Editar mi perfil

Cerrar

Relacionan la comida rápida con el asma infantil

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

El estudio no es concluyente, pero es otro motivo para elegir opciones más sanas, señala una experta

LUNES, 14 de enero (HealthDay News) -- Los niños que comen comida rápida tres o más veces por semana son más propensos a sufrir reacciones alérgicas más graves, sugiere un nuevo estudio internacional de gran tamaño.

Éstas incluyen ataques de asma, eczema y fiebre del heno (rinitis). Y aunque el estudio no prueba que las hamburguesas, las croquetas de pollo y las papas fritas provoquen estos problemas, la evidencia de una asociación es convincente, señalan los investigadores.

"El estudio amplía la creciente evidencia sobre los posibles efectos nocivos de la comida rápida", señaló el coautor del estudio Hywel Williams, profesor de dermato-epidemiología de la Universidad de Nottingham, en Inglaterra.

"Si la evidencia que hallamos es suficientemente firme para recomendar una reducción en el consumo de comida rápida a los que tienen alergias es tema de debate", añadió.

Estos hallazgos son importantes, apuntó Williams, dado que se trata del estudio más grande hasta la fecha sobre las alergias en los jóvenes de todo el mundo, y los hallazgos son sorprendentemente constantes a nivel global en ambos sexos, independientemente de los ingresos familiares.

"Si resultan verdaderos, los hallazgos tienen importantes implicaciones de salud pública, dado que estos trastornos alérgicos parecen estar aumentando y que la comida rápida es tan popular", señaló.

Sin embargo, Williams advirtió que la comida rápida podría no ser la causa de estos problemas. "Podrían deberse a otros factores relacionados con la conducta que aún no hemos medido, o quizás se deban a los sesgos que ocurren en los estudios que miden la enfermedad y preguntan sobre la ingesta alimentaria pasada", planteó.

Además, esta asociación entre la comida rápida y las alergias graves no necesariamente significa que comer menos comida rápida reduciría la gravedad del asma, la fiebre del heno o el eczema (un trastorno en que la piel pica), señaló Williams.

El informe aparece en la edición en línea del 14 de enero de la revista Thorax.

Williams y colegas recolectaron datos sobre más de 319,000 adolescentes de 13 y 14 años de edad de 51 países, y de más de 181,000 niños de 6 y 7 años de edad de 31 países. Todos los niños eran parte de un solo estudio sobre el asma y las alergias infantiles.

Se hizo preguntas a los niños y a sus padres sobre si sufrían de asma o escurrimiento o bloqueo nasal, además de picazón en los ojos y eczema. Los participantes también describieron detalladamente lo que comían durante la semana.

La comida rápida se relacionó con esas afecciones tanto en los niños mayores como en los más pequeños.

Consumir comida rápida tres o más veces por semana se asoció con un aumento del 39 por ciento en el riesgo de asma grave entre los adolescentes. Y tres comidas de ese tipo entre los niños más pequeños se asociaron con un aumento del 27 por ciento en el riesgo de asma grave, además de un mayor riesgo de rinitis y eczema.

Sin embargo, la fruta pareció reducir la incidencia y la gravedad de estas afecciones en todos los niños, y de la incidencia y gravedad de la sibilancia y la rinitis entre los adolescentes.

Según Williams, tres o más porciones semanales de fruta redujeron la gravedad de los síntomas en un 11 por ciento en los adolescentes y en un 14 por ciento en los niños.

Cuando se observaron de cerca, los datos sobre los niños no fueron tan convincentes como los de los adolescentes. Sin embargo, la comida rápida siguió asociándose con los síntomas, excepto con el eczema actual, y en los países más pobres, excepto con el asma actual y grave.

"Comer comida rápida no es saludable, por una variedad de motivos", señaló Samantha Heller, fisióloga del ejercicio y coordinadora de nutrición clínica del Centro para la Atención del Cáncer del Hospital Griffin en Derby, Connecticut.

Tiene mala fama por su alto contenido en sodio, grasa saturada, grasas trans y carbohidratos refinados y procesados, y por su bajo contenido en nutrientes saludables y esenciales como las vitaminas, los minerales, las grasas insaturadas saludables y la fibra, señaló.

"No puedo imaginarme que ningún padre daría más importancia a la comodidad de la comida rápida que a la salud de sus hijos si comprendiera del todo lo nociva que una dieta de comida rápida y basura es para los niños", añadió Heller.

Los compuestos saludables como las vitaminas, los minerales, los antioxidantes y las grasas saludables son esenciales para la inmunidad de todo el cuerpo. Los niños que comen comida rápida en exceso de manera regular se someten no solo a los efectos que fomentan la enfermedad e inflamatorios de las grasas trans y saturadas, al exceso de sodio y a los carbohidratos refinados, sino que son más propensos a sufrir de deficiencias en compuestos esenciales que fomentan la salud, señaló Heller.

"Esto puede llevar a enfermedades crónicas como la enfermedad cardiovascular, la diabetes, la obesidad, los problemas conductuales y, como sugiere este estudio, posiblemente al asma, el eczema y los resfriados", advirtió.

Comer en casa con más frecuencia no solo ahorra dinero, sino que también mantiene a las familias más sanas, apuntó Heller.

"Por ejemplo, usted puede hacer platos sanos de comida rápida en su propia cocina, como hamburguesas de frijoles negros y verduras en pan integral con tomates y aguacates, puré de papas con leche baja en grasa y aceite de oliva o chips de boniato al horno", sugirió.

Más información

Para más información sobre una alimentación sana para los niños, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo