SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cáncer de piel, ¿más riesgoso en primavera?

Por -
Cáncer de piel, ¿más riesgoso en primavera?

En esta temporada del año es común confiar en los bloqueadores solares para cubrirse de los rayos UV, sin embargo investigadores concuerdan que aunque ayudan a reducir el riesgo de cáncer de piel no colaboran en su prevención. También sugieren prestar atención a otros signos de alerta.

Los números van en ascenso. Cada vez más estadounidenses son diagnosticados con algún tipo de cáncer de piel. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer se estima que al término de este año, habrán 144,860 nuevos casos de melanoma, 68,480 de cáncer no invasivo y 76,380 del tipo invasivo.

El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más comunes en el país. El historial familiar, el número de lunares en la piel de una persona, tener piel clara, la exposición a la radiación ultravioleta del sol y las quemaduras solares graves pueden derivar en este problema. 

El Instituto Nacional del Cáncer informa que la tasa de nuevos casos de melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel se triplicó desde la década de 1970, de 7.89 casos por 100,000 habitantes a 22.7 en el 2010.

Además, desde el año 2000 los índices de nuevos casos de melanoma entre hombres y mujeres pasaron de 1.4 al 1.6% al año, informan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). 

¿A qué se debe esta situación? A pesar que el 61% de los adultos aseguran protegerse del sol, de acuerdo con encuestas de los CDC y otras agencias de salud, el número de casos sigue aumentando.

Ante este panorama, investigadores analizaron los productos de bloqueo solar y encontraron que su uso frecuente reduce el riesgo de carcinoma de células escamosas, pero no hay fuerte evidencia que pruebe la prevención de la misma.

En diciembre del 2012 la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aplicó nuevas normas en el uso de dichos artículos. Dentro de los puntos principales se prohibieron declaraciones falsas en la etiqueta, sin embargo se permitió que la mayoría de los productos hicieran publicidad de tener “amplio espectro” en el cuidado de la piel.

Organizaciones como EWG se pronunciaron contra la decisión que la FDA. “Las personas que confían en los filtros tienden a quemarse y las quemaduras están ligadas al cáncer”, comentó la ONG en un artículo.

Y es que el mercado de los productos de protección solar no es para tomarse a la ligera. La compañía de investigación de mercado IBISWorld, informó que las ventas de estos artículos crecieron 4.2% al año entre 2007 y 2014, generando 382 millones de dólares anuales.

¿El sol es el único culpable del cáncer de piel?

Existen diversos factores que sugieren que la exposición regular al sol no es el único factor al que se debe estar alerta. El trabajo de Radespiel-Troger de 2009 señala que los trabajadores que están al aire libre reportan tasas más bajas de melanoma que los que trabajan en interior.

De hecho se ha encontrado que los índices de melanoma son mayores en las personas que viven en ciudades con menor intensidad de los rayos ultravioleta (UV) que los que viven en ciudades más asoleadas.

En estos casos se especula que los niveles de vitamina D harían la diferencia en la reducción del riesgo de melanoma en quienes están expuestos al sol de manera regular.

En tanto, habría que prestar atención a demás indicadores del cáncer de piel. Otra investigación publicada en el Journal of the American Medical Association (JAMA) encontró que algunos pacientes pueden desarrollar melanoma aún sin la presencia de lunares atípicos en la piel, como comúnmente se piensa.

Durante el estudio, se analizaron a 566 pacientes con melanoma, con la finalidad de verificar la relación que tiene la enfermedad con la edad, el número de lunares comunes y atípicos, así como otros indicadores del cáncer de piel.

Luego de varias clasificaciones, se encontró que dos tercios de los pacientes (66%)  tenían de cero a 20 lunares, mientras que el 77% del total no tenían lunares atípicos en absoluto. Además, quienes tenían 5 o más lunares atípicos eran más propensos a tener melanoma con peor pronóstico. 

De acuerdo con Alan C. Geller, autor del estudio y miembro de la Escuela de Salud Pública de Harvard este hallazgo no significa que se tenga que hacer a un lado la práctica médica del conteo de lunares ya que ayuda a tener un registro de los cambios que éstos pudieran presentar.

En el embarazo, el cáncer sería más letal

Por otro lado, las mujeres con diagnóstico de cáncer de piel no melanoma, durante o justo después del embarazo, tienen mayores riesgos de presentar cáncer, así lo informó el director de cirugía de melanoma de la Clínica de Cleveland, el Dr. Brian Gastman.

Luego de analizar el historial médico de casi 500 mujeres con melanoma entre 1988 y 2012, el investigador junto con su equipo hallaron que las mujeres que habían sido diagnosticadas con esta enfermedad durante el embarazo o al año de haber dado a luz tenían 5 veces más probabilidades de morir de cáncer.

“La tasa de metástasis y la recurrencia de muerte fue mayor en las mujeres con melanoma durante el embarazo o al año de dar a luz”, dijo Gastman. No obstante, en el estudio que fue publicado en el Journal of the American Academy en enero de 2016 no existieron evidencias de causa y efecto entre melanoma y el embarazo.

¿Qué hacer?

Para prevenir esta enfermedad, la dermatóloga Gladys del Pino Rojas, del Hospital General de México, recomienda aplicar bloqueador solar cada 4 horas, pero si se está muy expuesto al sol cada dos horas.

En caso de tener piel blanca o muy sensible a la radiación se sugiere usar guantes aparte del filtro solar. Usar camisetas con manga larga, gafas con protección a los rayos UV o un sombrero reducen el impacto de los rayos del sol en la piel. 

Evitar las camas bronceadoras es otro punto importante debido a que aumentan drásticamente el riesgo de melanoma. Debido a esto en mayo de 2013 la comisionada de la FDA Margaret Hamburg propuso reclasificarlas según su riesgo y colocar nuevas advertencias como daño a la piel e incremento de riesgo de tener cáncer de piel.

Presta atención a los lunares anormales. “Examinar la piel puede ayudar a identificar cualquier otro lunar u otro crecimiento nuevo o anormal. Para ello pide a tu médico que te revise antes que sea demasiado tarde”, dijo la especialista a HolaDoctor. 

“El 98% de los cánceres de la piel tienen cura si se detectan a tiempo, por eso es bien importante la protección y que el paciente acuda ante cualquier mancha en la piel con el especialista”, finalizó.

Datos sobre el cáncer de piel

  • La tasa de incidencia al año de melanoma para los caucásicos no hispanos es de 25 por cada 100,000 habitantes, a diferencia de 4 de cada 100,000 personas para los hispanos y de uno por 100,000 para los afroamericanos. (Instituto Nacional de Cáncer)
  • Antes de los 50 años, las tasas de incidencia de melanoma son mayores en las mujeres que en los hombres, pero a los 60 años las tasas son dos veces más altas para los hombres. (Sociedad Americana del Cáncer)
  • El melanoma es la segunda forma más común de cáncer en las mujeres de entre 15 y 29 años de edad. (The North American Association of Central Cancer Registries)
  • La tasa de supervivencia es de cinco años para las personas cuyo melanoma es regional. (Sociedad Americana del Cáncer)
  • Aproximadamente el 75% de las muertes por cáncer son por melanomas. (Sociedad Americana del Cáncer)

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?