapias contra el cáncer

Los problemas con los inhibidores de la aromatasa que previenen la recurrencia podrían estar poco reportados, sugiere un estudio

LUNES, 12 de diciembre (HealthDay News) -- Los efectos secundarios severos podrían ser la clave de por qué tantas pacientes mayores de cáncer de mama dejan de tomar los fármacos que pueden ayudar a prevenir el regreso del tumor, halla un estudio reciente.

La investigación también reveló una gran brecha entre lo que estas pacientes de cáncer de mama comunican a sus médicos sobre los efectos secundarios de los medicamentos y lo que en realidad experimentan, según los autores de un estudio de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

El estudio incluyó a 686 mujeres postmenopáusicas que sufrían de cáncer de mama sensible al estrógeno, a quienes se preguntó sobre los síntomas antes del tratamiento con fármacos bloqueadores del estrógeno llamados inhibidores de la aromatasa, que incluye medicamentos como Arimidex, Aromasin y Femara. Las mujeres fueron seguidas a los tres, seis, doce y 24 meses tras iniciar el tratamiento.

Después de tres meses, alrededor de un tercio de las pacientes tenían dolor articular intenso, 28 a 29 por ciento tenían sofocos, casi una cuarta parte una reducción de la libido, entre 15 y 24 por ciento tenían fatiga, de 16 a 17 por ciento tenían sudoración nocturna, y de 14 a 17 por ciento tenían ansiedad, hallaron los investigadores.

Otros síntomas incluían aumento de peso, sensibilidad de los senos, cambios en el estado de ánimo, y sentirse hinchadas, irritables y con náuseas.

El número de mujeres que experimentaron efectos secundarios del fármaco aumentó junto con la duración del tratamiento, señalaron los investigadores.

Como resultado de los efectos secundarios, 36 por ciento de las pacientes detuvieron el tratamiento tras un promedio de apenas cuatro años, apuntaron los investigadores. De ese grupo, diez por ciento habían abandonado el tratamiento tras dos años, y las demás lo dejaron entre 25 meses y unos cuatro años más tarde.

Las pacientes más propensas a dejar de tomar los fármacos antes de los cinco años recomendados eran las que aún tenían efectos secundarios residuales de la quimioterapia o radioterapia recientes cuando comenzaron a tomar los inhibidores de la aromatasa.

Las más propensas a continuar tomando los fármacos incluían a mujeres que se habían sometido a cirugía para el cáncer de mama pero no a quimioterapia ni radioterapia, y las que no tomaban muchos fármacos más, indicaron los resultados.

El estudio fue presentado el viernes en el Simposio del Cáncer de Mama de San Antonio.

"Los médicos subestiman constantemente los efectos secundarios asociados con el tratamiento", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Northwestern la investigadora líder Lynne Wagner, profesora asociada de ciencias médicas sociales de la Facultad de Medicina Feinberg y psicóloga clínica del Centro Oncológico Integral Robert H. Lurie de la universidad.

"[Los médicos] dan a los pacientes un fármaco que esperan que les ayude, así que tienen una motivación para subestimar los efectos negativos. Los pacientes no desean quejarse, y no quieren que el médico descontinúe el tratamiento. Así que nadie sabía realmente qué tan mal les iba a estas pacientes", explicó.

Wagner dijo que los hallazgos "son una alarma para los médicos que dice que si el paciente se siente realmente mal por el tratamiento, el riesgo de que lo deje pronto es alto. Tenemos que mejorar en la gestión de los síntomas de nuestros pacientes para mejorar su calidad de vida".

Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?