SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Refrigerios para niños pueden ser saludables y baratos

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
Refrigerios para niños pueden ser saludables y baratos

Un nuevo estudio de la YMCA halla combinaciones de comida para todos los presupuestos y que satisfacen las directrices nutricionales

MIÉRCOLES, 25 de enero (HealthDay News) -- Está bien documentado que los alimentos sanos como las frutas y verduras frescas tienden a costar más que la comida "basura" como las papas fritas y las galletas, un fenómeno que con frecuencia se menciona como un factor contribuyente en la epidemia de obesidad de EE. UU.

Pero un nuevo estudio llevado a cabo en la YMCA halló que los refrigerios saludables no siempre son más caros, y en algunos casos son incluso más económicos.

De 2006 a 2008, investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard evaluaron los refrigerios ofrecidos a los niños en 32 YMCA de cuatro ciudades del noroeste pacífico, el sur, el oeste medio y el este de EE. UU.

Los centros de la YMCA participaban en un programa llamado Proyecto de alimentos y aptitud física extraescolar de YMCA/Harvard, diseñado para mejorar las dietas y fomentar la actividad física entre niños de 5 a 12 años de edad que asistían a los programas extraescolares de la YMCA. El proyecto fijó estándares para los refrigerios servidos en la YMCA, que incluían servir agua en lugar de bebidas azucaradas, ofrecer granos integrales y una fruta o verdura con cada refrigerio, y evitar las grasas trans.

"Una de las preguntas que teníamos era qué tipo de carga financiera conllevaba pedirles que pusieran estos alimentos más sanos en el menú, porque se sabe que los alimentos sanos son más costosos", señaló Rebecca Mozaffarian, gerente de proyecto del programa YMCA/Harvard.

El costo promedio por refrigerio fue de 57 centavos, y los precios variaban de 47 centavos en el oeste medio y el noroeste a 78 centavos en el noroeste pacífico.

Como se esperaba, los refrigerios que satisfacían los estándares de una alimentación sana costaban 50 por ciento más que los que no.

Sin embargo, algunos YMCA hallaron formas de hacer combinaciones que satisfacían los estándares de una alimentación sana y mantenían los costos al miso nivel o incluso por debajo de lo que costaría servir una alternativa menos saludable.

Por ejemplo, servir agua en lugar de jugo de fruta redujo significativamente el precio de un refrigerio. En lugar del jugo de fruta, los centros de YMCA servían agua y un plátano, o rodajas de manzana y agua, y el refrigerio tenía el mismo conteo calórico con un costo más bajo. La fruta entera tiene los beneficios nutricionales añadidos de la fibra y de ayudar a los niños a sentirse más satisfechos por más tiempo que el jugo, apuntó Mozaffarian.

O, por ejemplo, agua y queso es menos caro que servir leche con chocolate, y el queso contiene menos azúcar.

Otras áreas en que los YMCA podrían lograr mejoras sin añadir al costo son sustituir con granos integrales con productos como Triscuits, Wheat Thins y Cheerios, en lugar de granos refinados como las galletas Graham y las galletas de soda.

Y aunque los refrigerios que incluían verduras enlatadas o congeladas eran más bien costosos, los que incluían verduras frescas, como zanahorias y apio, no lo eran.

El estudio aparece en la edición de febrero de la revista Preventing Chronic Disease.

Algunos YMCA en áreas de bajos ingresos son reembolsados por el gobierno federal por los refrigerios, con una tarifa de 74 centavos por refrigerio por niño. Usando esa cifra como objetivo, los investigadores identificaron una docena de combinaciones saludables para refrigerios que costaban menos. Estos incluyen zanahorias, humus y agua; manzana, lonchas de queso y agua; pan de trigo integral, pimientos verdes, lonchas de pavo y agua; arándanos deshidratados, queso en tiras, Wheat Thins y agua; y salsa de manzana, palomitas de maíz, leche al 1 por ciento y agua.

Joy Dubost, dietista registrada y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics), afirmó que el estudio estuvo "bien llevado a cabo". Sin embargo, los cinco criterios usados para determinar lo que califica como una opción saludable para un refrigerio no son tan completos como le gustaría.

Por ejemplo, los chips de tortilla cuentan como un grano integral y por tanto cumplen con los criterios de refrigerio sano, pero también están llenos de grasa saturada, lo que podría contribuir a la enfermedad cardiaca a largo plazo.

La salsa de manzana cuenta como una fruta, pero sería mejor si las directrices especificaran que los programas extraescolares deben elegir salsa de manzanas sin azúcar añadida, apuntó.

Además de abordar las grasas saturadas y los azúcares añadidos, el refrigerio para después de la escuela más sano tomaría en cuenta las calorías y el sodio, que los niños estadounidenses también consumen en demasía, enfatizó Dubost.

"Es un paso en la dirección correcta, pero podrían hacer un poco más", dijo.

Más información

Para más información sobre cómo elegir refrigerios sanos para los niños, visite el sitio web Food and Fun After School.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?