SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dan primeros pasos hacia una prueba sanguínea de la enfermedad de Alzheimer

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -

Un estudio informa sobre la presencia de diferentes proteínas del sistema inmunitario en la sangre de personas que tienen esta enfermedad

Una investigación reciente sugiere que una prueba sanguínea que detecta anticuerpos, una proteína producida por el sistema inmunitario, podría utilizarse algún día para detectar la enfermedad de Alzheimer y otras afecciones.

Aunque la investigación aún está en pañales, poder detectar la enfermedad de Alzheimer a través de anticuerpos sería un método más sencillo y menos invasivo de diagnosticar la enfermedad, según los investigadores.

Sin embargo, el autor principal del estudio subrayó que los beneficios reales de semejante prueba para los pacientes de la enfermedad de Alzheimer no se verán hasta que los científicos desarrollen tratamientos contra la enfermedad.

"No está claro si la gente querrá saber con un par de años de antelación si va a desarrollar la enfermedad de Alzheimer si no puede hacer nada al respecto", apuntó Thomas Kodadek, profesor de química y biología del cáncer del Instituto de Investigación Scripps en Jupiter, Florida. "No obstante, puedo decir con cierta certeza que nunca tendremos una terapia buena para la enfermedad de Alzheimer sin un diagnostico temprano".

El estudio, financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., aparece en la edición del 7 de enero de Cell.

Por lo general, en el desarrollo de pruebas sanguíneas para la enfermedad, los investigadores han buscado antígenos, que son proteínas de virus, bacterias u otro proceso de enfermedad como cáncer o afecciones neurológicas como la enfermedad de Alzheimer, que activan una respuesta inmunitaria.

Solo después de identificar el antígeno los investigadores podrán buscar anticuerpos contra ese antígeno o señales de que el sistema inmunitario ha detectado el problema y generado una respuesta.

Pero los antígenos pueden ser difíciles de encontrar, explicó Kodadek.

"En la enfermedad de Alzheimer o en una afección como el cáncer, no es del todo obvio cuál es el evento inicial", apuntó. "Simplemente desconocemos cuáles son esas primeras proteínas modificadas de manera extraña que son únicas en el proceso de la enfermedad que el sistema inmunitario percibe".

La nueva investigación abordó diferentes puntos. En lugar de buscar el antígeno escurridizo, los investigadores llevaron a cabo una detección de "alto rendimiento" a través de miles de moléculas sintéticas, conocidas como peptoides, que se adhieren a los anticuerpos.

Al comparar las muestras de sangre de seis pacientes de la enfermedad de Alzheimer, seis personas sanas y seis pacientes de la enfermedad de Parkinson, los investigadores encontraron que dos de los miles de moléculas sintéticas "capturaban" al menos tres veces más anticuerpos, conocidos como inmunoglobulina (IgG), en los seis pacientes de alzhéimer que en los controles sanos o pacientes de la enfermedad de Parkinson.

Las moléculas sintéticas actuaban, en efecto, como señuelo para los anticuerpos, lo que permitió a los investigadores detectar biomarcadores únicos en la sangre de personas con enfermedad de Alzheimer.

Este proceso podría repetirse para poner a prueba los anticuerpos asociados con otras enfermedades, teorizó Kodadek.

"El gran avance con relación a lo que la gente ha hecho antes es que este método elimina por completo el requisito de conocer los antígenos nativos que desencadenaron la respuesta inmune", apuntó Kodadek. "Lo realmente emocionante es que este método podría permitirnos identificar biomarcadores para cualquier enfermedad a la que el sistema inmunitario reaccione".

Las moléculas sintéticas son fácilmente modificables y se pueden producir de manera rápida en grandes cantidades a un precio bajo, apuntó Kodadek.

Sin embargo, aunque prometen, los resultados son preliminares y necesitan replicarse en un gran número de pacientes, apuntó el Dr. Jeremy Koppel, investigador científico de la enfermedad de Alzheimer en el Instituto de Investigación Médica de Manhasset, Nueva York, quien no participó en la investigación.

"Este estudio representa un enfoque novedoso para el desarrollo de un instrumento de detección no invasivo para afecciones como la enfermedad de Alzheimer, que actualmente carece de biomarcadores diagnósticos", apuntó Koppel. "Más allá del diagnóstico, la identificación futura de los biomarcadores detectados en este estudio tiene el potencial de que podamos profundizar en la comprensión del proceso mismo de esta enfermedad".

Otro punto a destacar es que el estudio se realizó en personas que ya tenían enfermedad de Alzheimer, y no en los que solo estaban en riesgo de la enfermedad. Se necesitan realizar más investigaciones para determinar con qué rapidez en la progresión de la enfermedad se pueden detectar anticuerpos anormales.

En estos momentos, se cuenta con pocos medicamentos que puedan ayudar a mitigar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, aunque no se tiene ningún tratamiento que ralentice la progresión de la enfermedad.

Así que para muchos pacientes, el diagnóstico temprano quizá no sea algo que deseen necesariamente, señaló Kodadek. Desde el punto de vista de la investigación, el diagnóstico temprano es clave para desarrollar mejores tratamientos, agregó.

Con las enfermedades neurodegenerativas, la esperanza es que los medicamentos puedan bloquear el deterioro, lo que es crucial para saber si una persona tiene la enfermedad antes de empezar a mostrar síntomas significativos, señaló.

Más información

El Instituto Nacional del Envejecimiento de los EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?