SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dietas hipocalóricas mantuvieron a monos más sanos, pero no les alargaron la vida

Por Carina Storrs, Reportero de Healthday -
Dietas hipocalóricas mantuvieron a monos más sanos, pero no les alargaron la vida

Un estudio contradice investigaciones anteriores que sugerían que la restricción calórica podría fomentar la longevidad

-- Reducir las calorías puede llevar a una variedad de beneficios de salud, desde un mejor metabolismo hasta unas tasas más bajas de diabetes y cáncer, y una función inmunitaria más fuerte, según un estudio reciente con monos.

Sin embargo, el estudio a largo plazo no respaldó la idea de que la restricción calórica sea una fuente de la juventud.

Durante los últimos 70 años, los investigadores han descrito cómo comer menos calorías significa vivir más tiempo, al menos para los animales que tienen una esperanza de vida más corta desde el principio, como los ratones y las ratas.

En el nuevo estudio sobre restricción calórica en primates, que son los animales emparentados más de cerca con los humanos, los investigadores compararon la salud y la longevidad de más de cien monos que llevaban dietas que proveían todas las calorías diarias recomendadas (el grupo de "control") o alrededor de 25 por ciento menos calorías.

Los animales cuyas calorías se redujeron no vivieron más tiempo, aunque fueron más propensos a evitar la diabetes y a tener un mejor metabolismo. Los monos que comenzaron la dieta de restricción calórica en la niñez o la adolescencia también obtuvieron protección contra el cáncer y una mejora en el sistema inmunitario.

"No creo que estemos contradiciendo el dogma de la restricción calórica. Nuestro estudio no es una contradicción directa, ya que no señala que no funcione. Muestra que funciona de forma distinta", apuntó Julie Mattison, científica de planta del Laboratorio de Gerontología Experimental del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA) de EE. UU., en Dickerson, Maryland, y autora principal del estudio.

El estudio aparece en la edición en línea del 29 de agosto de la revista Nature.

Estudios anteriores han reportado que los monos sometidos a restricción calórica viven más, aunque las diferencias en las dietas usadas en distintos estudios podrían ser importantes, anotó Mattison.

Por ejemplo, un estudio realizado en el Centro Nacional de Investigación en Primates de Wisconsin proveyó tanto a los monos con restricción calórica como a los "controles" una dieta que era más rica en azúcar que la usada en el estudio actual del NIA. (Ambos estudios complementaron las dietas calóricamente restringidas de los monos para que cumplieran con la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales).

Mientras que los monos del grupo de control del estudio de Wisconsin comían todo lo que deseaban, el estudio de la NIA suministró a su grupo de control unas porciones fijas.

Esas diferencias en el plan de dieta "nos dan dos respuestas distintas, que es bastante valioso tener", aseguró Mattison. Añadió que su estudio pudo capturar unos efectos de la restricción calórica en los monos (y quizás también en los humanos) que ya consumen una dieta equilibrada y moderada, mientras que el estudio de Wisconsin sugiere el resultado posible de reducir la ingesta calórica si se come en exceso, o se tiene una dieta mala.

En el estudio actual, Mattison y colegas iniciaron la restricción calórica en un grupo de 86 monos jóvenes que tenían entre 1 y 14 años de edad, y en 35 monos mayores que tenían entre 16 y 23 años. La esperanza de vida promedio en cautiverio de este tipo de mono, llamado macaco Rhesus, es de unos 27 años.

Aunque todos los monos en restricción calórica tuvieron tasas más bajas de diabetes y pesaban menos que sus contrapartes de control, algunos resultados de salud variaron según la edad.

Mientras que los monos jóvenes en restricción calórica tenían tasas más bajas de cáncer y parecían tener un sistema inmunitario más robusto, la restricción calórica en los monos mayores llevó a mejoras en la salud metabólica. Esos animales tenían niveles más bajos de triglicéridos, o grasa en la sangre, y al menos entre los machos viejos en restricción calórica, unos niveles más bajos de colesterol y glucosa. (En los animales jóvenes esos marcadores estaban bajos desde el principio, anotó Mattison).

Sin embargo, esos avances en la salud de los monos en restricción calórica no fueron suficientes para afectar las tasas de mortalidad. Las causas comunes de muerte fueron enfermedad cardiovascular, endometriosis en las hembras y cáncer, apuntó Mattison.

La tasa de enfermedad cardiaca pareció ser ligeramente más alta en los animales jóvenes en restricción calórica, aunque la tasa es baja y es demasiado pronto para saber qué significa, apuntó Mattison.

En un comentario sobre la investigación, Leonard Guarente, director del Laboratorio Glenn de la Ciencia del Envejecimiento del Instituto de Tecnología de Massachusetts, dijo que "toda la evidencia que señala a que la restricción calórica mejora la salud incluso en los primates es bastante firme".

Sin embargo, Guarente no apoya la restricción calórica para las personas más allá de simplemente comer una dieta sana y evitar comer en exceso. "Me han dicho que no es muy divertido, y si no se hace de forma adecuada, puede resultar nocivo".

Mattison advirtió que aún falta mucho por aprender sobre cómo obtener los beneficios de la restricción calórica con seguridad. "¿A qué nivel de restricción calórica y a qué edad se beneficia un sistema y se sacrifica otro?".

La mitad de los animales del grupo joven siguen con vida, y es posible que el equipo termine observando una mejora en la longevidad asociada con un régimen de restricción calórica en esos supervivientes, dijo Mattison. El estudio de Wisconsin solo evaluó la restricción calórica en monos jóvenes de 7 a 14 años de edad.

Los científicos señalan que con frecuencia la investigación con animales no produce resultados similares en humanos.

Más información

Para más información sobre el envejecimiento y la salud, visite el Instituto Nacional del Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?