SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Menos evidencia de que la comida orgánica sea mejor a largo plazo

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
Menos evidencia de que la comida orgánica sea mejor a largo plazo
CRÉDITO: THINKSTOCK

Pero un grupo de pediatras reconoció que unos niveles más bajos de pesticidas podrían ser mejores para el cerebro en desarrollo

LUNES, 22 de octubre (HealthDay News) -- Los padres que sopesan el valor de alimentar a sus hijos con comida orgánica deben comprender que hay poca evidencia que respalde la idea de que esos alimentos sean más sanos a largo plazo que la comida convencionalmente producida, aunque unos niveles más bajos de pesticidas en los productos orgánicos podrían ser mejores para los cerebros en desarrollo de los niños, halla un informe reciente.

En la primera revisión del impacto de los alimentos orgánicos sobre los niños, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) también señaló que los animales criados orgánicamente no contribuyen al creciente problema de las bacterias resistentes a los antibióticos, otro beneficio significativo. Además, los autores de la revisión dijeron que la preocupación del público de que las hormonas del crecimiento utilizadas para aumentar la producción de leche en las vacas puedan provocar problemas de salud, que lleva a que algunos compren carne y leche orgánica, que son más caras, no tiene fundamentos, según el informe, dado que la hormona del crecimiento bovina es biológicamente inactiva en los humanos.

"El asunto más importante es que los padres no deben limitar los alimentos sanos, como las frutas y verduras, porque quieran consumir comida orgánica y no puedan permitírsela", señaló la coautora del informe, la Dra. Janet Silverstein, profesora de endocrinología de la Universidad de Florida, en Gainesville. "Quizás haya familias que elijan consumir cantidades más pequeñas de productos orgánicos, reduciendo así los alimentos sanos que comen. La moraleja es que una dieta sana es lo más importante, y los padres deben sopesar si comprar alimentos orgánicos o no una vez tengan bajo control el tema de una dieta sana".

El informe se presentó el lunes en la conferencia nacional de la AAP en Nueva Orleáns, y aparece en la edición en línea del 22 de octubre y en la edición impresa de noviembre de la revista Pediatrics.

El informe de la AAP llega poco después de un controversial estudio de la Universidad de Stanford sobre la comida orgánica versus la convencional, y repite muchos de los mismos puntos, como el hecho de que los alimentos orgánicos ofrecen las mismas vitaminas, minerales, antioxidantes, proteínas, lípidos y otros nutrientes que los alimentos convencionales. Ambos estudios, que revisaron la extensiva investigación publicada sobre el tema en un periodo de muchos años, también anotaron la dificultad de llegar a conclusiones sólidas debido a que la investigación que examina los efectos a largo plazo sobre la salud humana es escasa.

En EE. UU., el consumo de comida orgánica ha aumentado enormemente en los últimos 15 años. Las ventas han pasado de 3.5 mil millones de dólares en 1996 a 28.6 mil millones de dólares en 2010, según el nuevo informe de la AAP. Más de dos tercios de los consumidores de EE. UU. compraron algún producto orgánico en 2008, y la cantidad de terreno estadounidense dedicado a cosechas orgánicas se ha duplicado desde 1997.

Pero la leche, la carne y los productos orgánicos cuestan hasta el doble que la comida producida convencionalmente. Para ser definidos como orgánicos, los productos generalmente se producen sin pesticidas sintéticos, fertilizantes, irradiación o aditivos químicos, y sin el uso rutinario de antibióticos u hormonas del crecimiento. El ganado orgánico tiene libertad de movimiento y acceso al aire libre, y se les alimenta con pienso orgánico libre de pesticidas y de subproductos animales.

"Se trata de un debate emocional. Las personas están muy a favor o muy en contra de la comida orgánica, sin demasiada evidencia que respalde los puntos de vista", comentó Silverstein. "Es posible que a medida que las técnicas agrícolas mejoren, el costo no sea un problema tan grande, pero ahora mismo sí lo es. Y reconocemos el hecho de que algunas personas eligen productos orgánicos no por la nutrición ni por los pesticidas, sino porque piensan en el medioambiente y la contaminación".

La AAP también enfatizó que los niños no deben consumir leche no pasteurizada o cruda bajo ninguna circunstancia, a pesar de la idea de que es "natural" y por tanto más sana, ya que puede contener bacterias letales como salmonella, E. coli, Listeria, Campylobacter y Brucella, y se ha asociado repetidas veces con brotes provocados por estos patógenos.

El tratamiento con hormonas de crecimiento para las vacas, que no resulta nocivo para los humanos, podría en realidad producir beneficios ambientales, según el estudio, dado que al aumentar la producción de leche en cada vaca la práctica puede en teoría reducir el número de vacas necesarias para producir una cantidad dada de leche, y por ende requerir menos terreno para alimentar a los animales, planteó el informe.

Charles Benbrook, asesor principal de ciencias del Centro Orgánico (Organic Center) de Enterprise, Oregón, señaló que el informe de la AAP "presenta claramente los motivos principales de que los padres elijan invertir en comida orgánica para aumentar las probabilidades de que sus hijos pasen de forma segura por las muchas y difíciles etapas del desarrollo, durante las cuales incluso una cantidad pequeña de una sustancia peligrosa, como [un pesticida], puede provocar un daño de por vida".

Benbrook, cuyo grupo lleva a cabo trabajos de "ciencia creíble basada en la evidencia sobre los beneficios de salud y ambientales de la comida y la agricultura orgánica" dijo que le sorprendió que los autores no enfatizaran con mayor firmeza el declive en el coeficiente intelectual (CI) de los niños nacidos de las madres de un grupo con alta exposición a los pesticidas, una investigación que se publicó en una revista especializada que los médicos normalmente no leen.

"Para mí, cuatro a siete puntos de CI (que equivalen más o menos a una reducción de 4 a 7 por ciento) son bastante importantes, independientemente del lugar donde se publique la ciencia básica", señaló. "Como el estudio de la Stanford, los autores no ven evidencia de respuestas clínicamente significativas con un cambio a la comida orgánica. Ignoran implícitamente los beneficios de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad, aunque sí describen el tipo de estudios que se necesitarían para detectar ese tipo de impacto, aunque anotan que ese tipo de estudio nunca se ha llevado a cabo y que resultaría muy costoso".

Más información

El Departamento de Agricultura de EE. UU. ofrece más información sobre los alimentos orgánicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?