SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más alertas por drogas en alimentos

Por -
Más alertas por drogas en alimentos
CRÉDITO: CAPTURA DE PANTALLA

Una panadería de Long Beach fue clausurada tras haber intoxicado a varios clientes con una rosca de reyes que contenía una droga sintética. Al parecer se trató de un accidente y se está investigado el producto para identificar de qué droga se trata y su eventual procedencia. Pero no solo en la rosca de reyes suele haber drogas…

La Rosca de Reyes es el postre tradicional de una festividad que se celebra cada 6 de enero en varios países de América Latina. La misma se menciona en la Biblia y alude a la llegada a Belén de tres magos de Oriente para dejar ofrendas al niño Jesús.

En esta ocasión los “reyes” dejaron un regalo muy peligroso en la panadería “Cholula” del sur de California, ya que se halló una droga sintética entre sus ingredientes que causó indigestión y malestar en más de 40 personas. 

Tras el incidente la policía ordenó el cierre de la panadería; según declaró Nicole Stanfield, vocera de la Agencia de Cuidado de la Salud del condado de Orange.Los afectados se quejaron de tener palpitaciones cardíacas, mareos, entumecimiento y alucinaciones.

La panadería no podrá reabrir sus puertas hasta que no se limpie el lugar y se descarten los ingredientes utilizados para hacer el pan contaminado. El personal del establecimiento deberá recibir una capacitación especial en higiene de los alimentos para evitar inconvenientes del estilo

Según declaró la policía, los resultados preliminares de laboratorio mostraron indicios de una droga sintética que todavía no fue identificada por los especialistas. Mientras tanto los dueños de la panadería comentaron en su cuenta de Facebook que en los 14 años que llevan en este negocio, jamás tuvieron un problema semejante y están colaborando activamente para tratar de averiguar lo sucedido.

Si bien en el caso de la rosca de reyes fue accidental, hay drogas sintéticas en artículos de uso cotidiano ofrecidos como sales de baño o alimento para plantas. Los mismos son de venta libre o se comercializan por Internet y suelen ser aspirados, fumados o inyectados. Su consumo provoca alucinaciones, drásticas bajas de peso y otra serie de efectos nocivos para el organismo, pero el envoltorio advierte que no son para el consumo humano.

La DEA explica que los estimulantes sintéticos vendidos comúnmente como sales de baño son derivados de la catinona, un estimulante del sistema nervioso central que se halla en forma natural en una planta de origen africano llamada khat. Su consumo produce agitación, insomnio, irritabilidad, mareos, depresión, paranoia, impulsos suicidas, ataques de pánico, alucinaciones y falta de percepción de la realidad.

¿Drogas comestibles?

A la hora de combinar drogas con alimentos, hay una tendencia que consiste en utilizar marihuana en todo tipo de recetas. La misma se utiliza en forma de harina, moliendo las hojas o los cogollos, que luego se espolvorea en batidos o licuados “psicoactivos”. También se prepara mantequilla o aceite de marihuana que luego se incluyen en diversas recetas, como brownies, hamburguesas, helados, muffins y aderezos para ensalada.

De todos modos, quienes publican las recetas advierten que no es lo mismo fumar que comer la marihuana, ya que el sistema digestivo tarda mucho más en asimilar las sustancias activas y el efecto demora más en notarse. Por eso “aconsejan” consumir de a poco la preparación que contiene la droga. 

La potencia de la misma depende de su concentración de THC o tetrahidrocannabinol, que es el compuesto químico que causa los efectos psicoactivos del cannabis o marihuana.

Hay otros alimentos controvertidos como los brownies con melatonina o valeriana, que prometen combatir el estrés gracias al principio activo de sus ingredientes que ayudan a regular el sueño. Pero funcionarios de la FDA aducen que al ser dulces y tener sabor a chocolate, se puede llegar a consumir más de lo recomendable. Por eso advierten que no se deben comer antes de manejar u operar máquinas peligrosas. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?