SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Campaña para una Navidad con menos alcohol en México

Por HolaDoctor -
Campaña para una Navidad con menos alcohol en México
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Con el propósito de reducir el consumo de alcohol en las fiestas decembrinas, que incrementa el número de atenciones hospitalarias por percances automovilísticos, riñas y violencia dentro y fuera del seno familiar, el secretario de Salud del Distrito Federal (SEDESA), Armando Ahued Ortega, puso en marcha la campaña “Prevención del Consumo de Alcohol en Temporada Decembrina”.

Ahued Ortega resaltó que en México el consumo de alcohol provoca el 9% del total de las enfermedades, es motivo del 4.6 por ciento de accidentes de tránsito, 2.5 por ciento de trastornos psicosociales y se ubica entre las 14 principales causas de discapacidad.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2012), en México, el uso de alcohol es la cuarta causa de mortalidad (8.4%) que implica cirrosis hepática, lesiones intencionales y no intencionales, accidentes de vehículo de motor y homicidios. 

En la Ciudad de México de acuerdo a datos del Centro Nacional para la Prevención de Accidentes (CENAPRA), entre el 40 y 60 por ciento de los incidentes vehiculares se relacionan con el alcohol. Además, los principales ingresos de atención médica en la red de hospitales de la Distrito Federal están relacionadas con el consumo de alcohol son por intoxicaciones y daño orgánico por abuso y dependencia de éste; politraumatismos y traumatismos de tórax y quemaduras.

Ahued Ortega alertó sobre el aumento en el número de mujeres que consumen bebidas alcohólicas, así como de menores de 14 años, por lo que exhortó a los padres de familia a incrementar su atención en la forma en la que sus hijos consumen este tipo de bebidas, ya que su ingesta excesiva es la primera causa de muerte de jóvenes entre 14 y 29 años en el país.

Para esta campaña, que será permanente pero que inicia con motivo de la próxima temporada decembrina, se tiene contemplada la distribución de 50 mil volantes y 50 mil pósters adheribles los cuales contienen información sobre los mitos y realidades de los efectos de alcohol.

En México la Central Mexicana de Servicios General de Alcohólicos Anónimos (AA) refiere que más de 35 millones de personas entre los 12 y 65 años consumen bebidas alcohólicas, de ellos, 9 millones presentan "dependencia severa" al alcohol y se encuentra en etapa crónica de alcoholismo.

Los daños a la salud

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas en sólo unas horas, puede ocasionar serios daños a la salud como hemorragia del tubo digestivo, hepatitis alcohólica o pancreatitis que pueden desencadenar la muerte, incluso en quienes nunca han consumido esta sustancia, advierte el doctor Carlos García Calderas, especialista en medicina interna del Hospital General de México (HGM), de la Secretaría de Salud.

Señaló que el consumo excesivo de bebidas embriagantes también puede tener efectos adversos en el estómago, causar gastritis y daño al hígado a través de una hepatitis alcohólica. Algunas personas enferman de pulmonía por permanecer mucho tiempo tirados en la calle o sufren asfixia al vomitar y aspirarlo por las vías respiratorias.

Afirmó que los efectos del alcohol son inmediatos, ya que la persona presenta conductas desordenadas que se reflejan en agresión verbal o física hacia la familia, amigos o con quienes se encuentre; así como necedad de conducir en ese estado.

El especialista resaltó que el consumo excesivo de alcohol representa un alto riesgo de morir en personas deprimidas debido a que el estado de embriaguez facilita el suicidio, así como en quienes beben solas porque no hay alguien cerca que controle su consumo y pueden sufrir vómito que al aspirarse por vías respiratorias ocasione la muerte.

¿Quién es considerado alcohólico?

De acuerdo con la Central Mexicana de Servicios General de Alcohólicos Anónimos (AA) es "alguien a quien la bebida causa un continuo problema en cualquier aspecto de su vida" y que sufre una enfermedad para la cual no se conoce cura alguna, es decir, no hay curación en el sentido de que él o ella puedan ser capaces de beber moderadamente, como lo hace un no-alcohólico por un periodo determinado de tiempo.

Cuando se presenta la enfermedad -una compulsión física combinada con una obsesión mental por beber-, el alcohólico debe aprender a permanecer totalmente alejado del alcohol para poder llevar una vida normal.

Fundamentalmente, el alcoholismo es un problema de salud -una enfermedad física y emocional- más que una cuestión de poca fuerza de voluntad o una debilidad moral. El alcoholismo sigue muchos caminos. Algunos miembros de Alcohólicos Anónimos bebieron en una forma fuera de control desde su primer trago. Otros progresaron lentamente durante décadas hasta beber sin control. Algunos alcohólicos son solamente bebedores diurnos. Algunos pueden ser capaces de abstenerse por largos períodos, que luego cortan por un "carrusel" en el que beben sin ningún control. A estos últimos se les llama "bebedores periódicos".

Una cosa que todos los alcohólicos parecen tener en común es que, con el tiempo, empeora su manera de beber.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?