Publicidad

Editar mi perfil

Verduras y queso sacian a los niños como las papas fritas, pero con menos calorías

Por HealthDay -

Un estudio halla que los niños pequeños que comieron las alternativas más sanas estaban igual de satisfechos

En un estudio reciente, los niños que recibieron refrigerios combinados de queso y verduras consumieron muchas menos calorías que los que comieron papas fritas, y se sintieron igual de satisfechos con el refrigerio.

El estudio, que aparece en línea y en la edición impresa de enero de la revista Pediatrics, incluyó a más de 200 estudiantes de primaria que se dividieron en grupos y que recibieron distintos tipos de refrigerios, como papas fritas, verduras, queso, o una combinación de queso y verduras, para que los comieran mientras veían una hora de televisión.

Los niños que recibieron la combinación de queso y verduras consumieron un 72 por ciento menos calorías que los que comieron las papas fritas. La diferencia en el consumo de calorías fue incluso mayor entre los niños con sobrepeso.

Los investigadores, de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, también hallaron que los niños que recibieron la combinación de queso y verduras se sentían igual de satisfechos con su refrigerio que los que comieron las papas fritas.

"Esa es la verdadera moraleja, que se puede sustituir con un refrigerio más sano sin que los niños se rebelen completamente", señaló en un comunicado de prensa de la Cornell el coautor del estudio Adam Brumberg, especialista en investigación de la universidad.

Brian Wansink, el coautor del estudio, profesor de mercadeo de la universidad, se mostró de acuerdo.

"Los refrigerios combinados son divertidos de comer, y tardan más en comerse que las papas fritas", apuntó Wansink en el comunicado de prensa. "Ese es el motivo de que los niños los encuentren satisfactorios y coman mucho menos".

"No hay una comida o ingrediente mágico que acabe con la obesidad infantil, pero aprender a sustituir con ciertos alimentos... puede ser una herramienta efectiva para inducir a los niños a reducir su ingesta calórica cuando coman refrigerios", apuntó Wansink. "Lo chévere es que funcionó mejor con los niños más gordos y exigentes".

El estudio fue financiado por Bell Brands, el fabricante del queso usado en la investigación.

Más información

La Nemours Foundation ofrece más información sobre los refrigerios para los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo