SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Microchip para diagnosticar diabetes 1

Por -
Microchip para diagnosticar diabetes 1
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Con la epidemia de obesidad infantil en aumento, diferenciar entre un diagnóstico de diabetes tipo 1 y tipo 2 se está convirtiendo en una necesidad urgente, toda vez que pese a tener el mismo nombre son diferentes y su tratamiento también, por ello, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, han desarrollado una prueba rápida y de bajo costo que puede acelerar el diagnóstico de la diabetes tipo 1.

Mediantes nanotecnología, de acuerdo con la información publicada en la revista Nature Medicine, los científicos diseñaron un microchip de alta sensibilidad que, además de encontrar los llamados auto anticuerpos que destruyen las células pancreáticas, es capaz de descubrir biomarcadores previamente desconocidas de la enfermedad.

El método actual de diagnóstico de la diabetes tipo 1 utiliza materiales radiactivos para detectar los auto anticuerpos y lleva varios días, además de que sólo puede ser realizada por personal altamente capacitado y tiene un costo elevado. En contraste, el microchip no usa radioactividad, produce resultados en minutos y requiere una pequeña muestra de sangre que puede ser la obtenida de un pinchazo en el dedo a diferencia de la extracción para una prueba de laboratorio.

Los autores del trabajo destacan que décadas atrás, la diabetes tipo 1 se diagnosticaba casi exclusivamente en niños, y la diabetes tipo 2, casi siempre en adultos con sobrepeso, de mediana edad, lo que hacía innecesaria una confirmación de laboratorio. Ahora, debido a la epidemia de obesidad infantil, un alto porcentaje de niños recién diagnosticados tienen diabetes tipo 2. Y, por razones poco claras, un número creciente de adultos recién diagnosticados tienen tipo 1.

Además, señala el artículo sobre la investigación publicado en línea por la institución académica, la evidencia científica reciente sugiere que la rápida detección de la diabetes tipo 1 e iniciar el tratamiento de forma temprana, tiene beneficios en el largo plazo que harían posible detener el ataque autoinmune al páncreas y preservar la capacidad del cuerpo para producir insulina.

Microchip, bola de cristal

La prueba con el microchip también permitiría a las personas que están en riesgo de desarrollar diabetes tipo 1, como sería parientes cercanos, tener un seguimiento de manera rápida y económica sus niveles de auto anticuerpos antes de que aparezcan los síntomas.

"Los autoanticuerpos son realmente una bola de cristal", aseguró el Dr. Brian Feldman, autor principal de la investigación. "Con la nueva prueba, no sólo nos anticipamos poder diagnosticar la diabetes con mayor eficacia y de manera más amplia, también vamos a entender mejor la diabetes”, añadió.

La diabetes tipo 1 es una condición crónica autoinmune que produce un aumento del azúcar en la sangre porque el sistema inmunológico comienza a atacar a las células beta producidas por el páncreas y que son las generadoras de la insulina. En consecuencia el paciente deja de producir insulina, una proteína que es esencial para abrir las paredes de las células y que la glucosa penetre y alimente al cuerpo. Sin insulina el azúcar se acumula en la sangre produciendo efectos nocivos para el cuerpo a mediano y largo plazo, y además el cuerpo comienza a morir por falta de alimento (glucosa) a nivel celular.

La Universidad de Stanford y los investigadores han presentado una solicitud de patente sobre el microchip, y están trabajando para obtener la autorización de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en ingés) y poder comercializarlo en Estados Unidos y algunas partes del mundo donde la prueba es demasiado cara y difícil de usar.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de la ADA, unos 22.3 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes, es decir, casi el 7% de la población total y 5 millones más que en 2007. Se estima que 6 millones de personas tienen diabetes pero no lo saben y se prevé que unas 44 millones de personas desarrollen la enfermedad en los próximos 15 años.

Para la ADA, las complicaciones de la diabetes representan una carga del 5 al 10% del presupuesto de salud de un país. En el 2012, en los EE.UU. se gastaron 245 mil millones de dólares en costos médicos directos, lo que incluye la atención hospitalaria y de emergencias, las consultas médicas y los fármacos. De esa cantidad, 69 mil millones de dólares representan los costos indirectos, lo que incluye una menor productividad en el trabajo o productividad perdida, así como la muerte prematura.

La ADA indica que es la cuarta causa de muerte a nivel mundial y que las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 morirán de 5 a 10 años antes que las personas sin diabetes debido a enfermedades cardiovasculares.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?